Obligan a hacer fijos a los profes de música de La Granja

Sergio Arribas
-
El alcalde, José Luis Vázquez, en una imagen de archivo, en el acto de inauguración del curso de la Escuela de Música y Danza del Real Sitio.

El fallo del Juzgado de lo Social, que ha sido recurrido, podría amparar a los empleados temporales de otros municipios.

El Juzgado de lo Social de Segovia ha condenado al Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso a transformar en ‘fijos discontinuos’ los contratos temporales de media docena de profesores de su Escuela Municipal de Música y Danza, que verán así reconocidos derechos como la antigüedad en su vinculación laboral con el consistorio, en algún caso con más de una década de relación. 
El consistorio que dirige José Luis Vázquez ha presentado recursos ante el TSJ de Castilla y León, con sede en Burgos, según confirmaron fuentes jurídicas. No obstante, ambas partes coinciden en que las sentencias —que esgrimen idénticos argumentos para dar la razón a los demandantes— sientan un claro precedente al que podrían acogerse decenas de monitores y docentes contratados durante años, de forma temporal, por los ayuntamientos de la provincia para nutrir a sus escuelas de música, deportivas y culturales.
Las sentencias, dictadas el pasado 11 de enero, dan la razón a seis profesores de la Escuela Municipal de Música y Danza —el centro cuenta con una 11 docentes— que venían prestando sus servicios a través de contratos temporales, por obra o servicio que se iban encadenando durante años. Durante años, estos docentes eran contratados en octubre y despedidos en junio.
La magistrada-juez argumenta que la jurisprudencia del Tribunal Supremo mantiene que la contratación temporal se realiza para atender «circunstancias excepcionales u ocasionales» mientras que, por el contrario, el contrato fijo discontinuo debe existir cuando «se produce una necesidad de trabajo de carácter intermitente o cíclico, o lo que es igual, en intervalos temporales separados pero reiterados en el tiempo y dotados de cierta homogeneidad». 
La titular del Juzgado de lo Social sostiene que, en todos los casos, «el vínculo laboral es único», dado que «desde el primer contrato de trabajo, para cubrir una necesidad permanente, la naturaleza jurídica de la relación contractual nació con vocación indefinida». En este sentido, declara que las relaciones contractuales «tienen carácter indefinido, fijo discontinuo, a jornada completa», reconociendo la antigüedad de la relación laboral desde la firma del primer contrato, en algún caso suscrito hace 12 años. 
«FRAUDE DE LEY». «Son contratos temporales que se encadenaban a lo largo de los años. Era un fraude de ley, porque aunque hay un periodo de dos meses, en verano, en los que no trabajan, siempre desempeñaban la misma actividad. Hemos conseguido que se les reconozca la antigüedad y la categoría de fijos discontinuos», explica el abogado de los profesores, Pedro Arahuetes. El letrado mantiene que esta sentencia crea precedente para otros profesores que se encuentren en una situación similar. Arahuetes hace referencia a actividades culturales y deportivas «permanentes» para las que los ayuntamientos emplean durante años a los mismos profesores y monitores con contratos temporales. «Podrán reclamar su antigüedad, sus derechos y que esos contratos temporales, por obra y servicio, pasen a ser fijos», afirma.
No obstante, para el abogado, ex-alcalde de Segovia, la «relevancia» obedece a que la sentencia recae sobre una administración pública «que tiene que dar ejemplo, cumplir la legalidad y no utilizar el fraude de ley para, en este caso, crear situaciones desfavorables para los trabajadores». «Y máxime —añade— en un ayuntamiento que se supone que es progresista, socialista y que presume de ello». 
Para Arahuetes, «lo primero» que tendría que hacer el gobierno socialista de Vázquez es «mirar su actividad interna y desarrollar políticas sociales y de protección de los trabajadores dentro del seno de su propia actividad, en este caso, de la Escuela Municipal de Música y Danza. Si están cometiendo una ilegalidad, asúmalo y tome las medidas para que eso no vuelva a suceder».
El abogado considera, además, que los recursos presentados por el ayuntamiento del Real Sitio solo le supondrán «ganar tiempo» antes de aplicar las sentencias, pues, a su juicio, «no se trata de un fallo judicial dictado a la ligera o cogida con alfileres. No veo resquicio para que prosperen los recursos».
Por otra parte, Arahuetes mantiene que la actitud de los seis profesores con la presentación de las demandas demuestra su «valentía». «Se lo han pensado mucho. Me consta que han intentado solucionarlo por las buenas antes de dar este paso. Han tenido cierto temor, no digo a sufrir represalias, pero sí a no ser bien vistos por parte del Ayuntamiento. Creo que el resto que quieran seguir esta senda, lo van a tener casi resuelto».
El conflicto laboral en el Real Sitio se añade al que sigue vivo en Coca, donde su Banda de Música se negó a tocar en la Cabalgata de Reyes para denunciar las «malas condiciones laborales» de su director, Asier Doval.

OTROS MUNICIPIOS. El primer teniente de alcalde y concejal de políticas municipales del Real Sitio, Samuel Alonso (PSOE), ha asegurado que siempre «estamos a favor de los trabajadores y de sus derechos» aunque los servicios jurídicos «no pueden permitir posibles irresponsabilidades de los representantes públicos», de manera que «son ellos los que nos guían para recurrir o acatar la sentencia». Aunque Alonso dejó en el aire la presentación del recurso, fuentes jurídicas han confirmado a El Día de Segovia, que el ayuntamiento del Real Sitio ha presentado ya recursos ante el TSJCyL, con sede en Burgos, contra las seis sentencias dictadas por el Juzgado de lo Social de Segovia. Lo ha hecho a través de los servicios jurídicos de la Diputación Provincial. 
En todo caso, Alonso sostiene que «nos consta que otros municipios» de la provincia «están en la misma situación» en relación al profesorado de sus bandas municipales y escuelas de música; «esperando —según dice— lo que fuera a determinar la jueza» en el caso de los docentes del Real Sitio. El responsable municipal reconoce que este pronunciamiento judicial, que obliga a transformar contratos temporales en fijos discontinuos, puede afectar también a multitud de servicios que ofrecen los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes, desde deportivos hasta culturales. «Esto sucede —recalca— porque no hay una regulación clara desde la Junta y la Diputación, que son quienes tendrían que asumir sus competencias en materias como juventud, cultura y deporte». Alonso recuerda que ayuntamientos como el del Real Sitio asumen competencias «impropias» en la convicción de que sus vecinos tienen «los mismos derechos» a disfrutar de servicios que quienes vivan en las ciudades. «La falta de sensibilidad de la Junta y la Diputación provoca que los ayuntamientos tengamos una inseguridad jurídica, la misma que se refleja en los trabajadores que los prestan». A juicio del edil, «el problema de fondo es el actual sistema de financiación local, que es injusto para los pequeños municipios».