"La conciliación en España recibe un aprobado raspado"

AURELIO MARTÍN
-
José Luis Casero - Foto: D.S.

Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense y especialista en Derecho de las Nuevas Tecnologías, inició su carrera como abogado, en 1992, para dedicarse posteriormente a la gestión empresarial, tanto en el ámbito público como privado.

El presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (Arhoe), José Luis Casero Guimón, aboga en esta entrevista por alcanzar la conciliación plena entre la vida laboral y familiar, mientras asegura que «la asignatura pendiente en España es la corresponsabilidad masculina asumiendo derechos y obligaciones en el ámbito doméstico» y entiende que «queda mucho para que podamos llegar a un derecho de conciliación fundamental, real y efectivo en nuestro país».  En un acto de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE), que se canceló por razones ajenas a los organizadores, este jueves, Casero iba a abordar temas como los horarios, la conciliación y la igualdad. 
¿Cómo se encuentra en España el tema de la conciliación de la vida laboral y familiar?
Siendo optimistas, con un aprobado raspado, le falta todavía mucho recorrido para que se pueda consolidar de forma eficiente.  Queda por definir el modelo socioeconómico que queremos de país para poder considerar que no solo somos europeos de derecho sino también de hecho. Somos cuarta economía en Europa, octavos en productividad y tenemos casi un 30% de población trabajando en oficinas más allá de las siete de la tarde, un horario de ‘prime time’ televisivo de locos, que hace que terminen los programas principales de una a una y media de la madrugada… Queda mucho para hacer para que podamos llegar a un derecho de conciliación fundamental, real y efectivo en nuestro país. 
¿Choca la productividad con el derecho al descanso del trabajador?
Algo sé del tema, soy socio director del área de Comunicación del Grupo Auren Blc [consultoría de recursos humanos], los empresarios buscamos talento, queremos ganar dinero de forma lícita,  que en nuestras compañías estén los mejores y que tengan tiempo para disfrutar de su vida personal y familiar, si es el caso, que sean felices, somos muy conscientes de que debe consolidarse más el concepto de humanización de la empresa, pero tenemos muchos hitos y ‘ladrones’ que afectan a la productividad y hacen que trabajemos más de 200 horas que otros países del entorno. Pensamos que las empresas españolas no son más tontas ni menos competitivas, sino que, en ocasiones, respondemos a modelos de organización del trabajo tradicionales que no se corresponden con el tiempo en que vivimos donde la automatización y la tecnología deberían permitirnos ser más competitivos, productivos e innovadores. 
¿Cual es la gestión ideal de horarios, aunque cambiará por sectores?
Parece que la conciliación solamente se limita a los mujeres, cuando la asignatura pendiente en España es la corresponsabilidad masculina asumiendo derechos y obligaciones en el ámbito doméstico, tengas o no descendientes, porque también puedes tender ascendientes en situación de dependencia. Partiendo de esa base también debemos tener en cuenta la singularidad de situaciones de cada persona, no solamente por sectores, no es lo mismo en una consultora un empleado que tenga tres hijos con 30 años y otra de la misma edad sin ellos; y el horario sigue siendo el mismo. 
Es decir, disponemos de 24 horas para desarrollar nuestra vida global, incluyendo la laboral. Sabiendo que hay determinados sectores y actividades que tienen horarios singulares, un horario normalizado debería partir de una flexibilidad de entrada y salida, entrar entre las 7,00 y las 10,00 horas de la mañana y salir entre 16,00 y 18,00 horas de la tarde,  siempre y cuando se cumpla el número de horas pactado con la empresa. Eso nos permite tener la cintura suficiente a nivel empresarial y personal, para tener un tiempo de dedicación en la oficina, un tiempo de disponibilidad, aunque no estés trabajando dentro, porque hay personal comercial que tiene muchas salidas fuera, y las circunstancias personales, si es una pareja, que un día lleve los niños al colegio uno y otro día el otro, por eso ese margen tan flexible. Lo que no podemos pretender es entrar a las once de la mañana y salir a las dos de la tarde. La rigidez siempre ha llevado a consecuencias negativas, en el mundo empresarial y en el personal. 
