"La curva epidemiológica será similar a la de Italia"

A.M.
-

Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid, además de diplomado en Sanidad, inicio su carrera profesional en Bernuy, en 1985, y ha pasado por diversos de la Administración vinculados con la salud pública.

"La curva epidemiológica será similar a la de Italia"

El jefe del Servicio Territorial de Sanidad, César Montarelo, natural de Bercimuel (Segovia), de 61 años, que antes desempeñó el puesto de jefe de la Sección de Higiene de los Alimentos y Sanidad Ambiental, habla en esta entrevista de las razones por las que puede haber crecido el número de casos por coronavirus, debido a la «difusión comunitaria en Madrid, donde la situación está descontrolada». Asimismo asegura que «la curva epidemiológica es similar a la de Italia y todavía estamos en el inicio del contagio y difusión de la enfermedad».
Después del envenenamiento con el aceite de colza, en 1981, con 554 afectados y medio centenar de fallecidos en esta provincia, ¿es el episodio sanitario más preocupante de los últimos años?  
No cabe la menor duda, es el que va a registrar más fallecimientos, hay que tener en cuenta que todavía estamos en el inicio del contagio y difusión de la enfermedad y que las cifras van a seguir aumentando. Se habla de la pandemia como un hecho único y lo más grave que ha ocurrido desde el punto de vista microbiológico, pero no nos olvidemos de que, hace ahora cien años, la mal llamada ‘gripe española’ causó 20 millones de muertos en el mundo, este tema todavía no ha llegado a esas dimensiones ni de lejos, ni va a llegar en ningún caso. En la historia de la humanidad ya nos hemos enfrentado a situaciones mucho peores pero hace más de un siglo, desde entonces no habíamos visto una pandemia tan grave.  
Es  difícil establecer un modelo epidemiológico de cuantos casos graves o fallecimientos van a producirse, hay que tener en cuenta que hay muchas incógnitas todavía de cómo puede evolucionar. 
He oído a personas que dicen que va a durar 14 o 18 meses, pero en el caso de China parece que han conseguido que sean muy pocos los casos nuevos, ¿vamos a ir a ese tipo de modelo, con un freno importante en el número de personas contagiadas, y en apenas cuatro meses, ya que allí empezó en diciembre, o volverá a estar más descontrolada si aparecen nuevos focos?, no me atrevería a dar ninguna cifra porque todavía hay muchas incógnitas que despejar sobre esta enfermedad. Hasta ahora los fallecimientos han correspondido a personas mayores que, además, tenían problemas de salud, con patologías respiratorias o cardiovasculares. 
¿Es el caso más grave que se ha encontrado a nivel profesional?
Es el caso del que tenemos menos evidencias científicas, hay otros problemas, como la listeria, que se produjo hace unos meses, teníamos mucho conocimiento del germen, de la difusión,  de cómo podía evolucionar y cuántos casos podía haber, pero en este caso sabemos cosas, otras las intuimos por otros coronavirus y aprendemos de otras. Posiblemente la mayor dificultad de afrontar esta enfermedad es que  hay muchas incógnitas que despejar que, hasta que no las sepamos, no vamos a poder determinar con certeza cuál será la evolución. 
Hay cierta confusión entre cifras de casos confirmados, hospitalizados, aislados,  jóvenes a los que no se realiza el test ¿cuál es el nivel de afectación del coronavirus en Segovia? 
La definición de caso confirmado o caso posible va cambiando, cuando empezamos con el primer caso, el 26 de febrero, se consideraba caso confirmado aquel que presentaba síntomas y que había dado positivo a una muestra molecular que se llama pcr.   
Ahora mismo estamos ante una diseminación comunitaria de la enfermedad, con lo cual hablamos de casos posibles,  entendiendo como tal todas aquellas personas que presentan sintomatología. Eso significa que, cuando hablamos de casos confirmados es de aquellos casos a los que se ha hecho la prueba y han dado positivo, lógicamente casos hay muchos más porque esa prueba solo se hace a una serie de personas que se considera que tienen más riesgo o que es personal sanitario. 
¿Vamos a llegar a muchos casos?
Sí, una de las ventajas que tenemos, hasta cierto punto, es que vamos viendo la situación con arreglo a lo que ha pasado en Italia, es de suponer que la curva epidemiológica, los contagios, incluso los fallecimientos van a ser muy similares a los de Italia, que empezó quince días antes que nosotros. En España estamos por los 17.963 casos, en Italia van por los 41.035,  siguen aumentando considerablemente llegará un momento en que se estabilizará el aumento y empezará a disminuir. Nosotros iremos copiando esa curva epidemiológica, son dos países con dos sistemas sanitarios similares y podemos hacer esa comparación. 
Una persona con síntomas, desde el domingo, me comentó que empezó a llamar al 900222000 y no pudo hablar hasta las cuatro de la madrugada del martes, mientras el 112 estaba colapsado, y desde el Centro de Salud Segovia I le derivaron a los casos de coronavirus, pero no consiguió hablar hasta el mediodía del martes donde la abrieron ficha como paciente de riesgo y sospechoso, comenzándole a hacer el seguimiento, ¿es normal?. 
Puede haber ocurrido, quiero pensar que no va a ocurrir. Ha habido un tiempo en el que las líneas del 112 y del 900 han estado totalmente colapsadas, no quiero descargar responsabilidad en los ciudadanos pero, en parte por el mal uso porque se llamaba para cualquier consulta, para preguntar por cosas raras y extrañas, cuando era para atender a los enfermos.  
Según la información que tengo, se ha cambiado la estrategia del 900, ahora lo atienden más personas, no se colapsa tanto, porque se toma el número del teléfono del comunicante y luego llaman otros profesionales, para que no esté mucho tiempo ocupada y ya no existen esos tiempos de espera. Se ha hecho un esfuerzo importante en reforzar las líneas, pero no puedo asegurar que no haya pasado y que, a lo mejor, en algún momento, se pudiera haber dado algún retraso en la atención.   

