Sin plazos para el derribo de un edificio de la calle Gascos

D. A.
-

Es el bloque de esta vía más próximo al Acueducto y el Plan Especial de Áreas Históricas prevé tirarlo para ganar espacio libre y mejorar el entorno, pero Urbanismo dará tiempo a los vecinos para decidir su futuro entre las opciones que les ofrecen

Edificio de la calle Gascos declarado fuera de ordenación para su futuro derribo y mejora de este entorno protegido - Foto: Rosa Blanco

La demolición del primer edificio de la calle Gascos se mantiene como una intervención clave para regenerar el entorno más próximo al Acueducto, tal y como informaba El Día en marzo de este año, aunque la concejala de Urbanismo,Clara Martín, declina hablar de plazos mientras los vecinos afectados no decidan su futuro. «Son conscientes del edificio en el que están y las circunstancias, hoy sería impensable construir allí, pero debemos velar por sus intereses», subraya, tras reunirse con ellos semanas atrás. 
La actuación de regeneración de este entorno abarca un área más amplia que supera los 7.000 metros cuadrados y la idea del Ayuntamiento es gestionarla con una Junta de Compensación, que ha de estar integrada al menos por la mitad de los propietarios afectados. Si los vecinos de Gascos 1 no quieren formar parte de ella, en cualquier caso, «mantendrán los mismos derechos que ahora: compensación económica o su realojo en un piso con la valoración del que tienen actualmente», explica Martín. «La decisión es de ellos y el Ayuntamiento esperará, les dará tiempo para que determinen sus intenciones». Además, la concejala cree que pueden ver en este proyecto «una oportunidad para mejorar su calidad de vida». Por de pronto, en Gascos 1 vive gente mayor y no se puede instalar ascensor precisamente por estar declarado ‘fuera de ordenación’.
En la misma área de intervención incluye el Ayuntamiento la construcción de un edificio con viviendas protegidas en la calle Soldado Español, junto a Padre Claret, que servirá para financiar parte de la operación urbanística.
El Peahis describe la situación de esta calle como «no digna del monumento frente al que se encuentra, sobre todo por ese drástico fondo sin salida pegado a la plaza Oriental y el inmueble citado, el único llamado a ser demolido sin sustitución. Es un entorno que «no ha dispuesto de ordenación urbanística de detalle por decenios y que ha quedado, en la zona más central y emblemática de la ciudad, tratado como una trasera». Para integrarlo mejor se proyecta ubicar allí en el futuro un centro de interpretación del Acueducto y para rehabilitar la fachada urbana de esta vía se prevén «nuevas edificaciones que sustituyan en el futuro a las existentes» en los números 5, 7, 9, 11 y 15. 

Expropiaciones. Por otro lado, el Peahis incluye cinco expropiaciones en distintos puntos con un coste total de 1.248.000 euros. Por encima incluso de la intervención ya citada que afecta al edificio de Antonio Machado, 1 (510.000 euros), la mayor cuantía se prevé destinar a la expropiación de 494 metros cuadrados de construcciones pegadas a la Muralla en SantoDomingo de Guzmán, por la llamada cuesta de Santa Lucía, con un coste de 532.800 euros y previsión de urbanizar 1.230 m2. Asimismo, se prevé recuperar 50,80 m2 de suelo para vía pública en el callejón de Daoiz (78.000 euros); 123,88 m2 en el callejón del Socorro, y también se quiere ampliar la alamedilla del Conejo (junto a los números 2 y 4 de Vía Roma) con la expropiación y urbanización de 617,09 metros cuadrados.