scorecardresearch

Los mejores torreznos que ha probado Carlos Herrera en su vida

DS
-

El periodista ensalza los torreznos de Cañas de Bernardos

El director y presentador de 'Herrera en COPE' no esconde sus preferencias gastronómicas en su cuenta de Instagram y así lo ha hecho recientemente con un producto de Segovia. "Estos torreznos de Cañas (Bernardos, Segovia) son de lo mejor que he probado en mi vida. Qué barbaridad!!". El mensaje del periodista Carlos Herrera ha recibido multitud de 'me gusta' y de reacciones, algunas de ellas recordando que el responsable de esa maravilla culinaria es Cecilio Villacorta. Ceci, como es conocio en Bernardos, trabajaba «en la pizarra», como muchos de sus vecinos hasta que la crisis de la construcción golpeó al sector. Lejos de buscar otros horizontes laborales que le forzaran a abandonar su pueblo, se fijó en una antigua fábrica de embutidos, cuyos orígenes, según comenta, se remontan «a 1910 ó 1915». Sin ninguna experiencia, más allá de participar cada año en las tradicionales «matanzas domiciliarias» de los cerdos, Cecilio se propuso resucitar 'Embutidos Cañas' que debe su nombre a la familia que la puso en marcha. Limas Cañas, el carnicero del pueblo, gozó de merecida fama con aquellas morcillas que fabricó en su casa junto a su esposa Domitila, especialista, por su parte, en la fabricación de 'chicharrones'.

Cecilio tomó las riendas de la empresa de embutidos en 2012 y ha logrado en pocos años ganarse una buena cartera de clientes gracias a sus chorizos y torreznos, que ya vende también fuera de Segovia, a varias zonas de Cataluña y a provincias tan dispares como Guadalajara o Alicante. «He tenido muchas oportunidades para irme a trabajar fuera de Bernardos y he renunciado a todas», confiesa el empresario, que explica cómo su proyecto como emprendedor rural no está exento de sacrificio, pues «obliga a estar al pie del cañón los 365 días al año, porque aquí estamos para dar servicio a la gente que confía en mí». 

Cecilio Villacorta, que trabaja tanto en la fabricación de los embutidos como en su reparto y distribución, valora tener su negocio en su propio pueblo, algo que, según dice, le ofrece no pocas ventajas, porque «después de desayunar puedo llevar a mis hijos al colegio o atender cualquier percance que pueda surgir» mientras que destaca que  «vivo en un pueblo único, rodeado de naturaleza y eso es calidad de vida».