Inspiración literaria

Patricia Martín
-
Inspiración literaria - Foto: Rosa Blanco

'Los diez lugares' de María Albarrán, ilustradora.

María Albarrán (Segovia, 1980), ilustradora profesional, es técnico superior de Artes Plásticas y Diseño en Ilustración. Tiene una amplia experiencia en diseño gráfico y maquetación. Sus ilustraciones forman parte de publicaciones como ‘El árbol y la liana. Cuentos del África Occidental’, de Rafael Marco; ‘Tesoros de Segovia’, de Ignacio Sanz, o ‘Jerónimo Momo. El libro viajero’ de Pilar del Campo. Es la autora de ‘Ratón Pérez. Una aventura en Segovia’, ‘La Leyenda del Acueducto’ y ‘Calendario 2019. Segovia de Cuentos’, publicadas por Ediciones Derviche. Acaba de ilustrar una versión muy segoviana de ‘Los Tres Cerditos’.

1. A la altura del número 104 de José Zorrilla. En esta parte de la popular calle de José Zorrilla, donde vivía su abuela, tiene muchos de los mejores recuerdos de su infancia. Entre otras muchas cosas, fue donde aprendió a montar en bicicleta, dando mil vueltas a esa manzana. En el número 104 recuerda con cariño un kiosco de chucherías, en el que invertía la paga de los domingos.
2. El Parque de la Dehesa. Este espacio también esta muy vinculado con su niñez porque pasó muchas veces por este parque al ir y volver, al centro ‘Gloria Fuertes’, y después al Colegio de San José, en el que estudió. Precisamente la escritora Gloria Fuertes fue una de sus inspiraciones. 
3. Las Ermitonas de San Miguel de Bernuy. En Segovia hay pueblos maravillosos, pero destaca San Miguel de Bernuy por pasar allí, de pequeña, casi todos los fines de semana y gran parte de los veranos. Gracias a sus familiares pudo aprender a disfrutar y conocer la vida en un pueblo. Pasa por allí un tramo de las Hoces del Duratón y guarda especial recuerdo de la zona del río donde aprendió a nadar, un tramo que los ‘sanmigueleños’ llaman Las Ermitonas, nombre seguramente dado porque a ambos lados del río, se encuentran las ruinas de dos ermitas románicas llamadas los San Pedros. 
4. La Casa de los Picos. Nada más terminar la Educación Primaria ya quería ir a la Escuela de Arte, en La Casa de los Picos. Siempre le ha encantado aprender pero ha odiado la educación ‘ortodoxa’, ya que le gusta más un aprendizaje «natural», trabajando y experimentando. Por eso siempre sentí encajar en esta Escuela, incluso desde antes de matricularse y ser una de sus estudiantes. 
5. La Antigua Biblioteca de la Calle Real, hoy Casa de la Lectura. Nunca ha tenido ni el dinero ni el espacio suficiente para acumular todos los libros que ha querido leer. Por eso, y por una costumbre casi obsesiva que tuvo por la lectura, durante mucho tiempo visitó, cada semana, la antigua biblioteca pública de la Calle Real, para coger libros y siempre llegando al tope de cantidad de ejemplares que se podían coger en el servicio de préstamo. Confiesa que nunca ha sido una buena estudiante «formal», pero sí una buena muy lectora y autodidacta.
6. La Partida de la Reina, en los Jardines del Palacio Real de La Granja de San Ildefonso. Entorno al año 2001, trabajó para la Escuela Taller de Jardinería de Patrimonio Nacional, en los jardines del Palacio Real de La Granja. La Partida de la Reina es un área amurallada de los jardines que está cerrada al público y que antes se utilizaba como huerto y zona de cultivo de plantas medicinales para la botica de Palacio. El taller de Jardinería trabajó en ese recinto, que en realidad es un rincón que no tiene ningún encanto especial, salvo los excelentes recuerdo de la época en la que estuvo trabajando en él porque disfrutó muchísimo y conoció a gente estupenda.
7. La Senda de la Poza o Baños de Venus, en Valsaín. Casi todos sus rincones favoritos en cualquier parte del mundo, tienen que ver con entornos naturales. De ahí que tenga una especial predilección por los pinares de Valsaín. Le gusta esta senda de la Poza, especialmente, porque es muy tranquila y está menos transitada que otras que hay en las inmediaciones 
8. La Senda de los Molinos. Es otra ruta de las muchas que existen y se pueden hacen en Segovia, que transcurre entre los barrios de San Lorenzo y San Marcos, y es una de las que más le gusta de la ciudad. Asegura que es una suerte vivir en un lugar que cuenta con tantos bellos entornos naturales.
9. Librería EntreLibros, en José Zorrilla, 24. Para ella casi cualquier librería podría ser un buen rincón, pero EntreLibros es, además, el lugar donde le dieron la oportunidad de ilustrar la mayoría de libros infantiles que hasta el momento ha publicado con la editorial Derviche. En este espacio hay libros, apuestan por autores locales, además, son muy buena gente. ¿Qué más se puede pedir?.
10. Un banquito en el Pinarillo. Al principio de la Cuesta de los Hoyos, hay unas escaleritas por las que te adentras al Pinarillo y el cementerio judío, con unos pequeños bancos de madera donde poder sentarse para ver una panorámica de la ciudad. En uno de esos banquitos colocó a los personajes del primer cuento que ilustré para la editorial Derviche, precisamente contemplando Segovia. Desde entonces está entre sus rincones especiales.