scorecardresearch

Solo Vox se desmarca del respaldo al Diálogo Social

SPC
-

La iniciativa socialista, defendida por Luis Tudanca, cuenta con el respaldo del PP, tras un cruce de criticas con la oposición

El vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, conversa con los procuradores de Vox momentos antes de comenzar el Pleno de las Cortes de Castilla y León. - Foto: Leticia Pérez (Ical)

Todos los grupos de las Cortes reafirmaron hoy su apoyo y compromiso con el Diálogo Social en Castilla y León, excepto Vox que se quedó solo en la votación en contra después de haber anunciado un recorte en las subvenciones a patronal y sindicatos, sobre los que consideró que cuentan con "prebendas".

La proposición no de ley del Grupo Socialista se aprobó después de un cruce de criticas entre Luis Tudanca (PP), que pidió a los populares que dejen de ser "lacayos" de Vox, y Raúl de la Hoz (PP), que aseguró el compromiso de la Junta con el Diálogo Social, pero separó la parte institucional de las ayudas a sus componentes, patronal y sindicatos, como recoge Ical.

Fue el portavoz socialista, Luis Tudanca, quien presentó la propuesta de su grupo para respaldar el Diálogo Social, los consensos básicos de comunidad y lamentar que con el PP de Alfonso Fernández Mañueco "se hayan resquebrajado" acuerdos que han servido para tener paz social y una forma de entender la política: "tener palabra y cumplirla".

La propuesta socialista se registró después de que el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, y el consejero de Industria, Comercio y Empleo, Mariano Veganzones, anunciaran una reducción en el 50 por ciento de la subvención a la participación institucional de CEOE, UGT y CCOO y un recorte en su conjunto de 20 millones.

Tudanca relató el resultado de los acuerdos entre Junta, patronal y sindicatos y recriminó que ahora "se empeñen en retroceder para mantenerse en el poder". "Hoy les presentó la misma iniciativa de 2020, solo les pido que mantengan su palabra y el respeto al Estatuto y a la Constitución. Solo les pido quienes eran y dejen de ser lacayos de la extrema derecha", concluyó.

En la propuesta de resolución socialista, seguida desde la tribuna de invitados por los líderes sindicales y de la patronal, se insta a reconocer la trayectoria del diálogo social en Castilla y León y a adoptar el criterio que, cualquier modificación en el diálogo social, deberá mantener el consenso político y social que presidió el acuerdo estatutario y su desarrollo legislativo.

El portavoz popular, Raúl de la Hoz, consideró de entrada que la PNL presentada no es la misma que la aprobada en 2020 y avanzó que iban a votar lo mismo que entonces porque "nada ha cambiado en relación al diálogo social en Castilla y León". "Es el faro de una forma de hacer política desde el diálogo y la moderación, que va a continuar en el futuro", argumentó, para incidir en los cien acuerdos suscritos con patronal y sindicatos.

"Nos sentimos orgullosos que en lo que es hoy Castilla y León han contribuido también los agentes económicos y sociales", afirmó, para indicar que no se debe mezclar el debate de la institución del Diálogo Social con la financiación a los agentes sociales y remarcó que habrá más dinero para los programas de empleo y formación. "Nos negamos a pesar que los agentes sociales se sientan con la Junta si hay un cheque de por medio", lamentó sobre los argumentos ofrecidos por Tudanca en la PNL.

Por parte de Vox, Ignacio Sicilia sostuvo que el Diálogo Social no puede estar supeditado a las subvenciones y "a regar con dinero a unos pocos", en referencia a patronal y sindicatos mayoritarios, y rechazó que éste centrado en una "oligarquía" de sus representantes. "Se ha convertido en el coto cerrado de tres organizaciones, CEOE, CCOO y UGT", aseveró.

"La paz social no se puede conseguir a golpe de chequera", insistió, para abogar por un debate de cómo fortalecer el diálogo social y reducir gasto ineficaz para emergencia social de quienes necesitan la solidaridad. "Si estamos a favor del diálogo social y de los sindicatos, pero no estamos a favor de mantener prebendas", concluyó.

Tudanca replicó que con "la boca pequeña" el PP dice que respaldan el diálogo social, pero se une a Vox para recortar recursos, y subrayó que no son subvenciones sino que son ayudas para políticas y programas sociales. Se dirigió a Vox, después, para señalar que no están en contra de "chiringuitos" ni de gasto superfluo cuando les beneficia, como con una vicepresidencia sin competencias, pero sí en contra de los sindicatos que han apoyado medidas favorables para los trabajadores.

El socialista pidió a Vox que rectifique porque en Andalucía "no les ha ido bien", lo que motivo carcajadas en la bancada popular. "¡Pero qué querían, que Vox tuviera más votos", lanzó, para calificar a ambos socios de ser "iguales, extrema derecha".

La PNL recibió el respaldo de los miembros del Grupo Mixto, Francisco Igea (Cs), Pedro Pascual (Por Ávila) y Pablo Fernández (Unidas Podemos), quien pidió al PP que rectifique y abandone a la ultraderecha. "O están con el diálogo social o con el fascismo", zanjó.

Por su parte, Francisco Igea sostuvo que su grupo, igual cuando gobernó con el PP, cree en el diálogo social pero también en el análisis de las subvenciones públicas y en su transparencia y se mostró convencido de que "por la puerta de atrás" se darán las ayudas a los agentes sociales.

El leonesista José Ramón García respaldó el diálogo social tal y como está recogido en el Estatuto de Autonomía, valoró su eficacia para consolidar políticas económicas y sociales y para solucionar conflictos laborales y abogó por mecanismos de rendición de cuentas. García se preguntó si ahora no es tan importante, al anunciarse un recorte, y sí ya no es seña de identidad de la Comunidad.