Buenos aperitivos como tarjeta de presentación

Patricia Martín
-
Buenos aperitivos como tarjeta de presentación - Foto: Rosa Blanco

'El fogón' de Juan José de las Heras, bar Correos.

El bar restaurante Correos, en la plaza de San Facundo, inicia una nueva etapa con el impulso, las ganas y toda la ilusión de Juan José de las Heras, conocido por todos por ‘Guiña’, que lleva toda la vida dedicado a la hostelería. De hecho, cuenta con dos establecimientos en su barrio, en San Lorenzo, Las Nubes y La Tasquita. Hace justo un mes abrió el Correos, con una nueva imagen en el que destaca la madera, el color blanco y la luminosidad del espacio. 
Juan José de las Heras explica que un día le llamó Alberto, el anterior propietario del bar, porque «somos compañeros del colegio», para comentarle que dejaba el bar, por si estaba interesado, no se lo pensó dos veces y se puso en contacto con el dueño del local para llegar a un acuerdo. Una vez pactadas las condiciones, Guiña, junto a sus hijos Sara y Christian, se pusieron manos a la obra para realidad la reapertura del popular y conocido Bar Correos. 
El establecimiento luce un aspecto totalmente renovado, con una ambiente cálido. Destaca por sus altos techos, las vigas de madera, y en el frontal detrás de la barra, han respetado el mueble original de madera, que tiene una historia ya centenaria, según los datos de lo que dispone Juan José de las Heras. 
LOS GUISOS DE LA ABUELA. La cocina de ‘Guiña’ está muy basada en los guisos de siempre, en las recetas «de perolo de la abuela». No faltan las patatas con costillas y con conejo, lentejas, sopas de pan o de fideos. «Los viernes, por ejemplo», explica Juan José de las Heras, «te puedes comer de tapa, con el botellín de cerveza, un cuenco de sopa, y después, unos pocos garbanzos con carne». Una sugerencia que tienen durante toda la mañana porque «hacemos un cocido grande». Los sábados, elaboran una paella y una fideuá, «las dos cosas». Entre los aperitivos y pinchos del bar Correos no faltan grandes clásicos como: conejo escabechado, callos a la segoviana, riñones al Jeréz, oreja guisada y oreja rebozada, chicharrones y «todo tipo de torreznillos» porque los elaboran con varias partes del cerdo. Así como, cuatro tortillas de patata diarias. 
La barra y las meas del Correos vuelven a tener una gran actividad, durante la hora de los desayunos y almuerzos. A la hora de comer y cenar se puede optar por sus platos combinados. De lunes a jueves, cierra sobre las once de la noche. Los viernes y sábados, «unas horas más», porque los clientes están muy a gusto tomando una copa. Los domingos, descansan. De cara al verano, tendrán servicio la terraza y reforzarán la oferta gastronómic con cabezas de cerdo y de cordero asadas por encargo.