Lo que parece muy difícil es que un emprendedor pueda disponer de un horario que le permita conciliar, siempre argumentan que se dedican plenamente al trabajo…
Es una cuestión de organización, es un mito que me gustaría romper, he trabajado con jóvenes empresarios, también en la administración pública, en la empresa privada, soy emprendedor, aunque ya tardío, pero he constituido mis empresas… Puede quedar muy bonito contarlo de cara a la galería, parece que estas dedicado a tus clientes en cuerpo y alma pero éstos, posiblemente, no quieren eso, sino tu mente, tu eficiencia y eficacia en las acciones en la que te demandan tu actuación. Hay que revisar el modelo de organización del tiempo, del trabajo y de la vida, el famoso  8+8+8, de reparto de ocho horas de trabajo, otras tantas de vida personal y el resto de descanso, podía tener sentido en el siglo pasado, pero hoy no, hay que partir de otros parámetros. Nosotros hemos elaborado un modelo de organización diferente basado en cuatro ‘d’. Empezando por el final, la primera es descansar, dormir lo suficiente, entre 7 y 9 horas, según la edad, quien no lo hace es ineficiente, al día siguiente, y pagará las consecuencias; luego la ‘d’ de dedicación, que responde al modelo estandarizado de estar haciendo las tareas laborales o de prestación profesional; después hay otra ‘d’, la más novedosa, que es la de la disponibilidad. 
Las tecnologías nos permiten estar conectados pero si no concebimos que son herramientas y no un fin en sí mismas tendremos problemas con la ‘d’ de desenganche y la ‘d’ de descanso. Hay que saber parar, en un momento determinado, a las ocho de la tarde, según el sector y el horario, apagar el teléfono  si estas con tu familia y no tienes ninguna necesidad permanecer conectado con el ámbito personal. Hay una parte de dedicación, otra de disponibilidad, que es la que hay que regular, para que no se coma las dos partes más centradas en la persona, la del desenganche y descanso. 
¿Qué pasa si a una persona no le da el tiempo para desarrollar su trabajo?
Habrá que preguntar por qué, si necesita ayuda, no está capacitada profesionalmente para esta tarea, por qué se lo encargan cuando ocurre esto o porque hay ‘ladrones del tiempo’,  que todos hemos visto alrededor cuando uno ha trabajado en determinadas organizaciones, como lo de ‘voy a echar un cigarrito’,  ‘voy a ver qué ha pasado en la final de Champions’ o tenemos reuniones ineficientes porque nos ponemos en la agenda las reuniones de hora en hora. 
Todos debemos ser corresponsables dentro de la organización, quien tiene unas tareas y no llega tiene que trasladarlo a la dirección, porque a lo mejor necesita ayuda…  Habría que revisar el modelo de trabajo de los calientasillas tradicionales, que venden que necesitan más tiempo para hacer sus tareas, y el de responsabilidad que la dirección marca a esos tipos de trabajadores porque, a lo mejor, se ponen muchos ‘ladrones de tiempo’ entre medias y penalizan a quienes cumplen con sus funciones.  
Luego, si hay una persona que tiene mucho trabajo y le falta tiempo, al final no lo hará bien o de forma excelente y eficiente, en algún momento va a pagarlo, a medio plazo.  Eso también se lo deben aplicar los jóvenes emprendedores que piensan que pueden llegar a todas partes, desgraciadamente no, siempre digo que si se necesita ayuda hay que subcontratar o contratar a trabajadores. Tenemos que empezar a ser dueños de nuestro tiempo laboral.
Si el exceso de trabajo viene impuesto por la dirección, ésta no hace bien su trabajo porque su función es ayudar,  controlar, fiscalizar y dar las herramientas a los trabajadores para que sean eficientes, trasciende a un mero cargo en una tarjeta.  Yo he dirigido equipos de 3.000  personas y la mayor parte del tiempo es escuchar, apoyar y también controlar, que es la parte que menos gusta al trabajador; yo sé lo que se tarda en hacer una nota de prensa, si a las dos horas no se ha hecho pregunto qué ha pasado… Quien carga excesivamente de trabajo a su línea jerárquica inferior lo hace mal, porque pierde la perspectiva humana en el trabajo, que es necesaria al trabajar con una materia prima muy sensible, que son personas. 
¿Qué opina de la medida establecida por el Gobierno de la obligatoriedad de fichar?
