"Queremos hacer un camino que una San Cristóbal y Segovia"

Nacho Sáez
-

Entrevista al alcalde de San Cristóbal de Segovia, Óscar Moral, nombrado también diputado provincial delegado del Área de Hacienda y Administración General.

"Queremos hacer un camino que una San Cristóbal y Segovia"

Empresario, alcalde de San Cristóbal de Segovia, diputado provincial delegado del Área de Hacienda y Administración General... Las responsabilidades se le acumulan a Óscar Benito Moral Sanz (Segovia, 1971), que sin embargo afronta el envite con aplomo e ilusión. Ahora, reconoce, pasa la mayor parte del tiempo en el Palacio Provincial, pero asegura que sus vecinos no notarán menor dedicación por su parte. De hecho, junto a su equipo de Gobierno municipal, tiene preparada una serie de proyectos que desvela en esta entrevista concedida a El Día de Segovia.
Ha comenzado su tercer mandato como alcalde de San Cristóbal de Segovia. De acuerdo a la filosofía de Ciudadanos, que defiende que se deberían limitar a ocho años, se tendría que marchar.
Yo respeto las filosofías que puedan tener los otros partidos políticos o agentes sociales, pero yo pertenezco a unas siglas y a un partido que consideran que la experiencia suele ser un grado a favor en muchas cosas. Sin quitar la novedad y que a veces las ideas nuevas son buenas pero sin quitar tampoco que la experiencia del que lleva mucho tiempo es un valor y muchas veces, añadido.
¿Qué es lo que le anima a seguir?
Después de unos primeros cuatro años en los que la crisis económica y la situación del Ayuntamiento sólo permitió sanear las arcas municipales y poner en pie las estructuras de lo que queríamos hacer los cuatro años siguientes, hemos tenido cuatro años de muchos logros. El consultorio médico, cubrir las pistas de pádel, el frontón, un montón de instalaciones deportivas y parques... Y nos seguían quedando muchos proyectos por realizar. Los nuevos van a estar destinados a las personas mayores, a las comunicaciones –dentro de que ya tenemos en San Cristóbal todas las infraestructuras necesarias para un municipio de 3.000 habitantes– y a dar una vuelta más. Creímos gran parte del anterior equipo de Gobierno y de los que formamos la candidatura en 2015 que seguíamos teniendo ilusión por que nuestro pueblo siga avanzando.  
¿Sus nuevas responsabilidades en la Diputación le van a restar tiempo de dedicación a su pueblo?
No me van a restar dedicación a mi pueblo, sí tiempo. El día tiene veinticuatro horas y, cuando haces cinco cosas en lugar de cuatro, evidentemente tienes que repartir ese tiempo. No es menos cierto que, cuando llevas ocho años y el vehículo está rodado, es más fácil continuar manejándolo que cuando lo tienes que arrancar. Somos seis concejales –cuatro ya estaban en el anterior equipo de Gobierno– y el que haya una persona que delegue no creemos que se vaya a notar. Va a llevar más el peso a diario la teniente de alcalde, Elena Bravo, pero yo sigo yendo por el Ayuntamiento todos los días antes de bajar a Diputación y después de subir de Diputación. El tiempo siempre se puede optimizar y si se tienen las ideas claras, no hace falta darlo muchas vueltas.
Pero es que además es empresario de turismo rural. ¿No son demasiadas dedicaciones?
Yo siempre he hecho muchas cosas. Empecé en el turismo en el año 98 y era director de una oficina de Caja Segovia. Ahora lo sigo compatibilizando con otras actividades. En mis empresas tengo entre doce y catorce personas trabajando y la gestión no necesita de mi presencia diaria. Me quita tiempo los fines de semana, que es cuando más trabajo hay ahí, pero es tiempo que le quito a mi familia. Llevo 20 años con ello y no tengo que desarrollar nada nuevo.
¿Se ha marcado objetivos para los primeros cien días?
