scorecardresearch

Podemos apoya las movilizaciones contra las macrogranjas

D.S.
-

La formación morada a nivel provincial apoya las movilizaciones vecinales contra las macrogranjas porcinas en la comarca de la campiña segoviana, y exige una moratoria al gobierno autonómico para estas explotaciones ganaderas.

Podemos pide a la Junta una moratoria para frenar la instalación o ampliación de macrogranjas en Segovia.

Podemos Segovia ha lanzado un comunicado donde manifiesta su apoyo a las movilizaciones en defensa de las pequeñas explotaciones familiares y en contra de las macrogranjas de porcino. “Nos preocupa la multiplicación de proyectos de macrogranjas porcinas en nuestro país, nuestra comunidad y también en nuestra provincia. Es un modelo de pan para hoy y hambre para mañana: la explotación intensiva extrema de estas macrogranjas porcinas pone en riesgo no sólo la calidad de vida de los vecinos y vecinas del medio rural, sino todo el equilibrio medioambiental de zonas ya muy vulnerables y la viabilidad de las pequeñas explotaciones familiares que no pueden competir con los gigantes de la industria agroalimentaria", indica la formación en un comunicado.

En el caso de nuestra provincia "la situación es especialmente grave", pues "se está planteando instalar estas explotaciones en zonas que arrastran problemas graves de deterioro por contaminación de suelos agrícolas y aguas, lo que puede agravar mucho la situación medioambiental de nuestro entorno rural”. Así resumían la posición de Podemos Segovia sobre la proliferación de estas explotaciones porcinas Julieta Alba y Carlos Gil, portavoces de la formación morada a nivel provincial.

Y es que este fin de semana han tenido lugar manifestaciones de los vecinos y vecinas contra estas macrogranjas, que se están multiplicando especialmente en la comarca de la Campiña segoviana. El proyecto de macrogranja en Bernardos, el más inminente de todos los previstos, ha provocado la reacción de ayuntamientos y vecinos de la zona a través de la creación de plataformas vecinales y la convocatoria de concentraciones de protesta. A estas acciones, que han tenido lugar este sábado 3 de julio y han sido convocadas por los vecinos de Santa María la Real de Nieva, han acudido en representación de la formación morada tanto los coportavoces provinciales, Alba y Gil, como Oscar García, concejal de Podemos en Espirdo y Mercedes Marinero, concejala en Marugán.

Además, desde la formación morada señalan que “las macrogranjas tienen un impacto negativo directo en los municipios donde se instalan, pero también en todos los pueblos cercanos debido a las enormes necesidades de vertido de purines. La gestión de estos purines sigue siendo, en palabras de expertos y de la propia Junta de CyL, un problema sin resolver. En un modelo de producción como el que defendemos desde Podemos, de granjas familiares pequeñas o medianas, sostenibles, la gestión adecuada de estos residuos podría ser un objetivo alcanzable; en el modelo intensivo de macrogranjas es absolutamente inviable”, señalaban Alba y Gil.

En cuanto a las promesas de desarrollo económico vendidas por los promotores de los proyectos, los portavoces provinciales de la formación morada las consideran más que dudosas: “estas explotaciones ni siquiera suponen una alternativa económica y laboral para el medio rural: generaran pocos puestos, y, en la mayoría de los casos, de baja calidad. No solo crean muchos menos puestos trabajo y mucha menos economía local que las explotaciones familiares, sino que además pueden hacer desaparecer la frágil economía rural que ya existe”. Alba y Gil dejan claro el modelo que desde Podemos Segovia defienden para el ámbito rural: un modelo de desarrollo agro-ganadero, ecológica y socialmente sostenible, basado en proyectos familiares, que garantice los derechos y servicios públicos necesarios para una vida digna en el medio rural.

Por todo ello, desde Podemos Segovia anuncian su apoyo a las reivindicaciones y demandas de los vecinos de Bernardos y los demás pueblos de la comarca, y exigen a la Junta de Castilla y León una moratoria tanto a la concesión de nuevas licencias como a las solicitudes de ampliación de las ya existentes