Retrospectiva vital de Antonio López

Agencias
-

El pintor y escultor hiperrealista expone en la Fundación Bancaja de Valencia un centenar de piezas suyas y de su mujer, la figurativa María Moreno, desde los años 50 a la actualidad

El cuerpo humano es uno de los principales ejes temáticos de la obra del artista castellano-manchego. - Foto: Juan Carlos Cárdenas

GALERÍA

Retrospectiva vital de Antonio López

El trabajo de toda una vida. Eso es lo que muestra la Fundación Bancaja de Valencia a partir de hoy en una exposición retrospectiva sobre la obra del pintor y escultor Antonio López (Tomelloso, Ciudad Real, 1936). Se trata de una panorámica de la producción «universal» pero a la vez «esencial» del maestro del realismo que, además, por primer vez, expone junto a su mujer, la pintora figurativa María Moreno, fallecida en febrero.
La selección compuesta por un centenar de piezas -20 de las cuales de su compañera- estará abierta hasta el próximo 24 de enero y fue presentada por el propio Antonio López, junto al presidente de Fundación Bancaja, Rafael Alcón y los comisarios del proyecto, Tomás Llorens y Boye Llorens.
La muestra acerca al público el proceso creativo del artista e incluye algunos de los principales cuadros y esculturas en los que se encuentra actualmente trabajando en su taller, así como obras en proceso que ha querido mostrar.
El recorrido plantea dos grandes bloques cronológicos. Así, en la primera sala se reúnen las obras de los años iniciales, -la primera data de 1953, cuando el artista tenía solo 17 años- en los que López buscaba construir un lenguaje figurativo propio. En el segundo espacio se muestra un registro más objetivo y se aprecia el trabajo de constante «despojamiento» que ha ido realizando el autor hasta «expandirse hacia una sensibilidad universal pero más esencial», explicó Llorens, que definió a Antonio López como un artista «ambicioso» que supone «una de las grandes aportaciones del arte español a la cultura internacional del siglo XX».
Además, las piezas se estructuran siguiendo los principales ejes temáticos que ha cultivado López: el cuerpo humano, la ciudad, el interior doméstico y lo vegetal.
La antológica incluye también una sección, a modo de «preludio», dedicada a la pintora figurativa María Moreno (Madrid, 1933 - 2020).
La obra de ella es una «antítesis» a la de López pero con gran influencia en este, según reconoció el propio pintor. «Mari no tenía ambición, yo tuve que defender su tiempo de pintura», argumentó.