Puede parecer una contradicción respecto a nuestro mantra que es la flexibilización horaria, pero el mero hecho de fichar no va en contra de ello, únicamente se controla el momento del inicio de la prestación laboral.  Es una herramienta para el trabajador porque hay empresarios que abusan y acaban teniendo un horario más allá del concertado.  La medida protege al empresario y al trabajador, pero ¿qué es lo que pasa con las horas de disponibilidad laboral, fuera de la oficina?, ¿cómo lo controlamos?, ya no hablamos de fichar o firmar sino de software específicos que hay que implantar en los móviles de empresa, si se tienen, o biométricos, que además suponen un coste a la compañía que debe soportar estas cargas que vienen por la legislación europea. No debería ir en contradicción con la conciliación ni con unos horarios racionales, me gustaría creer que son más organizados y controlados, en beneficio de ambas partes. Eso sí, el Real Decreto fue sacado de forma muy precipitada y pediremos al Gobierno, una vez que se ponga en marcha, que se incorpore a modificaciones la casuística que se vaya registrando día a día en las empresas, para que tengamos un modelo flexible frente a uno rígido con horarios estandarizados.  Queremos creer que el Gobierno nos escuchará. 
En una ciudad como Segovia con sectores como el comercio y el turismo, con horarios muy concretos, ¿cuál sería su consejo? 
Como Arhoe no queremos que el país se cierre a las seis de la tarde, esto no está pensado para todo el mundo, hay que trabajar en base a las singularidades del sector y de las personas. No es lo mismo un comerciante que un autónomo que tiene una gestoría, eso sí, si lográsemos que muchos trabajadores salieran de su oficina o de su fábrica, a las cinco o seis de la tarde, provocaríamos que hubiese en España muchos millones de personas en la calle que podrían hacer muchas cosas en el uso de su libertad, ir a casa, a un gimnasio o a un comercio… Al final, medidas de conciliación para unos van a beneficiar indirectamente a otros, el comerciante hará caja antes porque hay más gente en la calle potencial consumidora de sus productos. También habrá que atender la singularidad del turismo en determinadas zonas. 
Lo digo con respeto, pero no quiero un modelo económico Chino en el que las empresas, incluido el comercio y el turismo, tengan que estar abiertos las 24 horas al día y los 365 días del año.  No quiero que ese sea mi país, pienso que hay tiempo para todo, que los comerciantes y la hostelería y el turismo tienen derecho a conciliar,  de forma diferente a otros sectores productivos. Por ejemplo, mi primo tiene un restaurante en Valladolid y no puede comer a la hora que lo hace la mayoría, o come antes o después… La conciliación no significa que todos seamos iguales, no es lo mismo el horario racional de un comercio que el de un banco o una fábrica, debemos ser lo suficientemente sensatos para buscar el horario que realmente dé rentabilidad al negocio, ¿para qué quiero abrir una tienda de jerseys en Segovia a las ocho de la mañana, cuando el público objetivo está cautivo trabajando? Mi consejo es que hay que abrir en los horarios en los que pueda satisfacer necesidades de su cliente, no puede pretender tener un horario de oficina siendo propietario de una tienda.
Pero seas comerciante, autónomo, emprendedor o empresario, todos necesitamos descansar, echarles horas a nuestro negocio y tener tiempo para desengancharnos y hacer la vida que elijamos. Somos el segundo país en fracaso escolar,  hay muchas generaciones que se están criando prácticamente solas, los famosos ‘niños de la llave’, no tienen a nadie con quien hacer los deberes ni siquiera compartir sus alegrías. 
Tenemos un concurso escolar en Arhoe que nos dicen auténticas barbaridades, los niños afirman  que echan de menos a sus padres y piden tiempo para estar juntos, no solo los fines de semana, los niños tienen calidad y cantidad y tenemos la obligación de procurárselo, el resto es un engaño, sabiendo que todo estamos atados a unas obligaciones laborales, igual que ellos tienen las escolares,  pero no nos hagamos esclavos  de nuestro tiempo y del trabajo y busquemos una excusa para abandonar la esencia fundamental, que somos personas necesitadas de descanso y por que no de cariño, amor y relaciones personales, que trasciende al trabajo y al proyecto empresarial.  
Personalmente eduqué a mis clientes para que no me diese ninguno la lata a  las nueve de la noche y creo que , en los últimos quince años,  solo ha habido dos personas que me han llamado a las diez de la noche, porque tengo muy buena relación, hay que saber desconectar, hay tiempo para todo.