scorecardresearch

151 años esperando a 'Nabucco'

Agencias
-

El Real acoge a partir del próximo martes y hasta el 22 de julio una de las mejores óperas de Verdi, que no ha perdido actualidad

151 años esperando a ‘Nabucco’ - Foto: EFE/Teatro Real/ Monika Rittershaus

La cuenta atrás ha comenzado. El Teatro Real acogerá el próximo martes el estreno de la ópera Nabucco, de Verdi, 151 años después de su última representación en el coliseo madrileño, una anomalía que el director artístico, Joan Matabosch, considera que «ya era hora» de corregirla.

«Hay cosas que no se pueden entender y esta es una de ellas. Nabucco es muy popular, sobre todo el Va pensiero, pero las cosas hay que demostrarlas y hacer un esfuerzo. Será muy popular, pero ya tocaba traerla y esta vuelta se parece mucho a una novedad», añadió.

Esta obra cumbre del genio italiano llegó a España en 1844, primero a Barcelona y luego a Madrid, y se hizo prácticamente indispensable en los repertorios de teatros nacionales. De hecho, el Real estuvo desde su inauguración en 1850 «ligadísimo» a esta pieza.

Con dirección musical de Nicola Luisotti y escénica de Andreas Homoki, Nabucco ha sido siempre considerada la primera ópea que cuenta «con el pueblo como protagonista». «Es uno de los grandes ejemplos de cómo el sistema autocrático utiliza la opresión cuando su poder decrece: es algo que hemos podido ver estos días en Ucrania», remarcó Andreas Homoki, responsable de la parte escénica. 

En el texto original, es el pueblo hebreo el que está esclavizado por Babilonia, una situación que la propia Italia de Verdi «veía como un espejo» de sus relaciones con los austrohúngaros en el norte del país. De hecho, Homoki ha decidido trasladar la escenografía al siglo XIX, como una «lucha entre la tradición aristocrática europea y el movimiento liberal revolucionario».

Nabucco convirtió a su autor en un compositor «más querido» por sus compatriotas. El empresario Bartolomeo Merelli le hizo llegar el libreto en un momento vital complicado -había perdido a la mujer e hijos-, pero finalmente Verdi aceptó y logró una obra revolucionaria «capaz de captar las ansias de libertad de todo un pueblo».

«Cuando Verdi firma Nabucco, no sabía que iba a convertirse en un héroe nacional», explicó el director musical del Real, Niccola Luisotti, quien recordó cómo el parmesano únicamente contó con 12 días desde el primer ensayo hasta el estreno, para poner en marcha la ópera. Así, cambió la orquestación del momento, puesto que apostó un mayor uso de los metales -trompetas o trombones- a fin de «dar una mayor fuerza».

Genio visionario

También tuvo algo de «visionario». «Un dictador hace una deportación de los hebreos y queda captado en Nabucco: no era algo habitual en ese momento, aunque ahora, tras la época nazi, lo tengamos muy presente. Y ese coro de gente en Va pensiero, que no se puede mover, pero sí viajar gracias a que son libres de pensar, es algo mágico», subrayó.

No solo en esta relación de poder se mueve la obra, ya que también hay un «conflicto familiar». El rey de Babilonia, con un poder «en declive», tiene dos hijas y una de ellas se unirá «a los enemigos del sistema» reconociendo esa caída, frente a la otra «incapaz de aceptar el final del sistema tradicional».

Las funciones de Nabucco, que cuentan con el patrocinio de la Fundación BBVA, tendrán lugar entre el 5 y el 22 de julio -15 funciones en total-. Nicola Luisotti dirigirá su séptimo título verdiano al frente del Coro y Orquesta del Real.

ARCHIVADO EN: Ópera, Teatro Real, Teatro, España