scorecardresearch

"Es terrible ver las fosas comunes en Ucrania"

A.M.
-

'Freelance' en Ucrania colabora con la revista Atalayar y un programa de Onda Madrid, así como para la Agencia Europea de Fotoperiodismo (EPA), con la que ha publicado enNew York Times, Washington Post, The Telegraph o The Guardian

MaríaSenovilla, este 19 de octubre, en Kharkiv - Foto: DS

La periodista segoviana María Senovilla Gómez, afirma en esta entrevista que en Ucrania «hay una constante en cada sitio que se libera y es que suelen aparecer fosas comunes, eso es terrible, así  como cámaras de tortura con todos los signos de lo que han hecho [el ejército ruso] a la población civil y la gente te cuenta cómo ha vivido esa ocupación, son historias durísimas de lo que les ha pasado, a casi todos les han matado algún familiar». Natural de Cuéllar, llegó cuando se cumplía séptimo día de la invasión de Rusia y permaneció 122 días seguidos, hasta julio, para volver a entrar la segunda semana de septiembre, donde permanece actualmente. Entre medias permaneció unos días en la base militar española de Letonia que participa en la misión Enhanced Forward Presence que la OTAN tiene en el flanco este de Europa.

¿Cuál es la impresión que lleva a sus espaldas de esta situación bélica desde que llegó?

La contraofensiva está siendo muy exitosa, las fuerzas ucranianas están avanzando, entonces, a medida que se alejan las tropas rusas, hay menos bombardeos porque la artillería rusa no llega a hacer fuego.  Ahora cuando hay bombardeos son más potentes porque nos disparan con misiles, como pudo verse el pasado 10 de octubre, cuando los lanzaron contra 20 ciudades a la vez, incluida Kiev, pero no son diarios; sin embargo, cuando sales de la ciudad Kharkiv para cubrir los territorios liberados,  lo que me estoy encontrando es bastante más duro que en la época de tocar a uno, dos o tres bombardeos diarios… Estás viendo ciudades donde la gente ha estado seis o siete meses bajo la ocupación rusa sin electricidad, con muy poca comida. Hay una constante en cada sitio que se libera y es que suelen aparecer fosas comunes, eso es terrible, así  como cámaras de tortura con todos los signos de lo que han hecho a la población civil y la gente te cuenta cómo ha vivido esa ocupación, son historias durísimas de lo que les ha pasado, a casi todos les han matado algún familiar. Para mí,  estos testimonios humanos de quien ha vivido durante la ocupación y el fuego cruzado durante la contraofensiva, cuando les ocupaban unos y les liberaban otros,  es bastante más duro que lo que vi los cuatro primeros meses de guerra.

¿Cómo es la huella del invasor en las zonas liberadas?

Lo más terrible son las fosas comunes y las cámaras de tortura, luego las carencias que van a tener miles de personas de esos territorios de cara al invierno porque en muchos sitios  no se va a poder restaurar la luz,  Rusia está ahora con una campaña de bombardear selectivamente la infraestructura eléctrica de Ucrania, ha destruido ya más del 30%,  más las zonas en las que ya estaba destrozada de antes y no van a dar abasto para arreglarlo, entonces yo veo a esa gente y pienso cómo van a pasar el invierno con estas temperaturas bajísimas que se alcanzan, sin electricidad y sin calefacción. Además, los puentes de los ríos Donets u Oskil están bombardeados, en muchos sitios no pueden pasar camiones para llevar suministros de comida, lo tiene que hacer los voluntarios, en coches particulares, dando rodeos por caminos de cabras, una cosa tremenda.  Hay muchas personas que no tienen pan,  hablamos de que en el año 2022, ahora mismo, hay gente que, a consecuencia de esta guerra, en Europa no tiene pan, no tiene electricidad, no tiene calefacción y puede que se muera de frío este invierno, es muy duro. 