En el discurso de investidura dije que los objetivos para los primeros cien días son cuando se quiere cambiar lo que se está haciendo. Después de ocho años y tres mayorías absolutas entendemos que los vecinos no nos piden hacer cambios radicales. Quieren que continuemos trabajando como hasta ahora y que avancemos en los proyectos que llevábamos en nuestro programa electoral. Un programa electoral que en el ejercicio 2015-2019 se cumplió casi en el 90 por ciento, con lo cual nuestros vecinos saben que la práctica totalidad de lo que va en el programa electoral del PP somos responsables de cumplirlo. Es un programa electoral de cuatro años, no de cien días, estamos terminando algunos proyectos que estaban iniciados y estamos dando los primeros pasos para desarrollar los que esperamos hacer en estos cuatro años. Sin ninguna prisa y sin ninguna pausa. 
¿Cuáles son los proyectos estrella?
En San Cristóbal en estos cuatro años hemos potenciado mucho todas las actividades infantiles y juveniles porque tenemos una gran población de estas edades. En esta ocasión, como he dicho antes, vamos a dar una vuelta a algo en lo que San Cristóbal va a ir avanzando paulatinamente y es que cada vez vamos a tener más gente mayor. Vamos a hacer un centro de día; una red de casas tuteladas para que esa gente mayor que se va haciendo mayor y se va quedando sola tenga una serie de atenciones; y una vez que se acabe la Circunvalación un camino que una San Cristóbal con Segovia a través de un puente que está proyectado en el ramal de la SG-20. Tenemos cantidad de personas que suben y bajan andando por la cercanía de dos kilómetros y medio con la capital y, entre el tramo de la SG-20 y el tramo de San Cristóbal, somos la carretera con más tráfico de la red viaria provincial. Queremos dotarla de seguridad con ese camino peatonal. También queremos llevarlo hacia la zona de Trescasas, en la que pasean muchos vecinos de San Cristóbal. Pero nuestro límite municipal está donde está y para que una con Segovia y con Trescasas tendrán que querer también sus ayuntamientos. También queremos llegar a la excelencia, optimizar y usar cada vez más los servicios que tenemos.
Ya que ha hablado de la SG-20. ¿Le parece correcta la gestión que se está haciendo de las obras?
Yo creo que a todos los que vivimos en Segovia no nos puede parecer correcta la gestión de la SG-20. Es una obra que se está demorando en el tiempo y que se va a ir por encima del doble del tiempo por el que se licitó. Las empresas, en general, acuden a bajas cerca de las temerarias buscando en el corto y medio plazo la modificación de los proyectos e intentar sacar una rentabilidad. Es muy loable como empresa pero poco lógica para los vecinos. Nadie de Segovia, del alfoz y de su provincia puede entender que una obra de esta importancia haya estado paralizada más de seis o siete meses o que un ramal haya estado cortado para salir a sus municipios más de un año. Creo que la gestión está dejando bastante que desear, no por parte de los políticos que han hecho la licitación en su momento en fondo y forma pero sí por el desarrollo posterior por parte de la empresa. Todos sabemos que unos días te tienes que ir a Perogordo... Y los segovianos sabemos utilizar los viales interpolígonos, pero la gente que viene de fuera tiene que hacer veinte kilómetros de más para llegar a su destino. El ahorro de costes por parte de las concesionarias está siendo tan extremo que lo estamos pagando los ciudadanos. San Cristóbal, en cierto modo, está siendo privilegiado porque sólo hace dos meses se nos ha cortado el vial de acceso a la SG-20 en dirección Ávila, pero únicamente tenemos que ir a La Lastrilla. Es una infraestructura muy necesaria y hacía falta el desdoblamiento, pero por esa relevancia se tenía que haber efectuado en el menor tiempo posible. Nos suele pasar a todos en las obras públicas, pero no por ello tenemos que estar contentos.
¿Qué inversión prevé para ese camino de unión entre San Cristóbal y Segovia?
No era excesivamente caro, no llegaba a los 60.000 euros, una vez que esté realizado el puente que va dentro de la SG-20. Será entonces cuando tomemos la planimetría y lo haremos hasta el límite con Segovia capital, a la zona de las curvas, donde no sabemos de qué forma podremos unirlo con Segovia.
