scorecardresearch

El año de Luquero con más obras nuevas... y pendientes

D. A.
-

El plan de inversiones de 2022 supera los 13 millones, contando proyectos atrasados y novedades como ampliar el Centro de Transportes para acondicionar una zona compatible con usos puntuales como recinto ferial y aparcamiento disuasorio

Centro de Transportes de Segovia. - Foto: Rosa Blanco

Con varios meses de retraso por dificultades para cuadrar un presupuesto que en el mejor de los casos se aprobará en pleno a finales de mes y entrará en vigor en abril, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Segovia (PSOE e IU) dibuja sobre el papel un año con récord de inversiones de la etapa Luquero, coincidiendo con el que será el último ejercicio completo antes de las próximas elecciones (mayo de 2023). Ya fue de récord el de 2021 también sobre el papel, con más de 11 millones, y ahora se proyectan más de 13 para intentar cumplir con la mayor parte de los compromisos electorales adquiridos en 2019; pero eso sí, contando con que nueve millones son de remanentes. Es decir, partidas de presupuestos anteriores para proyectos que no llegaron a ejecutarse, aparte de sobrantes de obras o servicios que costaron menos de lo previsto por rebajas en concursos de adjudicación u otras circunstancias. 

El ascensor urbano de San Millán, por ejemplo, ya estaba entre las inversiones de 2021 y ahora se incluye de nuevo con idea de que pueda empezar a ejecutarse este año, suponiendo que dé tiempo a que el proyecto esté redactado y aprobado. Hasta 1.650.000 euros se preveían también entonces para la renovación del colector del valle de Tejadilla, que da servicio a los polígonos, el barrio de la Fuentecilla y Obispo Quesada; pero sólo se gastaron pequeñas cantidades en estudios, y ahora se vislumbra el inicio de estas obras para el último trimestre.

Destaca también de nuevo la reurbanización de Daoiz, que apareció por primera vez en las cuentas de 2014 y se esperaba haber reurbanizado el año pasado con 300.000 euros, aunque es ahora cuando el proyecto ya está actualizado y tiene visos de llevarse a cabo realmente. O la renovación del tramo adoquinado de Padre Claret, que apunta a tener que volver a salir a concurso y por un coste superior al previsto el año pasado. De hecho, se adjudicó en junio por menos de 150.000 euros, pero la constructora que ganó sufrió problemas con el suministro de adoquín y terminó solicitando la rescisión del contrato, motivada también por la subida general de costes de las materias primas, pero aún quedan trámites previos pendientes. 

El año de Luquero con más obras nuevas... y pendientesEl año de Luquero con más obras nuevas... y pendientesPor otro lado, una expropiación pendiente de resolverse ha demorado hasta la fecha la demolición de un edificio en Antonio Machado que permitirá ensanchar esa calle para hacer otro carril, ganando algo más de un metro extra por el retranqueo de la planta donde se levantarán nuevos bloques. De momento, para la expropiación y la demolición se prevén algo más de 210.000 euros.

Pero el capítulo de inversiones de este año también trae novedades y hay una que llama la atención especialmente: la ampliación del Centro de Transportes con un presupuesto de 1,2 millones. No es algo que figurase como tal en el programa electoral de este mandato, pero sí un viejo anhelo del sector que se perdió en algún cajón antes de la crisis de 2008, y ahora se recupera tras idear el Gobierno municipal la posibilidad de compatibilizar el uso habitual de esta instalación con dos proyectos que sí se comprometieron en las elecciones de 2019: un recinto ferial que fundamentalmente acoja los carruseles dos semanas al año, con las fiestas; y un aparcamiento disuasorio de uso muy puntual, en días de gran afluencia de turistas, durante los cuales habrá autobuses lanzadera desde allí hasta el centro de la ciudad.