En la desinformación del Kremlin no se hace referencia a ninguna fosa, ni torturas, todo lo contrario… 

Obviamente, el Kremlin ejerce una mezcla de control de lo que se dice, propaganda y desinformación, todo  junto.  Todavía hablan de esta guerra como de la 'operación especial' y, ahora mismo que están reclutando obligatoria y masivamente a ciudadanos que no tienen experiencia en el ejército, lo último que les van a enseñar son las consecuencias reales que, por el contrario, sí estamos viendo los que estamos en este lado de la frontera, en Ucrania.

¿Pero esta intervención rusa y las formas que se emplean van en contra de los derechos humanos? 

Flagrantemente, durante los primeros meses de guerra, ya vi cómo Rusia empleaba munición que está prohibida por la Convención de Ginebra, en el norte de Kharkiv, en la parte de Derhachi, pude documentar que se habían utilizado bombas de racimo pero es que, al sur de la capital, también hubo días que se bombardeó con fósforo blanco, eso son violaciones del Derecho Internacional de la Guerra y ya se venían haciendo, por no hablar del bombardeo sistemático contra zonas residenciales de civiles, que también está prohibido. Entonces eso ya lo teníamos visto desde desde casi las primeras semanas de la guerra, pero esta otra parte de cámaras de tortura, que decirlo suena mal pero verlo te aseguro que es terrible,  parece que no son propias ni de este siglo sino que parece hemos vuelto doscientos, trecientos o cuatrocientos años más atrás, no te puedes imaginar cómo alguien es capaz de infringir esa barbarie en el año 2022.

¿Cuál es la reacción en este momento del pueblo ucraniano?

Pues mira, ahora mismo, el pueblo ucraniano no concibe ni una negociación ni una vuelta atrás, ellos confían en que la única forma de acabar esto es como una victoria, porque aquí nadie ha aceptado como bueno el paripé aquel que tuvo lugar hace unas semanas cuando se ha anexionaron las cuatro provincias en las que tienen territorios ocupados, ni tampoco la comunidad internacional, eso es Ucrania. 

 Ninguna de las personas con las que hablas está dispuesta a aceptar una negociación en la que se ceda territorio ucraniano a Rusia para que esto se acabe. están dispuestos a seguir con todas las penurias…  Hay muchísima gente que ha perdido su casa, su trabajo, que está mal viviendo y, de cara al invierno, que en estas latitudes se alcanzan los 20 grados bajo cero, pues aún así está dispuesta a pasar por todo esto para no ceder ante Rusia hasta que no se libere todo el territorio de Ucrania, confían en la victoria militar y también les ha renovado los ánimos esta contraofensiva que empezó en septiembre por Kharkiv,  que ahora avanza también desde Nicolaev por Jersón. La gente está cansada, lleva seis meses de ocupación, y aún así nadie contempla la rendición.  

¿No les desmoraliza tanto sufrimiento, incluso con la pérdida y tortura de seres queridos?

No sé como estaban antes, imagino que habría sus enfrentamientos, pero esta guerra ha unido al pueblo ucraniano en torno al espíritu de resistencia, de resiliencia y de creer en la victoria como única salida. Desde el primer día me sorprende el carácter del pueblo ucraniano, una de las cosas que más me impresiona es que bombardean una cosa hoy y, mañana, ya lo están arreglando, sin esperar a que la situación pueda acabar para reconstruir la ciudad entera. 

En primavera nos bombardeaban a diario, por la noche, te levantabas pronto por la mañana para hacer la foto y ya estaban los operarios parcheando el asfalto, habían recogido todo, habían barrido los cristales de las calles y estaba medio arreglado.  Ves ahora Kharkiv y está lleno de grúas reconstruyendo edificios que han bombardeado a lo largo de estos meses. Ese es el espíritu ucraniano. 

¿Es perceptible la deserción de soldados rusos reclutados a la fuerza?   

