Así será el 'nuevo' cole

Nacho Sáez
-

400 niños han participado hasta ahora este verano en Segovia en Conciliamos, que se ha convertido en un ensayo general para la vuelta a las clases. Las mascarillas, la distancia de seguridad y numerosas medidas más marcan esta actividad.

Así será el 'nuevo' cole - Foto: Rosa Blanco

Tras más de una década como trabajador de Conciliamos, José María González ha debutado como monitor- responsable del programa este año. Una edición marcada por las estrictas medidas de seguridad que exige el coronavirus pero que no ha visto esfumarse la alegría y la diversión que lo caracterizan, según subraya. «Los primeros días había algunas incomodidades, pero cuando te quieres dar cuenta ya te has habituado», explica este empleado que además es profesor de música y colaborador de Madrugadores, otro programa que permite a las familias durante el curso anticipar la llegada de los niños al colegio y facilitar la conciliación.

Este verano participa activamente en el colegio Diego de Colmenares en el ensayo general a pequeña escala de la vuelta al cole en el que se ha convertido Conciliamos. Son las once de la mañana del miércoles y un hombre que transita por el paseo de Conde de Sepúlveda se detiene a observar unos segundos cómo es la nueva normalidad en el patio de un centro educativo. Un par de pupitres han abandonado las aulas y son ahora un obstáculo en medio de la cancha de fútbol sala que ocupa el patio del Diego de Colmenares. No pasa nada porque nadie juega con la pelota. Hay que preservar la distancia de seguridad y por eso, enseguida se detecta que los participantes en Conciliamos han sido repartidos en varios grupos con el objetivo de que no se mezclen. Cada grupo está con su monitor y no interaccionan entre sí.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Isabel Blanco, destacó este pasado martes que en ninguna de las actividades que han organizado (Crecemos y Rural Camps CyL, además de Conciliamos) se han registrado incidencias. «Las directrices son estrictas», recalcó. En el caso concreto de Conciliamos, su departamento editó una guía al comienzo del verano que incluyó la adopción de una serie de medidas «para garantizar la seguridad y la salud de los participantes» ante la covid-19. Así, estableció por ejemplo que en cada centro no podría haber más de 80 personas, incluidos los monitores, o que cada uno de estos tendría como máximo a su cargo a nueve menores. La consejera de Familia ha reconocido que se ha reducido la participación de las familias, pero considera que es «entendible» por el bien superior de combinar la seguridad con una oferta amplia.

Así será el 'nuevo' coleAsí será el 'nuevo' cole - Foto: Rosa Blanco

En este sentido, Conciliamos vive su edición más extensa. De un presupuesto de 807.000 euros ha pasado a 1,6 millones de euros y de realizarse solo en julio a hacerlo también en agosto para dar oxígeno a muchas familias que este año no se marcharán de vacaciones a consecuencia de la crisis. «Es una incógnita cómo va a ser agosto», apunta el monitor-responsable del Diego de Colmenares acerca del índice de participación que tendrá el programa durante ese mes.

Al diseñarlo para las actuales circunstancias excepcionales se dividió en tres turnos. En el primero (del 24 de junio al 19 de julio) contó con 70 niños, y en el segundo (del 20 de julio al 9 de agosto), 78. Para saber las cifras del tercero (del 10 al 31 de agosto) habrá que esperar, como en el resto de centros que se han adherido este verano a Conciliamos, más de medio centenar en toda Castilla y León. Hasta el momento, los más solicitados en la provincia de Segovia han sido precisamente el colegio Diego de Colmenares (con un total de 148 participantes), Los Almendros en La Lastrilla (81), el Edificio Multifuncional El Arenal en El Espinar (60), el Marqués del Arco en San Cristóbal de Segovia (51), La Atalaya en Palazuelos de Eresma (33) y Las Cañadas en Trescasas (27).

«Estamos de 7:45 a 15:20 horas, pero las puertas solo están abiertas de 7:45 a 10:00 y los padres no pueden entrar», revela el monitor-responsable del Diego de Colmenares mientras los chavales juegan y corretean por el patio, se podría decir que ajenos al caos que se ha apoderado del mundo desde que comenzó este 2020. «Siempre que la climatología lo permite, intentamos hacer muchas actividades al aire libre», apunta el propio González, que cuando toca regresar a las aulas organiza a los grupos en filas para que mantengan la separación que han guardado hasta ese momento y se minimicen riesgos.

Así será el 'nuevo' coleAsí será el 'nuevo' cole - Foto: Rosa Blanco

En la guía informativa de Conciliamos 2020 se subraya también que «a lo largo de cada semana del programa se procurará que los grupos de monitor y menores estén formados siempre por las mismas personas para que, si apareciese un caso de contagio, se pueda limitar la propagación de la enfermedad y facilitar el estudio de contactos». Al entrar al recinto incluso se desinfectan el calzado. «Para evitar que los menores compartan material no fungible deberán llevar su estuche con el material básico para la realización de las actividades del programa con el contenido que se indique por los monitores el primer día», añade.

Todo con tal de evitar un disgusto. Porque el peligro está ahí también en el comedor y en el horario de tarde, que ha sido otra de las novedades de la edición de este año de Conciliamos. En las localidades de más de 20.000 habitantes, la Junta ha ofrecido el servicio de comedor y ampliación del horario siempre que se alcanzase un mínimo de 15 niños participantes, aunque la Administración autonómica también aclaró que «en ningún caso» un menor podrá permanecer m ás de ocho horas diarias en el programa. En la provincia de Segovia, Conciliamos –no en concreto el servicio de comedor– ha registrado cupo suficiente de participantes para que se desarrollara en todos los municipios que lo habían demandado, excepto en el Real Sitio de San Ildefonso, según informó la gerente territorial de Servicios Sociales, Carmen Well. El número mínimo de solicitudes necesario era de 15 niños en municipios de más de 5.000 habitantes, de ocho en localidades a veinte kilómetros de otro municipio en el que se realizara el programa y de ocho en los pueblos de 3.000 a 5.000 habitantes censados.

Eso sí, el primer día de asistencia del menor su familia tenía que aportar una declaración responsable firmada por uno de sus progenitores en la que aseguraran que durante los 14 días previos a su incorporación al centro, el niño no había sufrido tos, fiebre, cansancio o falta de aire y que no había estado en contacto con ninguna persona con estos síntomas. Este protocolo es probable que se aplique también en el curso escolar que debería comenzar en septiembre, aunque todavía se desconoce cómo será. «Quizás esto nos sirva para aprender y hacer mejor las cosas», zanja el monitor-responsable del Diego de Colmenares.

Así será el 'nuevo' coleAsí será el 'nuevo' cole - Foto: Rosa Blanco

Así será el 'nuevo' cole
Así será el 'nuevo' cole - Foto: Rosa Blanco