scorecardresearch

Peligro en la salida de corrales en el encierro de hoy

D.S.
-

Uno de los novillos del cuarto encierro ha salido de los corrales del Cega enfrentándose al público que se encontraba en la zona, que ha tenido que refugiarse entre los coches

El cuarto y penúltimo encierro de Cuéllar (Segovia) ha concluido hoy con cuatro toros que han entrado en la plaza, mientras que se han vivido momentos de peligro con un astado a la salida de los corrales al lanzarse contra el público que esperaba el momento, que ha tenido que protegerse entre los vehículos, sin que se hayan registrado heridos.

En la salida de los corrales del río Cega, según ha informado el alcalde de Cuéllar, Carlos Fraile, uno de los toros de la ganadería de Lora Sangrán de la finca 'Calera' en Gerena-Sanlúcar la Mayor (Sevilla), se ha encaminado a las personas que se sitúan en el margen izquierdo, que se han refugiado entre varios vehículos, alguno de los cuales ha sufrido daños en la chapa y las lunas.

Sin que se hayan registrado heridos por asta de toro, como en el conjunto del encierro, de acuerdo con Fraile, "ha habido una situación de mucha tensión, donde el encierro se ha roto y ese toro ha tenido que ser anestesiado", ha matizado el alcalde.

Momento en el que el toro que sale de corrales arrincona al público entre los vehículosMomento en el que el toro que sale de corrales arrincona al público entre los vehículos - Foto: D.S.

El resto de la manada ha continuado el recorrido por el pinar dividida en dos grupos, unificándose antes de la salida del paso de 'Máquinas', con momentos de peligro con algunos espectadores, a juicio del alcalde, unificándose antes del paso del túnel de la autovía.

Se han planteado complicaciones a la hora de sujetar a las reses, una haciendo amagos de arrancarse a los caballos mientras que, en el paso de la autovía, dos astados se han colocado delante con mucha fuerza arrancándose a los caballos.

Tras los cinco kilómetros de campo, en la bajada a la entrada al recorrido urbano, de 1,5 kilómetros, en la zona conocida como de 'El Embudo', uno de los toros se ha quedado atrás con dos bueyes, haciendo entrada después en las calles.

Carlos Fraile ha explicado que el recorrido urbano se ha desarrollado con la manada disgregada lo que ha exigido a corredores y pastores a llevar a cabo un "trabajo importante" de reconducir los toros hasta la plaza.

El quinto toro más rezagado ha ido quedándose atrás, terminando por tumbarse en el paseo próximo a la plaza, junto a la discoteca 'Estival', por lo que ha sido anestesiado y trasladado en un camión municipal a la plaza de toros, entrado finalmente cuatro de las seis reses.

Como novedad en los que se consideran los encierros más antiguos de España, declarados de Interés Turístico Internacional, a las nueve de la noche se celebra un pequeño encierro con novillos, desde la plaza de Toros, hasta el cruce con la calle de San Francisco, lo que ha sido criticado por algunos aficionados porque, esta tarde, no hay corrida de feria, según la Asociación Encierros de Cuéllar.