En los primeros días de esa movilización masiva se contaban por decenas de miles los hombres que salieron por avión, tren o autobús, formándose colas en las fronteras con Rusia de varones que intentaban salir,  igual que en Rusia no ponen las imágenes de lo que está sucediendo en Ucrania, simplemente ponen su propaganda, pues tampoco van a mostrarnos la deserción masiva o la huida de la gente a la que están reclutando. También se habla de que la mitad de los wagner [batallones de mercenarios] están compuestos por personas que estaban en la cárcel a los que se les ha ofrecido la libertad y conmutarles la pena a cambio de equis meses de servicio en el ejército y,  aparte de no estar preparadas son de dudosa moralidad, entonces te puedes imaginar  la calidad de las tropas que está reuniendo ahora mismo Rusia.

¿Cómo se interpretan los mensajes del presidente Vladimir Putin de que esta década va a ser horrible, con amenaza de bombas nucleares y la acusación también del empleo de una bomba sucia por Ucrania?

Han sido tantos mensajes surrealistas … Inició esta guerra con la promesa de 'desnazificar' Ucrania porque se supone que estaba llena de nazis, ahora ya nadie habla de ellos. Luego  se han ido solapando las excusas, después de la de que Ucrania tiene una bomba sucia,  lo último han sido las palabras de Aleksey Pavlov, subsecretario del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa, que ha afirmado que Ucrania debería ser «desatanizada», ¿qué credibilidad tiene todo esto?.  

¿Ve algún final?, ¿para cuando?

Imagino que, aunque solo sea por el desgaste de los arsenales, tanto de un bando como de otro, que eso jamás nos lo van a decir ni a la prensa ni al mundo, no vamos a conocer exactamente cómo van los arsenales, pero después de ocho meses de guerra y un desgaste como éste tienen que estar mermados.  

La capacidad de fabricar armas no es infinita, aunque ahora todas las industrias de defensa estén trabajando al 200%,  las de occidente porque están suministrando armas a Ucrania y Rusia porque las necesita para sí misma, además de intentar comprar a Irán, a Turquía, a Israel y a todo el que puede, pero las armas se acaban, es una cosa finita…  

Se acaban las armas, se acaba el dinero, la guerra es muy cara de mantener; se acaban los hombres, que es la carne de cañón que ponen en el escenario, aunque solo sea por esto yo calculo que tiene el recorrido limitado, quiero creer que terminará al año que viene, no sé en qué parte.

¿Se puede pensar que Rusia sigue una estrategia de esperar a lanzar un ataque mucho más brutal?

Puede ser, Rusia ha cambiado de estrategia varias veces, como en abril, cuando vio que no era viable lo de tomar Kiew, en tres días. A raíz de la contraofensiva, ahora, está también haciendo otro cambio, para ver cómo puede contrarrestar, y pienso que seguirán con el bombardeo selectivo de las infraestructuras eléctricas de Ucrania.  Puede pasar cualquier cosa,  lo de Rusia es impredecible. 

¿Cuánto tiempo vas a continuar en Ucrania?

El hecho de que hayan bombardeado las infraestructuras eléctricas lleva como consecuencia apagones, entonces, en el siglo XXI, los periodistas dependemos totalmente de los dispositivos electrónicos con los que trabajamos, desde el ordenador, al teléfono o las baterías que alimentan las cámaras fotográficas. Podré seguir trabajando aquí mientras los apagones no se prolonguen durante varios días, sean solo unas horas diarias, o haya lugares con generadores donde puedas ir a cargar el equipo, aunque no haya calefacción y me tenga que poner tres abrigos encima… 

 Si estos apagones se prolongan a lo largo de los días,  que además publiqué hace poco un reportaje al respecto con una entrevista al jefe regional de vivienda y suministros, barajan la evacuación de Kharkiv, si se produce un apagón global y no pueden restaurar la electricidad durante varios días, aunque haya refugios con generadores o intenten ayudar a la población de alguna manera, la única forma de sobrevivir con temperaturas bajo cero va a ser evacuar, si lo hacen yo tampoco me voy a poder quedar, así que estoy supeditada a cómo venga el invierno y a lo que suceda, mientras pueda seguir trabajando mi idea es quedarme aquí un poco más.