scorecardresearch

Siro estrena una nueva etapa con un «gran proyecto de futuro»

SPC
-

La ministra de Industria y el presidente de la Junta celebran «este éxito colectivo» tras la entrada de los inversores que garantizan la viabilidad de la compañía y 1.700 empleos en la España rural

Foto de familiar de los representantes de las administraciones públicas, empresa, inversores y sindicatos durante la firma del plan de viabilidad de Siro. - Foto: Ical

Responsables de Siro, el nuevo inversor y los representantes de los cuatro centros de Cerealto Siro rubricaron ayer en el Ministerio de Industria el nuevo plan para la firma galletera, con la presencia de la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. Las cuatro fotos de familia, una por cada una de las plantas de Cerealto Siro, puso ayer el punto final a unas largas negociaciones y el inicio de una nueva etapa dentro del grupo galletero y sus 1.700 empleos. 

La presencia de Maroto y Mañueco fue la mejor prueba de que ambas administraciones, la central y la autonómica, han decidido por fin ir de la mano en la solución de esta crisis industrial, dejando atrás las asperezas y los cruces de declaraciones que se sucedieron desde el inicio de los contactos entre las partes. «Hoy ya estamos más tranquilos que el sábado, había muchos nervios», reconoció Maroto a los representantes sindicales antes de que comenzara el acto oficial.

Los presidentes de los comités de empresa agradecieron a las administraciones públicas el trabajo efectuado «en unos días duros y en unos meses difíciles». Y mostraron su satisfacción por poder alcanzar este acuerdo que garantiza el futuro de las plantas. La representante de la planta de Venta de Baños pidió más atención a esta fábrica, la única que queda fuera del plan de competitividad y animó a todas las partes a seguir trabajando para que no quede fuera del plan de inversiones para su modernización,

El presidente de Cerealto Siro, Juan Manuel González Serna, alabó la responsabilidad de los trabajadores y mostró su confianza en la nueva etapa que encara la empresa que creó junto a su mujer hace casi ya 40 años. «Entrego las llaves a quien debe dirigir la empresas en el futuro. Yo soy el pasado». Así, González Serna agradeció a las administraciones por sus esfuerzos para llegar al acuerdo:«Gracias Reyes Maroto, Alfonso Fernández Mañueco y Virginia Barcones por todos vuestros desvelos». 

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, destacó que la Junta ha estado perfectamente informada de la evolución de la empresa. «He estado en contacto con el presidente de Siro desde que fui elegido hace casi tres años, aunque es cierto que los acontecimientos de estos últimos días nos han desbordado a todos».  De esta forma, Fernández Mañueco incidió en que la Administración regional se va a implicar en este acuerdo. «La Junta ha estado en el pasado, está en el presente y estará en el futuro de Siro», remarcó, antes de ponerse a disposición de los nuevos inversores. «Estamos al lado de las empresas, estamos al lado de los trabajadores y, por supuesto, estamos al lado de Siro», concluyó el dirigente regional.

Por su parte, la ministra de Industria, Reyes Maroto, fue la encargada de cerrar el acto que culmina meses de negociaciones, donde recordó las dificultades para alcanzar el acuerdo ante la falta de confianza de los trabajadores y se emocionó al rememorar lo que supuso la votación del sábado, en la que los trabajadores apoyaron de forma mayoritaria el plan de competividad, paso imprescindible para alcanzar este acuerdo. 

«Llegué a mi casa llena de emociones y recuerdos y contenta porque el corazón de Siro tiene que seguir latiendo», enfatizó. «Este éxito colectivo pone de manifiesto que la política sirve y me siento orgullosa por poner la política al servicio de las personas. Además, este acuerdo es un buen ejemplo de apuesta por las oportunidades y el futuro de la España rural, en este caso de Castilla y León, una de las prioridades que tiene el Gobierno de España», aseguró antes de culminar celebrando que el futuro de Siro comienza a aclararse.