"El Gobierno nos somete a un chantaje"

A.M.
-

Grado en Derecho y en Ciencias Jurídicas de las Administraciones Públicas, de 53 años, alcalde de Collado Hermoso, tomó posesión como presidente de la Diputación de Segovia, el 22 de julio del año pasado. También es secretario provincial del PP.

"El Gobierno nos somete a un chantaje" - Foto: Rosa Blanco

Cuando ha pasado un año desde su toma de posesión, con una grave crisis sanitaria, el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, critica la propuesta del Gobierno ante la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) de administrar los 28.000 millones de ahorros de los entes locales,  planteamiento que considera un «chantaje» que, de llevarlo a cabo, « va a suponer el quebranto económico» de muchos ayuntamientos y diputaciones.    
En su discurso de investidura abogó porque la Diputación continuara trabajando en innovación, educación,  despoblación, sostenibilidad, cultura y políticas sociales, entre otros aspectos, ¿qué le ha permitido desarrollar este año?
Hay asuntos que necesitan de la cooperación de otras administraciones, como la lucha contra la despoblación. Ya hemos conseguido que la administración electrónica sea una realidad en los 208 ayuntamientos de la provincia.  Además, hemos incrementado un 30% los fondos para inversión en obras de los pueblos; por primera vez se ha creado un plan de empleo rural al que se pueden acoger los municipios de más de 250 habitantes... Nos urge la conectividad digital y la gestión sostenible del agua y del saneamiento en todos los territorios de la provincia, son las prioridades de Segovia en esta tercera década del siglo XXI.  
¿Cuál es el estado de la provincia?, ¿en que puede mejorar en estos tres años que le quedan?
Hablar a futuro es complicado, visto lo que nos ha pasado... Estoy satisfecho y contento de mi equipo, creo que hemos sabido gobernar, tomando decisiones en función de las situaciones, nadie puede decir que no hemos estado al frente de la contingencia. El escenario es complicado, no sabemos con qué presupuestos vamos a contar, porque la pandemia va a provocar incidencias en cuanto a ingresos y, en función de ellos, tendrán que ser los gastos. Me gustaría dejar atendidas a las personas, a través de las prestaciones y de los programas que tenemos en marcha; que los ayuntamientos no sufran menoscabo inversor y que nuestros pueblos puedan ofrecer unos servicios digitales de calidad y cantidad. También proteger el entorno, centrándonos en la calidad, la cantidad del agua y la depuración de las aguas residuales.   
¿Cómo ha vivido la pandemia, teniendo en cuenta que también gestionan tres centros sociosanitarios?
Estoy satisfecho con la gestión, porque la cooperación y coordinación han sido máximas con el resto de instituciones. Al final hablamos de muertes, eso produce un desgarro interno a cualquier persona que tenga sentimientos. En los momentos más complicados  lo único que me encontraba por la carretera cuando iba a mi pueblo eran ambulancias y coches fúnebres, luego se fueron incorporando vehículos de la UME y del SAMUR, era absolutamente desgarrador,  había gente que la vida se le iba en cuestión de horas, sin poder hacer nada, es muy duro emocionalmente, no me extraña que las personas que han estado cerca hayan salido tocadas, porque también nos ha llegado a quienes hemos estado en la gestión.       
¿En qué aspectos ha influido la crisis sanitaria para otras políticas?
Ha habido que priorizar acciones, teniendo que suspender eventos que habrá que ir retomando desde la prevención y la protección de los participantes. En marzo realizamos un presupuesto de inejecución presupuestaria, generando fondos para ayudar varios sectores y apoyar económicamente las necesidades que han ido surgiendo, lo que ha dotado de presupuesto a los seis planes del programa ‘Segovia, Provincia Reactiva’ junto a la incorporación de remanentes fruto del ahorro de la Diputación.
Hablando de estos planes, desde la oposición le han criticado que había partidas que ya estaban previstas previamente...
Lo que hace el programa es acoger el redimensionamiento presupuestario que, al final, tiene un montante de 8,2 millones de euros. Unas partidas no se han podido ejecutar y se han dedicado a otros menesteres, y otras que se han incluido, además de incorporar dinero derivado de los decretos del Gobierno de la nación, como el 20% de remanentes servicios sociales.               
Es fundamental que haya una  buena conexión a Internet en los municipios con el fin de poder desarrollar teletrabajo y que pueda fijar población,  usted adquirió el compromiso de llegar a las ‘zonas blancas’ donde no alcance el Programa de Extensión de la Banda Ancha, ¿cuándo y cómo lo van a acometer?.
En materia de telecomunicaciones la competencia es exclusiva del Estado. La Diputación se abre a la colaboración máxima con las administraciones central y autonómica, para que la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales identifique y publique las zonas elegibles en la convocatoria que va a hacer a los operadores, que recoge esas zonas ‘blancas’ y ‘grises’, dependiendo del nivel de cobertura. En febrero presentamos el plan de despliegue de 2020-2021, que llegará al 80% de la población, cuando estábamos en un 34% en el momento en que me tome posesión del cargo. Hay un compromiso claro y tangible, cuando se nos requiera, la Diputación pondrá el presupuesto que se nos pida para la extensión de la banda ancha en la provincia con el fin de llegar al final del mandato a un 98% de cobertura.   
Todo lo vinculado con la ‘Quinta Real’, antigua ‘Segovia 21’, está unido a la concesión de agua, ¿han llevado a cabo algún movimiento para  resolver el problema?, ¿siguen en la idea de pasar su gestión a manos privadas?
Se están haciendo gestiones ante la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) toda vez que, en septiembre pasado, el Ministerio de Transición Ecológica remitió a los ayuntamientos de Segovia y Palazuelos un pliego de condiciones para constituir el ente gestor de explotación de la infraestructura del ‘Rancho del feo’ que es condición sine qua non para legalizar el suministro, siendo recurrido por consistorio de la capital. Tengo claro que la Diputación no está para vender parcelas y trabajaremos en esa dimensión; y todo el dinero que se ingrese se invertirá en los pueblos. Tratándose de la CHD no hablaré de plazos porque se suelen prolongar en el tiempo, ojalá que la solución llegue cuanto antes.    
¿Qué va a ocurrir con el Palacio de Congresos de ‘La Faisanera’ , donde hay un presupuesto de 560.000 euros que la oposición le ha pedido que los dedique para ayudar a los pueblos?.
Nuestro objetivo es desarrollar el Palacio de Congresos pero estamos a expensas de lo que pueda pasar con el agua, está construido a falta de la dotación interna y creo que es un polo de atracción y dinamización de empleo, pero dependemos de otros. A veces la oposición resume las cosas a cambio de un titular porque la Diputación está ayudando ya a los pueblos que requieran apoyo de limpieza tanto en colegios como en consultorios.       
¿Qué opinión tiene del tema de los consultorios y las reivindicaciones que se vienen llevando a cabo? 
Parece que lo que algunos firman en Valladolid luego reniegan de ello en las provincias, no todo vale con tal de alarmar a la población. Lo que se adopta como una medida preventiva ante la alarma sanitaria no puede ser definitivo, una vez que se dote de recursos a la atención primaria. La prevención y atención en cada localidad debe ser prioritaria en la organización sanitaria.  Los pueblos necesitan y están en su derecho de exigir consultorios abiertos, dotados y asistidos en función de las necesidades del territorio y de las tarjetas sanitarias pero también en función de la movilidad, además en la provincia se necesita un transporte sanitario medicalizado y vital básico suficientemente dotado.     
¿Cree que sanitariamente estamos abandonados? 
Se han detectado muchas carencias de infraestructuras y recursos de todo tipo, humanos y técnicos, desde la atención primaria a la hospitalaria. La dotación de una nueva infraestructura hospitalaria cobra importancia y urgencia. Debe ser una reclamación unánime de la sociedad y de sus representantes sociales y políticos. Permítame aludir a Maquiavelo: «Quien quiera ver lo que ha de ocurrir ha de considerar lo que ha ocurrido».

