scorecardresearch

La obra del Cervantes complicará el tráfico y el aparcamiento

D. A.
-

El plazo de ejecución mínimo es de tres años y exige una reordenación de la circulación para facilitar el intenso trasiego de camiones que se prevé sobre todo de Los Huertos al Seminario

Tres vallas de obra ya impiden aparcar a la altura del muro de la huerta del Seminario que se abrirá para el paso de camiones. - Foto: Rosa Blanco

El Ayuntamiento de Segovia prevé reunirse la próxima semana con la empresa adjudicataria de las obras del Cervantes para acordar una reordenación del tráfico en el casco histórico que permita el trasiego de camiones hacia la huerta del Seminario, colindante con la parcela del teatro. El proyecto se adjudicó a mediados del año pasado, pero en la zona no había habido más movimiento desde entonces que la instalación de un cartel junto a la fachada en la Calle Real en septiembre. Hasta que esta misma semana se han puesto tres vallas para prohibir aparcar a la altura del muro por donde se abrirá un acceso específico, después de que el acta de inicio de las obras se firmara por fin el 21 de abril, tras llegar a un acuerdo compensatorio con el Seminario.

La concejala de Patrimonio Histórico, Clara Martín, advertía este jueves del «trazado complejo» que tendrán que recorrer los camiones por el casco histórico para llevar a cabo las labores de acopio de material y desescombro. Tocará «reorganizar plazas de aparcamiento, circulación, señalética y demás, para acceder desde la cuesta de San Juan por la calle de Colón hasta la Subdelegación del Gobierno y la huerta del Seminario sin tener que callejear por Arias Dávila y la Iglesia de SanMartín», resumió. 

De Los Huertos al Seminario, los camiones pasarán así por Cronista Ildefonso Rodríguez y Domingo de Soto, dos calles que no son precisamente anchas y suman una veintena de aparcamientos, así como por Conde Gazzola. Actualmente tienen sentido hacia Los Huertos, y ahora los camiones necesitarán pasar por allí de ida y vuelta.

Donde ya ha afectado indirectamente la obra del Cervantes es enla calle San Agustín, ya que el equipo de Gobierno contemplaba reurbanizarla en este mandato (lo incluyó dentro de sus compromisos electorales) y lo ha descartado para facilitar el paso de camiones y prevenir los desperfectos que estos puedan causar.

También afectará la obra a la Calle Real, fundamentalmente, cuando llegue el momento de intervenir y desescombrar en la parte del teatro que se apoya en un tramo de muralla, ya que deberán tomarse «las medidas de seguridad necesarias para evitar la caída de cascotes a la vía pública», explicó la concejala.Los detalles de la reordenación, en cualquier caso, no se terminarán de definir hasta la próxima semana como mínimo.

Entretanto, el plazo de ejecución ha empezado a contar con la firma del acta de inicio de las obras. Oficialmente son 42 meses, la empresa se ofreció a rebajarlo a 36, y el tiempo dirá que estimación se queda más cerca, o menos lejos.