"El comercio estaba tocado por Internet y la crisis de 2008"

A.M.
-

Licenciado en Ciencias Empresariales por Universidad Autónoma de Madrid, segoviano, de 53 años, gestiona su comercio de tapicerías y decoración del hogar. Es vicepresidente de la Federación Empresarial Segoviana (FES).

Javier Castaño en el establecimiento que regenta - Foto: Rosa Blanco

El vicepresidente de la Federación Empresarial Segoviana (FES), Javier Castaño Cristóbal, señala en esta entrevista sobre la crisis que atreviesan la mayoría de los sectores económicos que «al comercio le llueve sobre mojado,  lleva años con las amenazas de las compras por internet y aún no se había recuperado de la crisis de 2008, que le dio muy fuerte».  Como responsable de un establecimiento anima «a todos los compañeros a aguantar el chaparrón hasta febrero o marzo,  si es verdad que hay una vacuna efectiva,  porque el consumo va a remontar bastante rápido,  y con él todo lo demás».      
Como conocedor del sector por propia experiencia porque regenta un establecimiento en la calle de José Zorrilla y antes en la Calle Real, y desde un observatorio como la Federación Empresarial Segoviana (FES),  ¿cómo se encuentra el sector en la actualidad?
En general, si hablamos de comercio de hogar está muy bien, desde muebles a cocinas o cortinas,  por ejemplo,  porque la gente invierte en las casas. En Segovia, este verano, ha habido muchas personas, principalmente en la provincia, y han arreglado las viviendas.  Esto se ha hecho por si nos tienen que volver a confinar o porque han estado mucho tiempo en el domicilio, durante el estado de alarma, y se ha fijado en las carencias que podían tener... Este sector de hogar habría que separarlo del resto. Ahora está muy tocado el comercio de vestir, de complemento o de calzado porque la gente no sale, no necesita renovar el vestuario. 
Asimismo, la pandemia sorprendió de lleno a todo lo que tiene que ver con celebraciones, como bodas o comuniones,  lo que ha afectado a la venta de este tipo de ropa. Si nos vamos al sector de la joyería, pues también con poca actividad por el mismo motivo de suspensión de ceremonias.  Luego tiene buenos momentos,  igual que el del hogar,  el comercio de informática, porque se invierte mucho en tecnología de la comunicación. 
Vemos muchos locales vacíos en todo el eje comercial del centro de la ciudad, ¿desaparecerán más comercios?
Creo que sí y espero que no.  Al comercio le llueve sobre mojado,  lleva años con las amenazas de las compras por Internet, que ha aumentado mucho sus ventas y ha reducido el pastel que le toca al comercio tradicional,  incluso a las grandes superficies que no son alimentarias,  y la crisis de 2008 que le dio muy fuerte y aún no se había recuperado completamente.  
Todo esto afectará a más de un comercio a largo plazo pero, como opinión personal,  me da confianza que esta crisis no tenga un componente económico, financiero, como la anterior, que luego quebró todo y sacó a la luz muchas carencias del sistema, esta crisis es sanitaria, cuyas consecuencias aún no se pueden analizar.  Puede que si tenemos una vacuna,  a partir de enero o febrero, igual que el comercio del hogar ha funcionado,  esto se va a recuperar en cuanto podamos volver a salir,  acudir a cenar, tomar el aperitivo  o ir de vacaciones...  
Como económicamente no hay ninguna variable que se haya trastocado gravemente, como pasó en 2008, la recuperación del consumo será mucho más rápida que entonces porque la gente tiene ganas de consumir. Animaría a todos los compañeros a aguantar el chaparrón hasta febrero o marzo, si es verdad que hay una vacuna efectiva, en cuanto ganemos un poco de confianza en el sistema, el consumo va a remontar bastante rápido,  y con él todo lo demás.                                             
Hemos hablado de cierres pero sorprende que haya quien abre, como una tienda de ropa donde se encontraba la antigua sucursal de Caja Madrid...
Eso pasa siempre, hay gente que ven oportunidades donde otros ya no, más valientes, que confían, tienen más ganas o hay proyectos que vienen de antes y, simplemente,  los tienen ya iniciados y arrancan ahora.  Donde los que llevan más tiempo se desaniman, pues la gente joven se sigue lanzando. Probablemente volverán a abrir muchas de las tiendas que cierran ahora y muchos de los locales que se quedan vacíos, a partir del primer trimestre del 2021.
Hay muchos alquileres también pendientes de esta situación,  ¿explotará la burbuja creada en torno a arrendamientos?   
