El hospital aumentará camas con la salida de las consultas

A.M.
-

La consejera de Sanidad promete «hacer cosas» y habla de un nuevo centro hospitalario para estancias medias «en un plazo mínimo de seis a ocho años»

Zona aproximada donde la Junta prevé construir inicialmente un edificio para ubicar las consultas y la unidad satélite de radioterapia - Foto: Rosa Blanco

El futuro de las infraestructuras sanitarias de Segovia, después de haber sido una de las provincias españolas más castigadas por la Covid-19, sigue resumiéndose en cuatro palabras y una preposición: «Corto, medio y largo plazo», pero a la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León le falta aún por fijar criterios y sobre todo tiempos de ejecución, a excepción de lo más urgente, que debe estar concluido para el mes de octubre, en caso de que se produzca un rebrote de la pandemia. 
Se insiste en que saldrán las consultas a otro edificio y que quedarán libres tres plantas para albergar camas –en número indeterminado–, incluso se registran cambios sobre la marcha porque ahora una construcción modular ya no será para crear un doble circuito en urgencias, sino que lo ocuparán los directivos del Hospital General y los nuevos seis u ocho boxes se colocarán en lo que actualmente son sus despachos.
En una respuesta parlamentaria en el pleno de las Cortes de Castilla y León, esta semana, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, desveló pocos detalles de los que ya se conocían: «Vamos a poner en marcha muchas medidas, pedir un hospital y esperar a que no hagamos nada durante todo este tiempo es una osadía porque ustedes saben que tarda un mínimo entre seis y ocho años y tenemos que hacer cosas en Segovia porque se lo merece (...)  probablemente por su cercanía [no especificó a quién] no se le ha tenido en cuenta pero nos hemos dado cuenta de que Segovia necesita inversión y va a tener inversión». 
Momentos antes, la procuradora socialista Alicia Palomo le había recordado que en el pacto entre los partidos de Castilla y León hay para sanidad 250 millones de euros,  por eso le reclamó: «Díganos aquí y ahora, a toda la sociedad segoviana, cuándo tendrán un nuevo hospital, no una ampliación, ni una remodelación, ni un añadido, ni barracones, ni capítulos por entregas, sino una infraestructura sanitaria que les de a los segovianos lo que por justicia les corresponde». 
Asimismo insistió en que, de los 250 millones del pacto, «¿cuántos van a estar destinados al nuevo hospital de Segovia, con qué plazos, díganos la ubicación y características y los hitos de ejecución del proyecto, igual hasta empezamos a creerles, no me vale un 'estamos en ello' porque a su ritmo no llegará nunca».   
Casado insiste en que,  «a corto plazo hay medidas para el triaje en urgencias, para la hospitalización en el propio centro hospitalario y para las UCI,s»,  con la novedad de de que uno de los circuitos se llevará a cabo donde ahora se encuentra los despachos del equipo directivo, que se tasladará a una construcción modular, según el gerente de Atención Hospitalaria, Jorge Elízaga. 
ESPACIO. En segundo lugar, sostuvo la consejera  «hay un espacio de 30.000 metros cuadrados que está enfrente del Hospital General, [junto al Centro de Salud Segovia Rural] que nos va a permitir poner, de momento, una estructura hospitalaria en la que van a ir las consultas externas, las desplazamos del hospital para incrementar el área de hospitalización, y va a ir la tan demandada radioterpia satélite, y nosotros nos comprometemos a que esté». 
En tercer lugar, Casado asegura que están trabajando en lo que más necesita Segovia, que «no son camas de agudos, sino de estancia media, de rehabilitación funcional y de rehabilitación de salud mental".  El delegado territorial, José Mazarías, corrigió en rueda de prensa este extremo para decir que el edificio de enfrente será permanente, mientras que Elízaga habla de un déficit de espacios en el área de consultas, que data de hace 30 años, que es preciso ampliar y aumentar sus prestaciones.  
Actualmente las consultas ocupan tres plantas, no exentas de problemas de temperatura y goteras, que pretenden destinar, una vez trasladadas,  para ampliar el número de camas, aún desconocido porque no se ha hecho el cálculo de la superficie, de acuerdo con Elízaga. No obstante, teniendo en cuenta la tramitación administrativa y la construcción, no se confía en contar con el edificio en tres o cuatro años, aunque Mazarías tiene la confianza de que sea menos. 
La conclusión de Palomo de la intervención parlamentaria de Casado ha sido que «sigue sin haber un compromiso claro, de nuevo una larga cambiada y una consejera que titubeaba porque era incapaz de fijar partidas ni plazos», hasta el punto de que asegura tener «miedo» de que  Valladolid capitalice los fondos que pudieran llegar a Segovia.  
No faltaron críticas de la procuradora a la ausencia en el hemiciclo del presidente Fernández Mañueco, así como de los procuradores por Segovia del PP y de la de Cs, y preguntó al aire si «después de trece años prometiendo la unidad de radioterapia, díganme quién les cree en mi provincia». 
En el relato de las «responsabilidades» del Gobiero autonómico Palomo recordó que Segovia es la única provincia de Castilla y León con un solo hospital,  con menos médicos, que apenas tiene camas UCI, que no hay unidad de radioterapia y «que nos degradan la categoría de nuestro único hospital por falta de especialidades y dotaciones», dijo la política socialista.
Esta terrible epidemia, donde gracias al trabajo de los profesionales hay menos índice de letalidad, según la consejera, ha puesto a Segovia enfrente de una serie de debilidades y amenazas, pero también de algunas fortalezas y oportunidades. «En Segovia tenemos la oportunidad de mejorar cosas que son mejorables», sentenció Casado.