Raisí promete un gobierno "revolucionario"

EFE
-

El clérigo rigorista obtuvo en los comicios un 61,9% de los votos, aunque la participación fue excepcionalmente baja, de solo un 48,8%, el peor dato de todas las presidenciales celebradas en Irán

Raisí promete un gobierno "revolucionario"

El presidente electo de Irán, el clérigo rigorista Ebrahim Raisí, prometió formar un gobierno "trabajador, revolucionario y anticorrupción", refiriéndose el segundo término al estricto cumplimiento de los principios del sistema teocrático del país.

En un comunicado publicado en las últimas horas, Raisí se presentó como "un servidor de la República Islámica en su totalidad", tanto de los que votaron por él o por otros candidatos, como de aquellos que se abstuvieron.

El clérigo y jefe del Poder Judicial obtuvo en los comicios un 61,9 % de los votos, pero la participación fue excepcionalmente baja, de un 48,8 %, el peor dato de todas las presidenciales celebradas en Irán desde el triunfo de la Revolución Islámica en 1979.

Pese a ello, Raisí afirmó que "una vez más, el mundo fue testigo de una gran epopeya de una nación que se levantó y abrió una nueva página en la historia contemporánea con fe, conocimiento y solidaridad".

También negó la realidad el líder supremo, Alí Jameneí, quien habló ayer de una participación "épica" de la población, que se enfrentó así a "las propagandas de los medios mercenarios de los enemigos" que instaban a la abstención.

La victoria de Raisí, que está bajo sanciones de Estados Unidos, implica el regreso de la línea dura a la Presidencia iraní en un momento delicado tanto a nivel interno, donde ha crecido el descontento social en los últimos años, como externo.

En el plano internacional, Irán está embarcado en nuevas negociaciones nucleares para rescatar el histórico acuerdo de 2015 y la tensión con EE.UU. ha disminuido desde la llegada del demócrata Joe Biden a la Casa Blanca, pero está por ver si continúa así con Raisí como presidente.

El Departamento de Estado, sin reconocer explícitamente la esperada victoria de Raisí, dijo ayer que los iraníes no pudieron participar en unas presidenciales "libres y justas", pero que, pese al resultado de los comicios, EE.UU. quiere seguir con las negociaciones nucleares.