scorecardresearch

Empresas de Prado del Hoyo participan en otro plan en Bernuy

D. A.
-

Allí también se prevé un centro logístico, pero Drylock y la Alcaldía de Segovia afirman que son iniciativas independientes, a pesar de las dudas vertidas por el PP

La ministra Maroto, frente a Luquero, en abril de 2021, durante una reunión previa a la presentación del plan de Prado del Hoyo. - Foto: Nacho Valverde (Ical)

Empresas copromotoras del macroproyecto industrial de Prado del Hoyo, incluida Drylock, que es la que lo abandera como tractora, participan en otra operación que se desarrolla en paralelo en Bernuy de Porreros, donde una sociedad de nueva creación (Asistencia Tecnológica a la Empresa 2022), integrada por estas y otras firmas, ha adquirido recientemente unos 80.000 m2 de su polígono municipal por más de 500.000 euros. Ocupará prácticamente la mitad del suelo disponible allí, que a su vez era todo, dado que no hay nadie instalado pese que esta zona se desarrolló hace más de una década.

En Bernuy se prevé un centro logístico, con lo cual los paralelismos resultan especialmente notorios. De hecho, en Prado del Hoyo, futura zona industrial con un millón de metros cuadrados a la altura del polígono de Hontoria, se proyecta una plataforma logística con una superficie parecida, pero también una fábrica de envases biosostenibles que forma parte del mismo proyecto, presentado en abril de 2021 en el Ayuntamiento de Segovia (en un acto que contó con la presencia de la ministra de Industria, Reyes Maroto), y al que se suma en paralelo el proyecto de un puerto seco con conexión ferroviaria para las mercancías con la implicación de la Federación Empresarial Segoviana (FES) y la Junta de Castilla y León, además del Gobierno central y Renfe.

Otra cuestión son los plazos de los proyectos en una y otra zona, dado que en Bernuy ya existe el polígono, aunque el suelo adquirido esté sin urbanizar, mientras que el de Prado del Hoyo, de titularidad privada pero liderado en su desarrollo por el Ayuntamiento de Segovia, va más lento. La previsión oficial apunta a finales de año para su aprobación definitiva, y si ese objetivo se cumpliera, los trabajos físicos (y ya no sólo administrativos) podrían empezar a vislumbrarse en los primeros meses de 2023. No serían por tanto fechas lejanas en proporción con lo que suelen dilatarse los plazos cada vez que se habla de cuestiones urbanísticas por la burocracia que conllevan, pero sí representan un año de retraso con respecto a lo que se anunció en torno a abril de 2021.

En este contexto, la demora de Prado del Hoyo, unida a los paralelismos con la operación de Bernuy, llevaban este jueves al portavoz municipal del Grupo Popular, Pablo Pérez, a verter dudas sobre el proyecto amadrinado por la ministra Maroto. Lo hizo en declaraciones a las puertas del Ayuntamiento pasadas las 11.30, después de que se le privara de usar una sala que inicialmente se le concedió y que, según el propio Pérez, se le «negó» tras desvelar su partido, en el texto de la convocatoria, el motivo de la rueda de prensa que pensaba dar. En dicha convocatoria se anticipaba textualmente 'una valoración de la marcha de empresas implicadas en el proyecto de Prado del Hoyo a Bernuy de Porreros'. «Cuando todo es blanco y en botella, tiene un nombre», señaló Pérez. «No soy quien para afirmar que el proyecto de Prado del Hoyo sea el que se va a Bernuy, pero todos los indicios nos llevan a pensar que van por ahí los tiros. Si la funcionalidad, los socios o el tamaño fueran diferentes, estaríamos hablando de otra cosa, pero es que todo coincide», recalcó, al tiempo que aprovechó para cargar contra la concejala de Urbanismo, responsable política directa de la gestión de Prado del Hoyo y llamada a tomar el relevo de Luquero como alcaldesa desde este sábado. «Ha sido incapaz de sacar adelante los proyectos más importantes para la ciudad, como es Prado del Hoyo, lo cual la incapacita para dirigir el Ayuntamiento de Segovia», dijo.

Así sembró incertidumbre sobre Prado del Hoyo y provocó a su vez nuevas reacciones del Gobierno municipal y también de Drylock, en parte previstas desde la víspera y en parte improvisadas en una ajetreada mañana de dudas y desmentidos. El primero en negar que el proyecto de Bernuy anule o altere planes en Prado del Hoyo fue el alcalde en funciones y portavoz municipal del PSOE, Jesús García, que ya contaba con que le preguntara la prensa en la rueda que ofreció a las 10.30 horas por otros asuntos: «El proyecto que se presentó en abril (de 2021) sigue íntegro, se va a desarrollar en Prado del Hoyo y no tiene nada que ver con el de Bernuy», aseguró, a la vez que deslizó que «hay gente que desea tanto las malas noticias que rápido relaciona», en alusión al PP. Sí admitió que «pueden coincidir algunos inversores», sin llegar a citar ninguno. No obstante, Drylock informó por otro lado que aporta un 5% al plan de Bernuy; y también se baraja la participación de otras empresas implicadas en Prado del Hoyo, como Escorial y Cartonajes Juárez.

Los seis socios promotores y colaboradores de Prado del Hoyo son concretamente Drylock, Femasa, Grupo Escorial, Energy Solar Tech, Aspor Engineering y Cartonajes Juárez, además del Ayuntamiento de Segovia, ¿y cabe la posibilidad de que alguno de los seis se haya desmarcado apostando por Bernuy? «Creo sinceramente que no, lo que hay es una inversión diferente», insistió García, que además destacó las diferencias que hay entre los volúmenes de empleo que se estiman en uno y otro proyecto: «300 directos y 1.000 indirectos» en Prado del Hoyo, frente a «25 directos» en Bernuy.

Poco después, al filo de las 13.00 horas, Alcaldía remitía un comunicado: «El Ayuntamiento y el Grupo Drylock mantienen su compromiso para ubicar en Prado del Hoyo un proyecto que generará un millar de empleos», titulaba. En paralelo, Clara Martín y el director de Drylock en Segovia, Miguel Ángel González, improvisaban ir juntos a una entrevista en directo en Radio Segovia para ahondar en el desmentido, durante la cual el segundo desveló que había llamado a Pérez «20 minutos antes» para afearle que no le llamara para aclarar el asunto en lugar de sembrar incertidumbre. Dudas que, según declaraciones de González a El Día, facilitadas desde comunicación de Drylock, se deben a que «en Segovia no estamos acostumbrados a proyectos de tanta envergadura, y como últimamente coinciden varios, es como si no pudieran ser diferentes». Insistió por ello en que «son absolutamente diferentes». Los dos beneficiosos para la ciudad y el resto de la provincia, pero a expensas de que el tiempo cofirme lo que hoy son intenciones, aunque estén encauzadas y en proceso.