CyL pedirá el confinamiento en casa si no baja la incidencia

SPC
-

El vicepresidente anuncia nuevas medidas el próximo martes si la curva sigue creciendo y confía en contar en 15 días con las armas jurídicas que permitan obligar a la gente a quedarse en casa

Verónica Casado, en primer plano, junto a Francisco Igea y Carlota Amigo, en la rueda de prensa posterior al Consejo. - Foto: Miriam Chacon (Ical)

Castilla y León volverá al confinamiento domiciliario si las tasas de incidencia y la presión en los hospitales de la Comunidad sigue creciendo. Una medida que, en caso de ser necesaria, se empezaría a aplicar dentro de 15 días, una vez que se estudien los efectos del confinamiento perimetral de la Comunidad. En todo caso será una confinamiento más suave que el del mes del marzo, similar al que se aplica en Francia y Alemania, donde se mantienen las actividades esenciales para el mantenimiento del país, y para ello será necesario que cuente con una herramienta jurídica, que a día de hoy no existe, pero que exige al Estado y que confía que pueda llegar en estas semanas. Así lo explicaron los consejeros portavoz y de Sanidad, Francisco Igea y Verónica Casado, que consideran que la situación es «extrema», y a quienes no les temblará la mano a la hora de aplicar las medidas que sean precisas para cortar la expansión del virus. 
«No renunciamos a nuestra responsabilidad, tomaremos las medidas que sean necesarias», con los insultos, las críticas y los «precios políticos necesarios, pero no pondremos la vida de nuestros ciudadanos en juego para ganar una elecciones», advirtió Igea. Y precisó: «Si tenemos las herramientas, tomaremos decisiones. Si el Gobierno no las toma, las tomaremos. Que nadie tenga dudas». Igea, quien reiteró que a él le gustaría tener «un Gobierno responsable», pero dijo que no lo tiene, recordó que la Junta ha trabajado siempre en estos meses desde la solidaridad, pero «llega un momento en el que hay que ser claros». 
«Nos das herramientas, trabajamos; no nos la das, las ponemos», advirtió. Antes de dar el paso, los dos consejeros explicaron que trabajaran con los datos y analizarán, junto a los expertos, el efecto de las medidas. De hecho, este próximo martes se reunirán para conocer los del toque de queda, que entró en vigor el pasado fin de semana. De los resultados dependerá si deciden mayores restricciones, que estarán marcadas ya en el llamado ‘semáforo covid-19’, que se transpondrá en Castilla y León y se aplicarán, con toda probabilidad, a partir del martes, con el fin de que la población conozca con certeza las medidas que entrarían en vigor en función de la evolución epidemiológica. Igea explicó que se trabaja en la restricción de movimientos entre municipios, provincias y áreas, como ha decretado el Gobierno de Murcia, pero precisó que Castilla y León tiene 3.000 municipios. En todo caso, defendió que está demostrado que la reducción de la movilidad disminuye los contagios, informa Ical.
Confinamiento inteligente

Casado avanzó que las recomendaciones del Grupo de Expertos, con quienes se reunió esta semana, pasan no sólo por el confinamiento domiciliario en función de la situación, sino también por el confinamiento inteligente, es decir, que toda la población sea capaz de autoencerrarse y evite al máximo toda actividad social que no sea estrictamente necesaria. 
Respecto al toque de queda, indicó que hay un apoyo general; piden que aumenten la actividad sancionadora y se evite desplazar el ocio a los hogares, y son partidarios de mantener los colegios y los centros de formación abiertos. Del mismo modo, consideran que no es necesario cerrar los cementerios en estas fechas del Día de Todos los Santos, pero sí alertan de los encuentros y las comidas familiares, ya que son los principales focos de contagio.
Contagios

La curva de contagios y decesos sube cada día en Castilla y León, con 1.905 positivos y 26 muertes en las últimas 24 horas, 728 contagios más que el miércoles, que mantienen a la Comunidad en «riesgo extremo», según el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, con 700,5 casos por 100.000 habitantes en 14 días y el cierre perimetral desde hoy. Son datos «muy preocupantes», reconoció la consejera de Sanidad, Verónica Casado. El mayor número de positivos se dio en la provincia de Valladolid, con 489 casos, seguida por Burgos, 386; Salamanca, 325; León, 274; Zamora, 125; Palencia, 123; Segovia, 72; Ávila, 71, y Soria, 42.