scorecardresearch

"Somos un partido social y tenemos la obligación de demostrarlo"

Nani García
-

Es licenciada en Derecho y tiene un Máster en Gestión de Administraciones Públicas. Es letrada de la Comunidad de Madrid, pero desde las Elecciones Generales de 2015, es diputada en el Congreso por la provincia de Albacete, su tierra de nacimiento

"Somos un partido social y tenemos la obligación de demostrarlo" - Foto: Rubén Serralle

La albacetense Carmen Navarro (1978) ha saltado a la política nacional con su nombramiento como vicesecretaria de Políticas Sociales del Partido Popular dirigido por Alberto Núñez Feijóo. Navarro, casada y madre de dos hijos, afronta este cargo con «responsabilidad e ilusión» y esperando poder ser un ejemplo para sus hijos, a los que robará tiempo para dedicárselo a la política, contribuyendo a que sean «mejores hombres».

¿Cómo recibió la propuesta de Alberto Núñez Feijóo?

Me llamó directamente el presidente Feijóo para que mantuviésemos una entrevista, en la que hablamos largo y tendido de la política, de mi trayectoria en Albacete y en el Congreso de los Diputados y salí de allí con el encargo de asumir la Vicesecretaría de Políticas Sociales en la nueva dirección del Partido Popular nacional.

 ¿Cómo afronta esta nueva etapa?

Por un lado, con muchísima responsabilidad, poniendo a disposición del partido mi capacidad de trabajo y esfuerzo, y con la intención de mantener una escucha activa y estar muy cerca de los colectivos sociales. Una de las señas de identidad del PP es que somos el partido más social del arco parlamentario, tenemos que quitarnos el mantra que existe sobre las políticas sociales del PP, porque han sido muchas y buenas durante los años de Gobierno.

Por otro lado, también la afronto con la ilusión de estar en el equipo que tiene al frente el presidente Feijóo, que es un aval de gestión y político, y con la ilusión de formar parte de un equipo liderado por una persona de la que vamos a aprender mucho. Creo que para el momento en el que nos encontramos es una oportunidad magnífica.

¿Ve a Alberto Núñez Feijóo como presidente de España?

Sí, y creo que las encuestas lo están mostrando. Esa madurez, esa solvencia y esa seriedad que transmite, los españoles ya las conocían en esas comparecencias como presidente de Galicia y, ahora, como presidente del PP. Él lo ha dicho, viene a ganar las elecciones a Sánchez, y el principal objetivo es ofrecer a los españoles una alternativa solvente, con capacidad de afrontar cambios profundos y necesarios en España en un momento en el que este Gobierno socialcomunista nos ha sumido en una crisis institucional, social y económica muy grave. Y si alguien puede hacerlo, es sin duda el presidente Núñez Feijóo con una de las herramientas políticas más potentes que tiene la Democracia española, que es el PP.

Feijóo lleva a sus espaldas las mayorías absolutas logradas en Galicia.

Aval de gestión y político, con lo cual viene con la mejor de las mochilas para ofrecerla a todos los españoles.

¿Se ha cerrado con este cambio la crisis política en el PP nacional?

El PP vivió una de las crisis más importantes de su historia y creo que ha sido un ejemplo de rapidez, unidad y fortaleza a la hora de cerrarla. La etapa del presidente Casado ha tenido sus aciertos y también sus errores, y como ha dicho Feijóo «de los errores aprenderemos». Pero si hemos de destacar algo, y doy las gracias, es a la afiliación del PP, cómo se ha volcado en avalar la candidatura del presidente Feijóo desde cada una de las urnas de las localidades y ese apoyo masivo para elegirlo presidente del partido nacional en el congreso. Creo que sale un partido más fuerte y más unido, con una conciencia de que tenemos el legado de años de historia y, entre nuestras principales misiones, está el preservar la historia de la Democracia.

Como vicesecretaria de Políticas Sociales del PP, ¿cuáles serán sus líneas prioritarias?

Una de las líneas es recuperar el diálogo con la sociedad civil, con todos los colectivos que forman parte del Tercer Sector, atendiendo a las necesidades de los servicios públicos, no solo de la Sanidad y de la Educación, también de las pensiones, que en definitiva son las tres patas de nuestra sociedad del bienestar. Somos un partido social y tenemos la obligación de volver a demostrarlo. Hoy corremos un riesgo grave con este Gobierno socialcomunista por sus imposiciones ideológicas que van a lastrar a las próximas generaciones, especialmente, en su nefasta gestión hoy de los servicios sociales. Prueba de ello, es el fracaso del Ingreso MínimoVital (IMV), y desde el PP estamos reclamando más y mejor gestión, porque si elGobierno dijo que el IMV era el escudo social frente a la crisis, lo cierto es que a tres de cada cuatro personas que solicitan el IMV se les deniega. Prometieron llegar a dos millones de españoles y a casi un millón de hogares y hoy sólo han llegado a 400.000 hogares y a 850.000 personas, por lo tanto, es necesaria la buena y eficaz gestión que el PP siempre ha demostrado.

