Agricultura trabaja para facilitar la venta directa

P. Velasco
-

La Comunidad quiere sumarse a otras como Galicia, donde está regulado desde el año 2015, o Castilla-La Mancha, aprobado recientemente, para favorecer a las pequeñas explotaciones

Mercado con productos ecológicos celebrado en Ávila, uno de los más extendidos en la Comunidad. - Foto: David Castro

Comprar un tomate cerca de la propia mata de la que ha sido arrancado o huevos directamente en la granja será una realidad en unos meses con la aprobación de un decreto específico que permita la venta directa de determinados productos en explotaciones agrícolas y ganaderas. Una posibilidad que ya está regulada por la Consejería de Sanidad desde el año 2015, pero solo para la venta en restaurantes y otros servicios alimentarios y que ahora, tras la demanda de las organizaciones agrarias, se quiere ampliar a las propias explotaciones.
La venta directa de productos agrícolas de las explotaciones o en mercados es una práctica común en toda Europa, pero menos extendido en países como España. También hay diferencias entre comunidades. En Galicia es habitual adquirir verduras de la huerta en mercados de pequeños y grandes municipios, al igual que otros productos como queso, huevos o miel. Sin embargo, en Castilla y León este tipo de citas se suelen producir en sectores específicos como el ecológico o ferias especializadas.
Precisamente para fomentar ese consumo de proximidad y que sirva de acicate para revitalizar el medio rural, Castilla y León quiere sumarse a otras autonomías y ya trabaja en la redacción de un decreto que permita dicha venta directa de los productos en la propia explotación, a domicilio o en mercados, como confirmaron fuentes de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.
La redacción de dicho decreto, que está dando sus primeros pasos, deberá contar con el visto bueno de numerosos departamentos que podrían verse afectados como Medio Ambiente o Sanidad, por lo que es difícil calcular cuándo podría ver la luz, indicaron las mismas fuentes.
De esta forma, Castilla y León se sumará a las doce comunidades que ya tienen aprobada una regulación similar, la primera de ellas Galicia en el año 2014 tras aconsejarse su creación desde la Unión Europa, mientras que la última en incorporarse ha sido Castilla-La Mancha, donde el decreto que regula la venta directa de productos agroalimentarios ya se ha sacado a información pública.
Desde las organizaciones agrarias consideran que en la Comunidad hay numerosas producciones que podrían encontrar un buen cauce para este tipo de venta como los hortícolas, patatas, frutales, legumbres, frutos secos, miel o aromáticas. Además, también proponen que se puedan beneficiar de estos canales cortos de comercialización los agricultores o ganaderos que sean transformadores, aunque desde la Consejería incidieron en que este aspecto debe ser analizado por los distintos sectores implicados, ya que hay artesanos o empresas que se podrían ver afectadas, por lo que descartaron pronunciarse sobre si este decreto podría incluir productos como las mermeladas.