El lenguaje de la música

Patricia Martín
-

'Los diez lugares' de Fernando San Romualdo, director artístico del grupo de danzas La Esteva.

En la plaza de la Merced. - Foto: Rosa Blanco

Fernando San Romualdo Agejas (Segovia, 1954) es maestro industrial en la Rama del Metal. Trabajó como personal civil a cargo de la Administración Militar. Actualmente está jubilado. Siempre ha estado muy ligado al folclore y la música en diferentes grupos, siendo el más significativo -y con el que sigue en activo- La Esteva, que proviene del grupo de Coros y Danzas de la Sección femenina, del que su padre, el recordado ‘Silverio’, fue dulzainero y del que él es, desde el año 1987, profesor y director artístico.

1. El Mesón de Cándido. El restaurante más significativo y especial porque, desde muy joven, acompañaba a su padre, Mariano San Romualdo  ‘Silverio’ para interpretar la dulzaina y tambor. Ritmos castellanos tan característicos  como la popular ‘Entradilla’, recogida en el Cancionero de Castilla de Agapito Marazuela. ‘Los Silverios’ siempre acudían y lo siguen haciendo para amenizar, en Cándido, los diferentes eventos que allí se celebra como bodas o recepciones a personas y grupos importantes.
2. Juguetería La Infantil. Es el comercio más representativo de juguetes de la ciudad. Cuando era niño le encantaba ver sus escaparates y recuerda cómo pasaba muchos ratos con sus amigos  viendo los trenes y los coches. Hace un par de años disfrutó mucho con la exposición que se realizó en el Torreón de Lozoya con motivo de la jubilación de Goyo Garrido.
3. El Barrio de San Andrés. En San Andrés transcurrió su infancia y adolescencia. Vivían en la plazuela de la Merced, en lo que es ahora una de las delegaciones de la Junta de Castilla y León porque su padre trabajaba como conserje de la antigua institución de la Sección Femenina. Guarda muchos recuerdos de cuando jugaba en la plazuela con sus amigos o cuando empezó a acompañar al ‘Cristo Yacente’, de Gregorio Fernández, junto con sus hermanos Javi, Manín y Jesús y un amigo del barrio, Marino. 
4. El Alcázar.  El monumento por excelencia de Segovia por ser el más cercano y característico del barrio donde nació. Recuerda que solían ir muchas tardes y como conocían a la gente que trabajaba en el Alcázar, les dejaban entrar y jugaban al ‘escondite’, eso sí  con la condición de no molestar mucho. Confiesa que era muy divertido y emocionante jugar por las diferentes estancias.  
5. La Alameda del Parral.  La Alameda del Parral porque bajaba andando con mis amigos hasta allí para pasar las tardes de verano. Íbamos a montar en las barcas que había en el río Eresma, pues eran de un vecino del barrio de San Andrés.  
6. Enlosado de la Catedral. Hay muchos lugares que le recuerdan a la infancia y casi todos están en el barrio de San Andrés, sin ir más lejos la puerta de la iglesia era el lugar de encuentro de todos los amigos del barrio durante el verano, donde solían charlar y compartir momentos.  También destaca el Enlosado de la Catedral, porque era habitual que fueran allí a jugar a rescate pero, sobre todo, al fútbol. 
7. El Teatro Juan Bravo. Muy ligado a él desde siempre. De pequeño, era el cine al que iban, por ser propiedad del abuelo de su amigo del barrio, Agustín. Después, ha sido y sigue siendo el escenario donde se han representado diferentes espectáculos que ha diseñado para la Asociación Cultural Grupo de Danzas La Esteva. 
8. Las Islas Canarias. Se perdería en las Islas Canarias porque le encantan sus ritmos, música tradicional y sus bailes. Ha tenido la oportunidad de participar en festivales folclóricos nacionales e internacionales en alguna de sus islas representando a nuestra provincia con La Esteva. Además, Rosa y eligieron como destino de viaje de novios este archipiélago. 
9. La música y los pueblos.  Tantas anécdotas y momentos inolvidables gracias a la música y el folklore que no podría elegir uno, sino todos los pueblo en los que tocó con la orquesta Contraste, Music Sound o ‘Los Diamantes’ el grupo en el que tocaban sus hermanos Javi, Jose y Manín, a los que iba acompañando a dulzaineros como Luis Barreno, Mariano Contreras ‘El Obispo’ o Crecencio Martín ‘Siete Almuerzos’ y a su padre, y sigue con la Esteva. 
10. Monasterio de San Antonio el Real. Le sorprendió mucho cuando lo visitó por primera vez con mi familia. Un lugar extraordinario y que puede pasar un poco desapercibido.