scorecardresearch

Iberdrola prevé un beneficio de hasta 4.200 millones este año

Agencias
-

Ignacio Galán recibe el respaldo masivo de los accionistas a su gestión, con un 98% de los apoyos, y anuncia el mayor dividendo de la historia de la compañía, 0,44 euros por título

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en la Junta de Accionistas celebrada en Bilbao - Foto: IBERDROLA

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ratificó ayer en la Junta General de Accionistas, celebrada de forma presencial en la Torre Iberdrola de Bilbao, el objetivo de la compañía de alcanzar un beneficio neto récord para este 2022 de entre 4.000 y 4.200 millones de euros, incrementando así el dividendo para sus accionistas «en la misma proporción». El directivo, que se dirigió a los más de 600.000 accionistas convocados, respaldó así el compromiso con las previsiones anunciadas hace unos meses al mercado, debido a la buena evolución de la empresa en lo que va de año, especialmente en su negocio en Estados Unidos y Brasil. Además, Galán recibió un amplio respaldo a su gestión, del 98%, por parte de los accionistas de la eléctrica.

«Las inversiones, que han alcanzado 9.940 millones de euros, nos han permitido crecer a un ritmo superior al previsto, confirmando el éxito de nuestro modelo sostenible dirigido a consolidar una economía libre de emisiones e independiente energéticamente», aseguró el dirigente. 

La consecuencia de este efecto inversor y el ritmo de su actividad se ha trasladado a los resultados y a la retribución al accionista. De hecho, las ventas han alcanzado la cifra de 39.114 millones de euros, con un incremento del 18% respecto del ejercicio 2021 y el beneficio operativo del grupo se situó en los 12.006 millones de euros, un 19% superior al del ejercicio anterior. 

Además, el beneficio neto escaló hasta la cifra de 3.855 millones de euros, con un crecimiento del 8% respecto de 2020. «Son estos excelentes resultados, conseguidos con el esfuerzo, la dedicación y el acierto de todos los profesionales que forman parte de Iberdrola, los que nos permiten comprobar con orgullo la compañía que es hoy», comentó Galán.

Desde la llegada del directivo, la compañía ha pasado de ser una eléctrica local a consolidarse como la primera de Europa, multiplicando por siete su tamaño en los últimos 20 años. 

Durante la presentación, el presidente insistió en que Iberdrola tiene un modelo de negocio resiliente en el actual contexto de mercado: cuenta con una alta diversificación (un 70% procede del área internacional), una sólida estructura financiera (un 80% de la deuda es a tipo fijo y largo plazo) y compras con precios cerrados o asegurados para 2022, evitando así las tensiones actuales de las materias primas.

De la misma manera, Galán explicó que la actual subida del gas que se está produciendo en el mercado mayorista no se repercutirá en los clientes.

Un 5% más que en 2021

En este contexto, la Junta de Accionistas -a propuesta de su Consejo- aprobó un dividendo complementario de 0,27 euros por acción, que se abonará el próximo agosto. 

Este, sumado al dividendo a cuenta ya distribuido -de 0,17 euros brutos por acción-, representa una remuneración total de 0,44 euros por acción, un 5% superior a la distribuida un año antes. 

La Junta General aprobó un nuevo programa de recompra de acciones propias con la finalidad de reducir el capital social. El objetivo es cumplir el compromiso del grupo de mantener estable el número de acciones en circulación.