Usted gobierna con mayoría absoluta, que es una ‘rara avis’ en los tiempos actuales’, y en estas últimas elecciones consiguió casi 200 votos más que en las anteriores. ¿Qué cree que valoran sus vecinos?
Los vecinos valoran el trato y la gestión diaria durante cuatro años, no los impulsos, las obras rápidas o los proyectos cortoplacistas. Las actividades que se realizan para todos los vecinos ayudan a la sociabilización del municipio, las infraestructuras que hemos ido realizando nos permiten vivir más cómodos y con más servicios y la atención a los vecinos proporciona una cercanía. Creo que  esas tres cosas unidas son las que llevan a los vecinos de San Cristóbal a continuar confiando en el equipo de Gobierno del PP, que además se ha quedado a siete u ocho votos de lograr el séptimo concejal. Es un trabajo de todos y agradezco al resto de formaciones políticas las ideas que aportan y la labor de fiscalización que realizan. Y a los vecinos, su apoyo. Seguro que nos quedan cosas por hacer, pero estamos gobernando para todos.
Le han acusado de apoyarse en la propaganda a través de ese boletín mensual que publican.
Es un boletín que se lleva realizando mensualmente desde hace catorce años y siempre se habla desde de los horarios de los autobuses y las consultas médicas hasta de las novedades en el trabajo a realizar en el siguiente mes. En el que se pidió su retirada durante la campaña electoral se hablaba de que se iban a asfaltar tres calles, se informaba de la instalación de un nuevo espacio público de juegos, como todos los meses, y creo que no se hablaba de ningún tema municipal más. La línea editorial es bastante aséptica, aunque es evidente que quien pasa los filtros es el equipo de Gobierno. En este caso creo que perjudicó a quien denunció ante la Junta Electoral de Zona. La gente no se deja llevar ya por los grandes titulares sino por el trabajo día a día. Los resultados [de las elecciones] lo han avalado y el boletín se ha vuelto a publicar en estos meses y seguirá saliendo estos cuatro años. No es propaganda electoral decir todos los módulos que va a haber de deporte social durante el curso.
¿San Cristóbal es más que un pueblo dormitorio de Segovia?
Sí, San Cristóbal es un municipio con mucha historia. Antes del ‘boom’ poblacional ya contaba con 300 habitantes, mucha actividad cultural y era muy reivindicativo con el que era su pueblo matriz, Palazuelos. A partir de 1998 o 1999 crecimos de forma exponencial y al principio costó que muchos vecinos no lo utilizaran sólo como pueblo dormitorio. Pero han tenido hijos y todos esos niños nacieron en San Cristóbal, su pueblo es San Cristóbal y sus amigos son de San Cristóbal. No somos pueblo dormitorio. Somos un pueblo con una estructura en el que el 85 por ciento de los vecinos trabajan en la capital, pero son de San Cristóbal y viven en San Cristóbal. Aunque tengamos una relación de cercanía con Segovia. Somos un pueblo muy vivo con actividades todo el año.
El padrón municipal lleva un tanto estancado la última década. ¿Hay algún plan para reactivarlo?
No. Creo que San Cristóbal cometió un error cuando se separó de Palazuelos. San Cristóbal estaba creciendo de un modo exponencial, éramos más grandes que Palazuelos y quien en ese momento entró a gestionar el Ayuntamiento recién creado creyó conveniente regularizar la construcción. Era una idea buena porque durante diez o doce años se había crecido de una forma un poco desproporcionada, pero en 2000 ya se estaba construyendo de forma muy lógica y quien entró a gestionar el Ayuntamiento decidió hacer una modificación de normas que paralizaba por completo la construcción en bloque y el desarrollo del municipio, más allá de pequeños grupos de chalets pareados e individuales. Se debería de haber regulado la construcción y mejorado las normas urbanísticas, pero no del modo que se hizo porque significó que San Cristóbal tuvo que parar la edificación y esta se empezó a ir a otros municipios como Tabanera o Espirdo, que tenían peores comunicaciones. Nosotros modificamos las normas en el 2013 o 2014 y no pretendíamos ampliar o potenciar el urbanismo en San Cristóbal porque ya no hay la adquisición de viviendas de antaño. Regulamos perfectamente el urbanismo con alguna pequeña promoción de chalets, pero la demografía actual de Segovia y de los municipios del alfoz está muy estabilizada, si quitas una honrosa excepción como es Palazuelos por el Carrascalejo. Nuestro crecimiento está estancado con una leve subida y queremos mantener esa sintonía. No tenemos planteado nada para llegar a los 5.000 habitantes.
