Lastras de Cuéllar, en 500 fotos y 172 páginas

Cristina Sancho
-

Enrique Del Barrio y Miguel Ángel Matarranz editan un libro que recorre en imágenes y anécdotas la historia de Lastras de Cuéllar

La familia Garrido, en una imagen tomada en 1899.

Cuando se habla de aprender historia, por lo general lo que viene a la cabeza son grandes volúmenes de libros o documentos antiguos. Pero también se puede aprender historia y descubrir los orígenes a través de otros formatos que previamente han pasado, por su puesto, por la documentación oportuna. Acercar la historia y el pasado de una forma más cómoda es lo que pretenden Enrique del Barrio y Miguel Ángel Matarranz en el libro ‘Lastras de Cuéllar. Historia de un pueblo y sus gentes’ que esta semana han puesto a la venta.
Del Barrio describe el resultado final como un libro muy ilustrado, con poco texto y muy anecdotario. «Es un libro para acercar la cultura y la historia de Lastras, fácil de leer y de entender. Es un libro para el recuerdo». 
El trabajo se terminó a mediados de marzo pero debido a la situación de pandemia no ha visto la luz hasta ahora y aunque los autores pensaban presentarlo a los vecinos de forma cercana, han optado por ponerlo a su disposición en diferentes establecimientos ya que estaba siendo muy demandado. 
Enrique del Barrio y Miguel Ángel Matarranz, autores de la publicación.Enrique del Barrio y Miguel Ángel Matarranz, autores de la publicación. - Foto: santiago garciaEl libro, que está formado por 172 páginas y cuenta con más de 500 fotografías desde 1899, se divide en dos partes. Por un lado se recoge la historia de la localidad, mapas históricos, un repaso por los principales edificios industriales, y el patrimonio histórico, artístico y monumental de Lastras. Mientras, en la segunda parte se muestran una amplia selección de fotografías que van desde 1899 hasta las primeras fotografías en color. 
Enrique del Barrio se dedica de forma habitual a la edición de libros sobre diferentes municipios de la provincia pero ha llegado a este trabajo a través de las redes sociales y de su pasado con la localidad de Lastras de Cuéllar. «Mis abuelos y mi madre eran de allí y aunque mi madre marchó con apenas 15 años, tenía muchas ganas de conocer mis orígenes», comenta. 
Miguel Ángel Matarranz, otro de los autores, tenía bastante avanzado tanto el texto como la recopilación de fotografías junto con Enrique y Félix Galicia. A lo largo de las más de 170 páginas, Del Barrio destaca el pasado industrial de Lastras de Cuéllar: «Tuvo 1.500 habitantes con una importante industria resinera y una industria de fabricación de tejas, además de agricultura y ganadería». A esto hay que añadir los tres molinos de generación de electricidad que tuvo y de los cuales aún se mantiene un salto de agua que genera energía eléctrica en la zona. 
Enrique Arribas y Francisca Garrido, en una imagen de 1919.Enrique Arribas y Francisca Garrido, en una imagen de 1919.Desde su punto de vista, el municipio tiene posibilidades de futuro, no tanto de llegar a recuperar los 1.500 vecinos que tuvo sino de mantener su población actual. «Es una zona a explotar desde un punto de vista de naturaleza con las lagunas, los humedales, los saltos del río Cega y los pinares y tiene posibilidades de mantenerse por el turismo rural», apunta.
Con la situación actual que vive el país, al igual que muchos, Enrique también piensa que el medio rural y los pequeños pueblos pueden resurgir. «Con la Covid lo mismo hay pequeños brotes para mirar a los pueblos para teletrabajar y buscar nuevas residencias, es una situación que puede ser esperanzadora», opina.