Desde marzo para acá,  los alquileres se han retocado y la gente que tiene locales para alquilar ha moderado mucho la rentas, por lo general, aunque temporalmente.  Si la pandemia se alarga en el tiempo se puede trastocar el mercado inmobiliario, todo dependerá de lo que dure. Este tipo de rentas no suelen moverse rápidamente, son tendencias, no tienen un pico como el de ahora, se han derrumbado  porque la gente que tiene locales arrendados entiende que es mal momento para que se le quede vacío y que hay que echar una mano a quien tiene que mantener su negocio.  
Si en marzo se arregla y el consumo se recupera con fuerza, probablemente, las rentas vuelvan al equilibrio que tenían, puede que un poco más bajo que el año pasado,  insisto en que no es una crisis como la de 2008 que todavía andaba con fuerza en 2013 y 2014. 
Tanto la FES como la Cámara de Comercio y las instituciones han establecido líneas de ayuda y promoción,  para que se compre en Segovia,  ¿qué resultado han tenido estas iniciativas?
Están teniendo repercusión las ayudas del Ayuntamiento con los bonos de 10 euros para los empadronados mayores de 18 años, tengo cifras de comerciantes que me dicen que les está funcionando bien. Probablemente desde la Administración se puede ayudar desde el punto de vista impositivo, en el caso del Ayuntamiento con el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que no han tocado ni han bajado un euro. Si toda la economía se ha resentido, están bajando rentas y estamos con los ERTE,s, donde se cobra el 70%, también sería justo que se mirara eso y se dijera que es un año raro, vamos a ver cómo lo cambiamos entre todos.  
La Cámara de Comercio y la FES, sobre todo,  está echando una mano buenísima a todos los empresarios en cuanto a información o tramitación de los créditos ICO del Estado, muy baratos y con muchas facilidades para conseguirlos, han sido un revulsivo para todo el sector empresarial, incluido el comercio. Financiarnos a bajo coste y con unas condiciones muy buenas nos ha permitido sobrevivir, hasta por lo menos un año, que comencemos a pagarlo, pero todo suma. 
¿Cree que es hora de diversificar la economía y pensar en que no todo es vivir del turismo en Segovia?
Eso lo planteó la FES, hace cuatro años, cuando llegó el presidente Andrés Ortega, quien se marcó como objetivo, atraer industria en un programa a diez años. Tenemos buena hostelería, es un campo que está bien explotado, no sobreexplotado,  pero corre el riesgo de que haya una caída del turismo como la de ahora, que no se puede prever. Luego, hay una gran parte de nuestros jóvenes que se ven obligados a buscarse la vida fuera. El programa que se marcó la FES ha tenido algún dato positivo ya, sobre todo en la provincia, pero con la pandemia se ha producido un parón.   
¿Qué le falta a Segovia para crecer cuando tiene buenas comunicaciones con Madrid y Valladolid?
Han llegado tarde esas comunicaciones, sobre todo con Valladolid, aparte de que esperábamos que el AVE nos diera un mayor empujón,  han venido personas a residir, sobre todo en esta crisis sanitaria, pero siguen yendo a trabajar a Madrid.  Durante años,  solo ha preocupado el turismo a los ayuntamientos, tanto de uno como de otro color político,  dejando de lado unos polígonos industriales de suelo público, porque hay muchas naves vacías pero están en manos privadas.  Probablemente nos hubiera ido mejor si las instituciones hubieran trabajado por tener suelo disponible y, a través de subvenciones, atraer industrias, por lo que estamos pagando todos estos años de monocultivo.  La pandemia, que no viene bien para nada, nos puede ayudar tanto a la capital como al entorno rural, a fijar población e fijar industria, el teletrabajo ha crecido una barbaridad y está empezando a dar buenos frutos. 
Además nos hacen falta infraestructuras de telecomunicaciones como el comer,  por mi trabajo me he movido mucho por la provincia y se aprecia una gran diferencia entre el municipio que tiene fibra óptica y el que aún carece de ella, lo que es imprescindible para el teletrabajo.  Es preciso concienciar a los políticos de que es básico contar con buenas comunicaciones porque eso nos va a ayudar a fijar población con empleos de calidad,  que falta nos hace. 
¿Si tuviera que hacer autocrítica, en qué pueden fallar los empresarios?   
Supongo en que deberíamos haber confiado más en nuestra provincia, cuando un empresario ha montado grandes negocios también lo ha hecho en capitales de mayor tamaño, pero tampoco se nos han dado muchas armas para instalar industrias o traerlas de fuera.  En Segovia hay muchas trabas para que se puedan fijar algunas empresas en los polígonos industriales,  si no están encuadradas dentro de la normativa municipal, por ejemplo sería imposible montar un 'call center' porque hay dificultades para cambiar el uso. Hay que dar la mayor facilidad a todo tipo de empresas, que ahora mismo no existe.