Otro de los desafíos municipales por excelencia es la gestión del agua y tenían un contencioso con el Ayuntamiento de Segovia. ¿En qué punto se encuentra?
Hace cuatro o cinco años conectamos nuestro colector con la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Segovia para dejar de vertir al río Eresma y al Ciguiñuela. El contencioso era por el IVA de esta depuración. Nosotros creíamos, por la Ley de Haciendas Locales, que cuando se factura entre administraciones no ha lugar al IVA, pero el Juzgado le ha dado la razón al Ayuntamiento de Segovia y el de San Cristóbal, como no podía ser de otra manera, ha pasado a abonar esas facturas con el IVA correspondiente. Un IVA que se ahorraban nuestros vecinos y que ahora van a tener que empezar a pagar.
De un contencioso a otro. IU ha dado carpetazo a la batalla judicial por los resultados de la Diputación, lo que deja vía libre definitivamente al Gobierno de PP y Ciudadanos en la institución provincial. ¿Cómo están siendo los primeros pasos con la formación naranja?
Siempre ven más treinta ojos que 26, quince diputados que trece, y creemos que todo aquel que venga a sumar a la Diputación Provincial bienvenido sea. Así se van a dar cuenta de que las diputaciones son necesarias porque son la institución más cercana al ciudadano. Sobre todo en los ayuntamientos más pequeños, donde las diputaciones ayudan a conseguir subvenciones o les aportan actividades culturales o deportivas.
¿Usted como asume sus nuevas responsabilidades?
Después de ocho años como diputado sin un área delegada, es un nuevo reto dentro del trabajo en la institución provincial. Intentaré aportar mi granito de arena y mi experiencia en diferentes ámbitos. He estado diecinueve años trabajando en Caja Segovia y uno en Bankia, también conozco el mundo de la empresa, de la administración local, y voy a poner toda esa experiencia a disposición de este nuevo área que gestiono en Diputación. Con el apoyo de todos los diputados, intentaré ayudar a Segovia a mantenerse y a mejorar en todo lo que podamos y necesitemos los 209 municipios.
Liderar la continuación de la transición hacia la Administración Electrónica va a ser una de sus misiones.
Sí. Lo vamos a llevar desde el Área de Hacienda y Administración General –y de un modo particular mi compañero Jaime– y va a ser una de las prioridades de la Diputación. Incentivar el pago domiciliado, el pago electrónico, que podamos ver desde nuestros domicilios la recaudación de nuevos impuestos y tasas... Sin olvidarnos de toda la gente mayor que vive en municipios pequeños a la que es más difícil llegar a estas cuestiones.
Por último, ¿qué le parece que el alcalde de El Espinar diga que el PP ha defraudado a sus vecinos por no incluirle en la Corporación de la Diputación?
No creo que el PP haya defraudado a los vecinos de El Espinar. Los representantes de los 209 municipios de la provincia tenemos la ilusión de representar no sólo a nuestros vecinos sino a todos los de la provincia desde la Diputación. En el caso del PP, la circunscripción de Segovia se decidió mediante votación entre todos los concejales y todos partimos con las mismas cartas. Había que elegir a siete, creo recordar que éramos dieciséis las personas que nos presentábamos y entiendo que Javier [Figueredo, el alcalde de El Espinar], al ser una persona nueva dentro del partido, en esta nueva forma de elección quizás tuviera la desventaja de conocer menos a los compañeros y no haya tenido la fortuna de salir elegido. Pero estoy seguro de que en su Ayuntamiento, con la cantidad de núcleos que tiene, hará un estupendo trabajo y que El Espinar va a ser uno de los referentes en la Diputación.