scorecardresearch

Los Bomberos realizan turnos con cuatro efectivos y sin mando

Nacho Sáez
-

Los sindicatos del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios se quejan de la escasez de efectivos y alertan de los riesgos en unos momentos con fuegos cada vez más extremos.

Los Bomberos llegan a realizar turnos con cuatro efectivos y sin mando - Foto: Rosa Blanco

Los Bomberos de Segovia son los últimos en sumarse de momento al otoño caliente que viven varios de los servicios del Ayuntamiento de Segovia. Al mismo tiempo que las plantillas de los autobuses urbanos y de basuras han amenazado con paros por incumplimientos de sus convenios, la del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios –que a diferencia de las anteriores no está privatizada– ha desvelado una serie de conflictos laborales que arrastra. Entre ellos, la realización de turnos con solo cuatro efectivos y sin ningún mando.

«Cada salida que se hace sin mando es un peligro porque no hay ningún responsable de las actuaciones», señala el representante de CSIF, Miguel Ángel García Peña. La planificación de personal de los Bomberos establece la obligación de que haya un mínimo de seis efectivos, incluido el mando operativo, pero en este 2022 ha estado al menos 35 días con cinco bomberos-conductores y cuatro con cuatro bomberos-conductores. Y uno de ellos siempre tiene que quedarse en el parque para atender las llamadas con nuevos avisos que puedan entrar. Fuentes del Ayuntamiento aseguran que ha sido «algo puntual», pero los trabajadores temen que esta «preocupante» situación se repita aún un buen número de días más antes de que finalice el año. Según fuentes de la plantilla, el servicio tiene que devolver «muchas» horas. «Si no se pone solución, los días de mínimos de seis, serán de cinco, luego de cuatro y hasta de tres componentes», advierten.

El Servicio de Prevención y Extinción de Incendios está por debajo de la ratio marcada por la Unión Europea. «Tendría que haber un bombero por cada 1.000 habitantes y somos unos cuarenta. Nos faltarían catorce o quince si tomamos como referencia la población de Segovia capital. Pero es que también salimos a la provincia», subraya Juan Carlos Lázaro, del sindicato SPPM. Solicitan que el Ayuntamiento prevea las bajas de larga duración, excedencias y permisos por trabajos sindicales y que no enmiende la falta de personal con un exceso de guardias presenciales de los bomberos interinos. «Y mientras no llegue más personal estamos negociando para que las guardias extras tengan un precio razonable. Ya están instauradas en todos los parques de Castilla y León», añade García Peña.

La respuesta se antoja urgente ante el carácter cada vez más extremo de los incendios. El incendio de Navafría, que obligó a desalojar a los vecinos del cercano municipio de Torre Val de San Pedro, superó la capacidad de la plantilla de servicio y tuvieron que incorporarse efectivos que esos días no tenían que trabajar. «El 25 por ciento de lo que llevamos de año el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios de Segovia no ha estado debidamente cubierto con los riesgos que conlleva para los intervinientes y para la propia ciudadanía. Se han visto probados con los accidentes que han sufrido varios miembros del servicio durante las intervenciones, algunos con consecuencias casi trágicas», indican fuentes del cuerpo.

Podemos presentó a principios de año una moción en un pleno –que fue aprobada por todos los grupos municipales– para que el Ayuntamiento cumpliese las planificaciones de personal en los Bomberos. Pero sin éxito, según la plantilla, que recuerda que también en ese pleno los partidos acordaron la creación del Consejo Municipal de Bomberos. Ciudadanos preguntó recientemente en una comisión por los pasos dados en este sentido y la respuesta fue que se pondrá en marcha el próximo mes, aunque el compromiso inicial era haberlo hecho cuatro meses antes.

También va con retraso la modernización del plan de formación de los propios Bomberos, que incluía un mínimo de 250 horas. «La actual es prácticamente nula y desfasada. Ante los continuos avances que se nos presentan en las intervenciones (vehículos de diferente propulsióm, incendios forestales de sexta generación, efectos climatológicos extremos, etcétera, solicitamos al Ayuntamiento nuevos planes de formación para todo el cuerpo de bomberos, además de EPI adecuados y actualizados. Estos problemas planteados y las posibles soluciones son necesarias para poder desempeñar nuestro trabajo y garantizar la seguridad de los bomberos y ciudadanos de Segovia», remachan fuentes de la plantilla sobre un escenario que, remarcan, «llevamos viviendo desde hace varios años y este año se ha agravado más».