Los ciudadanos no salen de casa, ¿esta medida es efectiva?
Sí, ha pasado en otros países, han utilizado la misma estrategia, incluso Inglaterra que parece que iba a seguir otra línea. Es evidente que esta medida es la que ha permitido que en China se controlara la enfermedad y la que entendemos que lo haga en Italia y en España. es una medida muy drástica, que tiene un impacto muy importante en todos los aspectos, también en los económicos o sociales, pero es obligatoria para contener esta enfermedad.  
¿Ha sido buen momento, tenía que haberse llevado a cabo antes?
Las decisiones siempre se han tomado desde el punto de vista técnico, por lo menos es lo que se ha transmitido desde el Ministerio de Sanidad, se ha ido valorando qué es lo que estaba pasando, cómo había que intentar controlar la enfermedad y se han tomado las decisiones. Habrá gente que piense que ha sido muy tarde, otros dirán que ha sido muy pronto,  creo que estamos copiando la misma estrategia que otros países afectados... En España las decisiones se han tomado siempre desde el punto de vista técnico, si se hubiera hecho por un caso positivo o por cuatro, seguro que hubiera habido muchas quejas de por qué se había hecho eso...   Hay que tomar las decisiones cuando los técnicos aconsejan que así sea. 

¿Se prolongará este aislamiento?
Posiblemente, cuando decimos que las decisiones se toman acordes a la evolución, día a día, es la verdad... Puede que se prolongue el periodo si la curva experimenta un crecimiento de casos nuevos muy notable, hay que ver cómo evoluciona. Las decisiones se van a tomar, ya no semana a semana sino casi día a día. Vemos que comunidades autónomas que hablan de ‘hasta nuevo aviso’ para abrir colegios... 

¿El comportamiento de los ciudadanos es bueno?
Ahora mismo entiendo que sí, en principio quizá no dimos la suficiente importancia a la enfermedad, pero todos nosotros, también los sanitarios y los políticos, quizá no fuimos capaces de creer en el impacto que tenía y hubo un tiempo en que los ciudadanos tampoco le dieron la importancia que tenía, pero, desde este fin de semana, cambió el panorama radicalmente y la gente hace caso a las recomendaciones, es la única manera. Las medidas personales son casi tan importantes como las gubernamentales para intentar controlar la enfermedad. 

¿Si las medidas se toman cuando se conocieron los primeros casos en Segovia, a finales de febrero, lo habría entendido la sociedad?
Ni lo hubiera entendido ni hubiera sido eficaz. En los dos primeros casos que tuvimos que eran de estudiantes, hicimos bastante muestras,  todas resultaron negativas, la gestión que se hizo de aquello creo que fue correcta, desde el 27 de febrero hasta el 12 de marzo, que había pasado la cuarentena, pasamos de dos a 15 casos, pero es que trece tenían contacto en Madrid... Entonces se tomaron unas decisiones  en el núcleo de población que estaba pasando y cómo afectaba epidemiológicamente la decisión de la enfermedad, pero ha cambiado totalmente, ahora el número de casos se ha incrementado mucho por otras circunstancias.  
Las medidas que se tomaron entonces fueron razonables, si hubiéramos tomado más no habría servido de nada, habríamos puesto en cuarentena a toda la población estudiantil [de IE University], pero ese no ha sido el problema, sino que ha habido una difusión comunitaria en Madrid, la situación está descontrolada, ya no se sabe cuál es el origen, cualquier persona puede transmitir la enfermedad y eso ha venido a Segovia porque, entre otras cosas, estamos muy cerca, hay mucho trasiego de personas y los fines de semana, por aquella época [los primeros fines de semana de marzo], vinieron  muchos madrileños, en algunos casos, han ayudado a transmitir la enfermedad. 

¿Qué mensaje podría trasladar a la población?
Apelar a la responsabilidad y decir que este problema de salud le tenemos que controlar entre todos y que el comportamiento individual y el compromiso de la población es fundamental para intentar que el problema no se nos vaya de las manos.  Estoy muy agradecido a todo el personal del Servicio,  también estamos siendo afectados por la enfermedad. Comenzamos a trabajar en esto con bastante sanitarios de epidemiología y el coronavirus ha diezmado la plantilla, también los veterinarios que trabajan en los mataderos y el personal que está implicado en la solución de este problema.