La Junta tacha los PGE de «poco satisfactorios»

SPC
-

PP y Cs cargan contra el proyecto por rebajar la inversión y el «hachazo» fiscal, mientras que Podemos defiende las cuentas pero admite que «esperaban más» para infraestructuras

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea. - Foto: Ical

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 presentado este miércoles, que contempla para Castilla y León una inversión de 1.140 millones de euros, no ha dejado un buen sabor de boca en la Comunidad. Junta, Partido Popular y Ciudadanos cargaron ayer contra las cuentas del Gobierno central por rebajar el gasto«real» en la Comunidad y llevar a cabo un «hachazo fiscal». De hecho, desde Podemos, a pesar de defender unas cuentas expansivas y «la más sociales de la historia», si que reconocieron que esperaban «más» en infraestructuras. El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, valoró ayer como «poco satisfactorios» y que «perjudican seriamente» a la Comunidad los presupuestos generales del estado para 2021 con un descenso de las inversiones, menos ingresos más impuestos y «olvido de promesas» en infraestructuras. Así, apuntó que las inversiones caen en un 16% si se descuentan los 293 millones del nuevo fondo de recuperación europea y tildó de «juego malabar» esta inclusión cuando estas partidas no están asignadas y se trabaja en los proyectos. En este sentido, se preguntó si esta decisión de la distribución de los fondos ya está tomada, pese a que estas cantidades deben ir asignadas a proyectos concretos y pidió aclarar estos términos porque hay gente trabajando en estas propuestas.
«Se perjudica muy seriamente a Castilla y León», aseveró, al detallar la subida del IVA para bebidas azucaradas cuando la comunidad produce el 85% en el sector azucarero remolachero y en el impuesto de matriculación un «sector vital». A ello unió «olvidos de promesas» en la autovía León-Valladolid, Ponferrada-Orense o el campo de Monte la Reina. También, pidió que se aclare si los fondos europeos ya están repartidos para no realizar el trabajo añadido de los proyectos.
«Falsos y tramposos»

Mucho más duro se mostró el portavoz del Grupo Popular en las Cortes, Raúl de la Hoz, que calificó de «falsos y tramposos» los próximos Presupuestos Generales del Estado. Además, denunció el «hachazo» fiscal a las clases medias y trabajadoras y que las inversiones reales suban en Cataluña, mientras bajan en la Comunidad, a pesar de la «absurda trampa» de los fondos europeos. Tras la reunión de la Junta de Portavoces, De la Hoz aseguró que los presupuestos son «falsos» en los ingresos, porque están construidos sobre un escenario de crecimiento del 9,8%, que es «irreal», frente a las previsiones de otros organismos, lo que hace que la previsión de recaudación de impuestos contenga un incremento de 26.000 millones de euros, de los que 14.000 son por la mejoría de la economía, algo en lo que existe un consenso en que es «imposible». También, Raúl de la Hoz anunció una proposición contra la subida del IVA de las bebidas azucaradas del diez al 21 por ciento.
En esta línea, el portavoz de Ciudadanos en las Cortes, David Castaño, afirmó que las políticas expansivas son «bajar impuestos» y no subirlos al diésel. Castaño insistió en que el aumento impositivo al diésel y a las bebidas azucaradas supone subir los impuestos «sociales a todos los españoles». «¿Quién paga eso?», se preguntó el parlamentario ‘naranja’, quien consideró necesario «enseñar economía» al grupo Podemos. «No les vendría mal un año de aprendizaje», sentenció.
«Las más sociales»

Por su parte, el secretario regional de Podemos, Pablo Fernández, defendió que el proyecto de presupuestos configura las cuentas «más sociales de la historia», aunque admitió que le he hubiera gustado «un poco más de inversión» en infraestructuras y carreteras. El portavoz del Grupo Mixto y procurador de Podemos indicó que son unos presupuestos «ajustados y adecuados» a la realidad actual, «expansivos» y que priorizan la atención a las personas, según informa Ical.