De esta manera, por un lado se plantea la propia ampliación del Centro de Transportes, y por otro, la parte nueva que se hará compatible con los usos de recinto ferial y aparcamiento disuasorio, para la cual el Ayuntamiento se servirá de la obtención de varias parcelas. La más amplia es la que acogió la antigua empresa Klein hasta principios de los 90, que tiene unos 24.000 m2 y deberán acondicionarse al menos 20.000 con asfaltado, iluminación y, lo más costoso, la instalación de subestaciones eléctricas necesarias para prestar estos nuevos servicios.

La cesión de los terrenos está en trámites, según indicaba el martes la alcaldesa, Clara Luquero, durante la presentación del proyecto de presupuestos, acompañada por el concejal de Hacienda, Jesús García Zamora, y el portavoz de IU, Ángel Galindo. «Se está tramitando porque es un sector privado, se ha gestionado con ellos y habrá que firmar un convenio».Precisó que es la parte privada la que desarrolla el proyecto y se espera que lo presente pronto a Urbanismo para empezar a trabajar sobre el terreno este año. 

Nuevo parque en Tejadilla. Como una obra independiente a la del colector de Tejadilla, pero conectada al conjunto que se plantea a futuro, se han presupuestado 550.000 euros para uno de los dos parques que coronarán las zonas elevadas de la cabecera de este valle, cerca de la pista deportiva que ya se construyó allí el año pasado, en el entorno del colegio Carlos de Lecea.

En el capítulo de infraestructuras deportivas, por cierto, hay 300.000 euros para nuevas pistas deportivas en San Lorenzo, Nueva Segovia y La Albuera, y 68.000 para un concurso de ideas para el módulo cubierto de atletismo. Lo singular en este caso es que han pasado ya más de diez años desde que el Ayuntamiento preparó un primer proyecto. Se lo encargó a una empresa privada y era especialmente ambicioso, con salas biomédicas incluidas y materiales más caros de los habituales para este tipo de instalaciones, hasta el punto de que superaba los tres millones. Aún hoy no se ha alcanzado el pretendido acuerdo de cofinanciación con el Gobierno central ni la Junta, a pesar de que ahora se piensa en un proyecto con menos de la mitad de aquel presupuesto.

De vuelta a las inversiones de este año, dentro del capítulo de actuaciones de regeneración urbana van 1,5 millones: lo principal, seguir con la rehabilitación del barrio de San José a través del llamado plan ARU (872.397,14 euros). También habrá 483.000 en ayudas a particulares para costear más inspecciones técnicas de edificios (ITE), que no hay que olvidar que son obligatorias; y trabajos de asesoramiento técnico y redacción de las memorias de nuevos ARU en los barrios de San Millán, San Lorenzo y El Salvador, además de una nueva fase de intervención en San José, el único donde se prevén actuaciones de este tipo en 2022.

Pero obras ordinarias, sin programas específicos, sí se proyectan más.Se plantean casi 350.000 euros para los barrios incorporados y la entidad de Revenga; 400.000 para las obras pequeñas que se votaron en la última convocatoria de presupuestos participativos; 615.000 en alumbrado y hasta 2.170.000 euros en mejora de vías públicas, incluyendo ahí la ya citada reurbanización de Padre Claret, pero también Sánchez Coello, Caño Grande o la renovación del acerado del paseo de Santo Domingo de Guzmán. También 525.000 euros en mejoras de zonas verdes, 400.000 para la segunda fase del nuevo itinerario ciclista, 230.000 en nuevos puntos de recarga de coches eléctricos en paradas de taxi y parkings... Proyectos sobre el papel, por tanto, son más que nunca, e incluso 465.000 euros más para nuevas rondas de bonos comercio, a pesar de que el presupuesto general de 2022 baja a 66,6 millones, frente a los de 68,9 de 2021. No en vano, las tasas e impuestos que dependen del Ayuntamiento siguen congeladas otro año más, al tiempo que se recaudará menos por la corrección de la fórmula de cálculo del impuesto de plusvalías ordenada al Estado por orden del Tribunal Constitucional. Pero con la inyección extra de nueve millones de remanentes, y a la espera de que las inversiones pasen del papel a la realidad.