scorecardresearch

Vía libre para que se vacúnen unos 4.000 segovianos más

Nacho Sáez
-

La Junta acuerda que las personas que se han contagiado en los últimos seis meses ya solo tengan que esperar cuatro semanas para recibir la inyección. El ritmo de contagios continúa en descenso.

Vía libre para que se vacúnen unos 4.000 segovianos

El proceso de inmunización colectiva frente al coronavirus no admite confianzas por mucho que las vacunas ya hayan llegado en Castilla y León a todos los grupos de población, a excepción de los menores de 12 años, entre los que de momento no está aprobada. La negativa de una parte a recibir los dos pinchazos preceptivos (un procentaje minoritario), la eficacia incompleta y temporal de los sueros patentados hasta ahora (ninguno excluye la posibilidad de contagiarse y su efecto protector se reduce con el paso de los meses) y la brecha con los países más pobres, donde apenas han llegado dosis, obligan a mantenerse alerta ante la posibilidad de que surjan nuevas variantes. De ahí que prácticamente cada semana las autoridades introduzcan nuevas estrategias.

En Castilla y León, una de las últimas la anunció este jueves el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea. Quienes se hayan contagiado a lo largo de los seis últimos meses ahora sí que podrán vacunarse salvo que solo hayan pasado cuatro semanas desde el positivo. Unos 4.000 segovianos que ya tienen a su disposición también el sistema de autocita, que en el caso de Segovia permite esta próxima semana concertar día y hora desde el lunes al viernes. De forma paralela continúa la inyección de segundas dosis.
Para las terceras habrá que esperar todavía un poco más. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) y la Agencia Europea del Medicamento (EMA) han aconsejado la tercera dosis para inmunodeprimidos (enfermos oncológicos y trasplantados de corazón) y la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha explicado que la Ponencia de Vacunas –el grupo de expertos que asesora al Gobierno español– coincide con esa recomendación. Esta semana será trasladada a la Comisión de Salud Pública, donde están representadas las Comunidades Autónomas. Castilla y León se ha manifestado favorable, además, de extender esa tercera dosis a los residentes de los centros de mayores. «La mortalidad en esta quinta ola se ha concentrado en estas personas débiles», ha recordado Igea, quien no obstante apela a la cautela ante las solicitudes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un reparto más justo de las vacunas entre países.

Esa ausencia de prisas en el vicepresidente de la Junta se explica por la buena marcha del proceso de inmunización en Castilla y León. En la Comunidad ya tiene la pauta completa el 74 por ciento de la población, y en nuestra provincia, el 72 por ciento. Por encima del 70 por ciento que se pensó que otorgaría la protección de grupo pero por debajo del 90 por ciento que apuntan ahora los expertos como meta como consecuencia de los estragos de la variante delta. Un elemento de preocupación con la mirada puesta en el comienzo del curso escolar. Los alumnos de Primaria no están vacunados y los de Secundaria no llegan al 30 por ciento con la pauta completa, aunque en este caso su regreso a las clases no se producirá hasta el día 15 y no es descabellado pensar que muchos adolescentes acudan a vacunarse ahora que han regresado de las vacaciones.

Vía libre para que se vacúnen unos 4.000 segovianosVía libre para que se vacúnen unos 4.000 segovianos

El desenlace epidemiológico del inicio de curso es precisamente el plazo que se ha marcado la Junta para comenzar a levantar las restricciones que continúan en vigor, como la prohibición del consumo en barras, las limitaciones de aforo en los interiores o el cierre del ocio nocturno. «Nuestra intención es eliminar las restricciones lo antes posible si vemos que la incidencia continúa su camino descendente. Pero queremos esperar a que se reinicie la actividad normal y pasen estos primeros quince días de septiembre. [...] Iremos abriendo de manera progresiva pero rápida», ha señalado Igea.

