scorecardresearch

Las multas máximas por grafitis subirán a 3.000 €

D. A.
-

La medida irá a pleno en diciembre, junto con nuevas sanciones que protejan el Acueducto, para penalizar pintadas en la zona declarada Patrimonio Mundial

Pintadas realizadas en la Calle Real, a la altura de la plaza de San Martín. - Foto: Rosa Blanco

No ha sido la Calle Real la única afectada, pero el cuadro de pintadas que han dejado Halloween y Todos los Santos en las fachadas de la vía más transitada de Segovia, en el tramo de la plaza de San Martín, es un auténtico horror. La Concejalía de Medio Ambiente recaba en estos días las firmas de autorización de los propietarios de los inmuebles dañados para proceder a la limpieza, mientras la Policía Local ya ha localizado a testigos que apuntan a varios jóvenes que, como cabía suponer, habrían actuado de noche, según afirmaba el jueves la alcaldesa, Clara Martín, sin dar aún más detalles.

No obstante, lo que sí avanzó la regidora es que el Gobierno local cuenta con llevar al pleno de finales de diciembre la modificación del Reglamento de Convivencia Ciudadana, un trámite largamente esperado porque incluye las nuevas sanciones para proteger el Acueducto y su entorno, cuya entrada en vigor se viene demorando desde 2018; y también establecerá sanciones más duras para quienes hagan pintadas en cualquier punto de la zona de la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad, aunque no sean edificios históricos ni estén protegidos con ningún tipo de catalogación. Con la normativa local vigente no pasan de 750 euros, mientras que con esta modificación se aplicarán «las mayores sanciones que puede tener una ordenanza municipal, que son hasta de 3.000 euros, y que también lleven acarreados los costes de limpieza y reversión al estado inicial de los daños producidos», aseguró. 

Claro que de poco valdrá endurecer las multas si no se consigue localizar a los responsables para poder aplicarlas, tal y como sucede la mayoría de las veces, dada la dificultad que conlleva. Y el Ayuntamiento de Segovia, además, no dispone de cámaras que vigilen la vía pública en el casco urbano (las que hay son para el tráfico), si bien la Policía Local ha intentado servirse en estos días de las imágenes que pudieran haber grabado cámaras privadas de los comercios del entorno. 

En cuanto a las medidas para proteger el Acueducto y su entorno, la modificación del Reglamento de Convivencia Ciudadana incluirá sanciones de 1.500,01 a 3.000 euros por escalar el monumento o acceder a la parte alta sin autorización; de 750,01 a 1.500 por apoyar objetos como una bici, depositar comida, lanzarle residuos o introducirlos entre los sillares; y de hasta 750 por comer o beber entre sus arcos, apoyarse o incluso tocarlo.