¿Es posible alcanzar un pacto por la reconstrucción a nivel provincial, como el suscrito a nivel autonómico?  
Eso no es tanto del ámbito institucional como del ámbito social o de los partidos políticos. El diálogo con la oposición es permanente, otra cosa es que siempre lleguemos a acuerdos. Las corporaciones locales estamos siendo las grandes olvidadas en los fondos financieros del Gobierno de España. Lo único tangible que tenemos es un fondo extraordinario de más de 80 millones de euros que va a poner Castilla y León. 
El Gobierno ha realizado una propuesta a través de la FEMP para liberar los remanentes municipales y que se transfieran a la Administración central, para que luego los vaya reintegrando y que se puedan dedicar a proyectos que ella misma marque...  
Qué duro es que dispongan otros del dinero de los ayuntamientos, no es que el Gobierno de España nos olvide sino que el Ministerio de Hacienda les somete a un auténtico chantaje. El Ejecutivo se quiere quedar con 28.000 millones de euros de ahorro de las corporaciones locales, no contentos con ello se van a permitir decirnos en qué podemos gastarlo. Si se hace así va a suponer el quebranto económico de muchas administraciones locales. Pienso que no estarán dispuestos a asumirlo ni los alcaldes socialistas, es dirigirse al mundo local con una máxima del despotismo, todo para los ayuntamientos, pero sin ellos.
¿Qué sensación ha tenido al rectificar, incluso pedir perdón, con las gratificaciones a determinados funcionarios?
No he tenido sensación especial al hacerlo, he actuado conforme a mi comportamiento en la vida diaria, teniendo la tranquilidad de saber dar un paso atrás, si las circunstancias así lo exigen. Tomar decisiones conlleva que no siempre sean acertadas, o sí, que diría Mariano Rajoy [expresidente del PP]. Intento sopesar muy bien cualquier decisión pero eso no exime que, en ocasiones, no se produzcan situaciones como las que plantea. Escuché a mi equipo más próximo, también lo hecho esta vez, pero la decisión última y el [pedir] perdón es cosa mía. El asunto ya está cerrado, queda vivo el acuerdo sindical de junio, ratificado en el último pleno, de compensación a través de días libres. Pasamos página.        
En el último pleno se vivieron momentos de tensión cuando el diputado popular Dionisio García llamó ‘sinvergüenzas’ a los miembros de la oposición y se negara a retirarlo y se quejan de que usted no insistió en que rectificara y llamara a la calma, ¿comparte este tipo de actitudes?
Una cosa es la que cuentan y otra lo que pasa, yo pedí por dos veces la rectificación al diputado y, al negarse, solicité a la secretaría general que no constara en acta, que es hasta dónde puedo llegar como presidente, otra cosa es que el Grupo Socialista pidió expresamente que constara. Esa actitud no la mantuvo el mismo grupo respecto a las descalificaciones que hizo al equipo de gobierno, hay algunos que tienen la piel muy fina. No las comparto, como tampoco las del portavoz socialista [Máximo San Macario] llamando trileros al gobierno provincial. Lo del diputado popular ha tenido más trascendencia porque algunos se han encargado de reescribirlo pero las cosas suelen ser como pasan, no como cuentan, a veces, que pasan.