Tenemos logros que acreditan que somos un partido social, entre otros, la Mesa del Diálogo Social y la participación de todas las entidades del Tercer Sector en la toma de decisiones políticas, que son una apuesta y un sello de identidad del PP. La recaudación del 0,7 del impuesto de sociedades fue otro de los logros. Sin embargo, la nefasta gestión del Partido Socialista está retrasando el impulso que inició el PP.

Señalaba el fracaso del IMV, ¿qué otras deficiencias considera que existen en materia social?

El Gobierno tiene un tremendo abandono de los servicios sociales básicos que atienden los ayuntamientos. Hemos visto cómo no han llegado a ejecutar parte del dinero que pusieron a disposición de los planes concertados que gestionan las entidades locales, que además son la primera ventana de entrada a los servicios sociales y la primera administración que ofrece ayuda. Por lo tanto, tendrán que agilizar su gestión y mejorar sus carencias.

Como consecuencia del IMV también hemos sufrido otras deficiencias, como retrasos en el pago de las pensiones de viudedad o de orfandad. Se ha puesto de manifiesto la falta de personal. 

¿Cómo se puede eliminar ese mantra que existe sobre las políticas sociales del PP del que hablaba?

Es una bandera que se queda siempre la izquierda, pero no se demuestra con palabras sino con hechos. Si pusiéramos en una balanza las políticas y los avances en materia social del PP saldríamos ganando. A lo mejor ellos -refiriéndose a la izquierda- hablan más y gritan más, y a lo mejor la escucha activa, estar en la calle cerca de los colectivos e impulsar sus demandas tiene que ser ahora nuestra seña de identidad.

¿Qué importancia le da al diálogo con las entidades del Tercer Sector?

Sin las entidades del Tercer Sector no se podría dar ser servicio a millones de españoles, mantenemos una colaboración con ellas desde los gobiernos que es vital y no podemos hacer una política al margen de ellos. 

Es fundamental estar al lado del Tercer Sector, son la base de poder llegar a millones de españoles que necesitan una atención extra que las administraciones no podrían dar.

¿En qué centrará su trabajo?

Ahora estamos centrados en atender una de las demandas principales del Cermi, que es la modificación del artículo 49 de la Constitución. Si hay una demanda sobre la cual hay consenso es sobre la modificación de la terminología de la Constitución con los riesgos que hoy entraña teniendo en cuenta la división del arco parlamentario. Pero estamos hablando del interés de casi cuatro millones de españoles y si el presidente Sánchez ha cambiado y en lugar de sorprendernos en la Cámara con un proyecto de ley de parte del Gobierno, ha habido un encuentro y acercamiento con el presidente del PP, se ha abierto la puerta a la posibilidad de hacer ese cambio. 

Decía que una de las patas de la sociedad del bienestar son las pensiones, ¿cuál es la política del PP en este sentido?

En materia de pensiones, tenemos un compromiso que es la sostenibilidad del sistema y, de ahí, no nos vamos a salir. Hoy tenemos 10.000 millones de euros más como consecuencia de la subida de la inflación que el Gobierno de Sánchez tiene que dedicar a las pensiones y nuestra preocupación es que estas sean sostenibles para el día de mañana. 

El PP insiste en la necesidad de bajar los impuestos...

El PP abandera la bajada de impuestos, lo está haciendo Madrid y Andalucía, tenemos grandes ejemplos de gobiernos del PP y, además, Feijóo se lo propuso a Pedro Sánchez, pero el presidente del Gobierno respondió como un frontón. No está dispuesto a aceptar ninguna propuesta que venga del PP. El equipo económico del PP está trabajando en un documento que se conocerá en breve.

Bajar impuestos es inyectar oxígeno en las familias que no pueden llegar a fin de mes. Sabemos que el dinero donde mejor está es en el bolsillo del contribuyente, es dinero que se pondrá en circulación a través del consumo y, por lo tanto, no se trata de recaudar menos, sino de hacerlo circular mejor para obtener mejores réditos. Bajar los impuestos y que el dinero circule es lo que al final consolida que podamos tener recursos para sostener nuestro estado del bienestar, en ningún caso bajar impuestos puede considerarse como recortes a servicios públicos.

¿Continuará con el trabajo realizado por Ana Pastor, su antecesora?

Para mí, Ana Pastor ha sido un referente y una maestra. He tenido la oportunidad de aprender de una de las mejores políticas de este país. Su éxito es la empatía y la cantidad de horas que le dedica a la política. Tiene la capacidad de ponerse en los zapatos de la persona que tiene enfrente y es todoterreno.