scorecardresearch

El impacto del 13-F en Segovia: Vox y los votos por barrios

D. A.
-

PSOE, Podemos e IU se quedaron a 16 puntos de la suma de PP y Vox en la provincia, así como a 10 en el caso de la capital

El impacto del 13-F en Segovia: Vox y los votos por barrios

Que los resultados de unas autonómicas no son extrapolables a unas municipales es indiscutible. En 2019, sin ir más lejos, coincidiendo ambas citas el mismo día, sólo un 2,43% votó por que IU entrara a las Cortes, pero un 7,39% escogió su papeleta para el Ayuntamiento de Segovia. No obstante, más allá del peso específico y habitualmente determinante de la persona que lidera cada candidatura, nadie duda del precedente y la tendencia que ha sentado y marcado el 13-F de cara a las municipales de mayo de 2023, dada la manera en que Vox ha roto el tradicional equilibrio derecha-izquierda. Podemos y Cs tiraron abajo la puerta del bipartidismo casi a la vez en ciclos pasados y con ello propiciaron que los bloques no se descompensaran demasiado, pero el partido de Abascal crece sin contrapeso, hasta el punto de haber logrado un procurador por Segovia con una lista encabezada por la exalcaldesa de un pueblo de Valladolid (Zaratán), Susana Suárez, mientras Cs perdía el suyo, el PP subía de dos a tres y el PSOE bajaba de tres a dos.

A nivel regional, redondeando, Vox logró el pasado domingo el 17% de los apoyos y el PP perdió poco más de medio punto (se mantuvo en el 31%), de modo que sólo entre ambas formaciones ya rozaron la mitad (48%), mientras la suma de PSOE (30%) y Unidas Podemos (5%) se quedaba a 14 puntos (35%). 

Pero es que el desequilibrio a favor de los dos principales partidos de la derecha ha sido aún mayor a nivel provincial, con una diferencia de 16 puntos. Tomando siempre la referencia de las anteriores autonómicas, el PP sube del 33 al 34% pese a la polémica de los consultorios médicos o el histórico déficit de infraestructuras hospitalarias; Vox se dispara del 5 al 19%, el PSOE baja del 34 al 31% y UP se queda en un 6%. Así suman los primeros 53 puntos frente a los 37 de los segundos, mientras los liberales de Cs apenas retienen una cuarta parte de su botín de 2019, al desplomarse del 17 al 5%.

La fuerte caída del partido naranja, por tanto, la ha terminado capitalizando sobre todo Vox, que pasa a ser segunda fuerza en más de medio centenar de municipios y primera en siete: cuatro que en la anterior cita autonómica registraron mayorías del PSOE (Hontanares, Ituero y Lama, Duruelo y Encinillas) y tres del PP (Gomezserracín, Urueñas y Navares de las Cuevas). Pero los populares aún elevan de 151 a 159 los municipios donde se imponen, incluido El Espinar, y los socialistas bajan de 56 a 37, al tiempo que las dos fuerzas mayoritaria empatan en seis.

De hecho, al PSOE aún le ha dado para ganar en algunas de las localidades más pobladas, caso de Cuéllar, Coca, Torrecaballeros, San Ildefonso, Palazuelos o San Cristóbal de Segovia, pero ha perdido incluso en la capital, tras bajar dos puntos respecto a 2019 (del 35 al 33%) y quedarse a 16 votos del PP. Con UP (7%) suma el 40% de apoyos, pero la distancia a favor de la derecha sigue siendo considerable, de 10 puntos frente al PP (33, tres más que en 2019) y Vox (17, +12), aparte de los cinco que retiene Cs (-11).

Segovia por barrios

Con 2.662 papeletas menos que en 2019 en las urnas de la ciudad (la participación baja del 69 al 65%), Cs sufre la mayor caída (-3.181), pero también pierde mucho el PSOE (-1.539), al tiempo que Podemos e IU suman juntos 699 menos que cuando fueron por separado en 2019. El PP sube ligeramente (+42) y sólo Vox gana votos de forma clara (+2.659), mientras los socialistas se los dejan en todos los distritos; y los populares, en cuatro de siete (mejoran en los de San José-Nueva Segovia, El Carmen-La Albuera y Santa Eulalia-El Salvador).

En el casco histórico (distrito 1), el PP siempre gana y lo sigue haciendo, y aunque baja de 750 a 699 votos, copa el 39,91% de los que se reparten las cinco primeras fuerzas, porcentaje que en 2019 fue del 38,28%. Cs se deja 246 (el 72%, al caer de 338 a 92) y Vox gana 188 (de 111 a 299). También se impone el PP en el distrito 2 (San Millán) con un total de 400 votos (-20) e incluso aumenta su distancia frente a la segunda fuerza, el PSOE (363, -53).

En el distrito 3, el de El Salvador y Santa Eulalia, también gana el PP y con 70 votos más que en 2019 (de 1.634 a 1.704). El PSOE se deja aún más, otros 289 (de 1.417 a 1.128), Cs agrava su desplome (de 842 a 249, 593 menos) y Vox se lleva un botín extra de 434 (sube de 285 a 719). 

El distrito 4, el más heterogéneo e importante de Segovia por número de electores, al incluir Cristo del Mercado, Puente Hierro, Fuentemilanos, Madrona, Revenga y Hontoria, el PP baja de 2.244 a 2.180 votos, pero desbanca al PSOE tras caer este de 2.246 a 1.940. Pero los socialistas vencen en los otros tres distritos y con especial ventaja en el 5 (San José y Nueva Segovia), a pesar de que se reduce: bajan de 2.312 a 1.943 votos, concretamente, mientras el PP sube de 1.168 a 1.257 y la diferencia se queda en 686. Y repiten victoria en otro feudo socialista habitual como es el 6 (El Carmen-La Albuera), pero el margen se estrecha también allí de 452 a 134 votos. Y en el 7 (San Lorenzo y Zamarramala), de 420 a 247 votos de ventaja para el PSOE, que aun así pierde en el cómputo global por sólo 16 votos.

No en vano, por más que las autonómicas no sean extrapolables, cuesta obviar que, con estos resultados, en las municipales de Segovia Vox obtendría cinco concejales, por nueve del PP, nueve del PSOE, uno de Unidas Podemos (aún está por definirse si IU y la formación morada van juntas o por separado a esta cita) y otro de Cs. Hoy ese extremo aún es política ficción, pero también roza la utopía que la izquierda retenga el Ayuntamiento de la capital más allá de mayo de 2023 si no se produce un cambio drástico en el año largo que queda por delante.