MÍNIMOS. Para alcanzar ese objetivo, las señales eran positivas al cierre de esta edición. La quinta ola parece ser historia en Segovia tras un nuevo descenso de los contagios esta semana. Siete días en los que se han marcado dos registros mínimos de casos en comparación con los meses de julio y agosto. Los nueve y siete positivos notificados por Sanidad este martes y jueves, respectivamente, suponen la cifra más baja desde finales de junio, y confirman que las ‘no fiestas’ no se han cobrado ninguna factura en nuestra provincia al menos por el momento. Hasta el punto de que tres de los indicadores con los que cuenta la Junta para evaluar el nivel de alerta se encuentran en riesgo bajo: la positividad global de las pruebas diagnósticas por semana (5,53 por ciento), el porcentaje de casos con trazabilidad (70,50 por ciento) y la ocupación de camas de hospitalización por casos de Covid-19 (2,15 por ciento).

La incidencia acumulada de casos por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días (56,69) y la ocupación de camas de UCI por enfermos de coronavirus (12,90 por ciento) están en nivel medio, mientras que la incidencia a nivel general en los últimos 14 días (168) y entre los mayores de 65 años en los últimos 14 (106) y en los últimos siete (54), en nivel alto.

Actualmente no hay ningún indicador de la provincia en riesgo muy alto. Sí algunos municipios en concreto por su incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días: Villacastín , Vegas de Matute, Marazoleja, Santa María la Real de Nieva, Juarros de Voltoya, Coca, Fresneda de Cuéllar, Frumales, Hontalbilla, Cozuelos de Fuentidueña, Pinarnegrillo, Aldea Real, Membibre de la Hoz, Torreadrada, Aldehorno, Moral de Hornuez, Fresno de la Fuente, Riaguas de San Bartolomé, Ayllón, Castillejo de Mesleón, Santo Tomé del Puerto, Casla, Santa Marta del Cerro, Sepúlveda, Sebúlcor, Fuenterrebollo, Muñoveros, Navafría, Torre Val de San Pedro, Brieva, Valseca y Cantimpalos. Es verdad que su poca población en muchas de estas localidades desvirtúa la estadística si hay pocos casos, como ocurre en esta etapa de la quinta ola. Y son muchos más los municipios que se encuentran en niveles de riesgo de nueva normalidad, tal y como refleja el portal de la Junta.

En una entrevista que publica en esta edición El Día de Segovia (más información en páginas 14 y 15), el gerente de Asistencia Sanitaria, Jorge Elízaga, observa con optimismo el horizonte. «En Atención Primaria, en los últimos quince días, están bajando [los casos] de forma más acelerada que en el mes de agosto, que ha sido muy tenue. Paralelamente ya hemos terminado de vacunar a los nacidos en 2009, estamos poniendo las segundas dosis a quien ha recibido la primera en este último mes y al rescate de todas aquellas personas que no se han vacunado, por encima de 12 años, para que reciba la vacuna toda la población susceptible de estarlo. Eso nos dará opción a que cualquier nueva ola por aumento de la incidencia o relajación de medidas tenga vacunada a la mayor parte de la población lo que aminorará la repercusión. Afortunadamente todo lo que ha sido agosto, a pesar de que ha podido haber reuniones [masivas de población] la incidencia ha ido a menos. Soy moderadamente optimista», ha señalado.

No hay que olvidar, sin embargo, que esta semana se produjo el sexto fallecimiento por coronavirus de agosto en el Hospital General y que este jueves todavía había siete pacientes ingresados en planta por esta enfermedad y cuatro en la UCI. Ni siquiera la vacuna protege al cien por cien, aunque el vicepresidente de la Junta insistió en su última rueda de prensa en fijar un objetivo. «Nuestra intención es eliminar las restricciones de manera progresiva empezando por los sitios con menor riesgo», volvió a repetir. Pero ahora todas las miradas están puestas en la vuelta al cole, que además estrenará protocolos.

Aunque se mantendrán el metro y medio de distancia, los grupos burbuja y la mascarilla, los alumnos mayores de 12 años de Castilla y León que estén vacunados o que ya hayan pasado la enfermedad no tendrán que guardar cuarentena por contacto estrecho en el aula, según acordaron este jueves Educación y Sanidad. Para el resto de alumnos se mantiene el protocolo vigente. Respecto al uso de las mascarillas en el recreo, Igea ha reconocido que aún no se ha tomado una decisión.