Segovia es la provincia de la región con menos médicos

A.M.
-

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, muestra un mapa donde la provincia aparece en cabeza en 'zonas rojas' de la Comunidad en las que coincide la ausencia de facultativos de familia y pediatras

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, muestra un mapa sobre los problemas de cobertura de médicos en la Comunidad - Foto: Ical

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León,  Verónica Casado, no ha dudado, esta semana, en reconocer la existencia de ‘zonas rojas’ en el mapa sanitario de la Comunidad Autónoma, donde coincide la falta de profesionales de medicina familiar y comunitaria y de pediatras, en el que la provincia de Segovia aparece la primera en problemas de cobertura, pasando a formar parte de la lista de «absolutamente prioritaria». 
Casado explicó a los periodistas que «el objetivo es lograr un 25 por ciento más de plazas para medicina de familia con procesos como el concurso de traslados, para que se incorporen más efectivos».  Este problema ya lo viene poniendo de manifiesto el Colegio de Médicos de Segovia, cuyo presidente, Enrique Guilabert, participó en el estudio de ‘Demografía Médica de Castilla yLeón’.  
La conclusión a la que llega Guilabert, analizando actualmente los datos, es que también existen problemas en atención especializada, por  lo que la cifra de vacantes en el conjunto de servicios en la provincia puede cifrarse en unos 50 profesionales, pero advierte que, en cuatro años, se elevará a 150, debido a la media de edad alta y a las jubilaciones.  
Verónica Casado dijo textualmente que «hay un problema de dotación importante en zonas de Segovia, donde existen una serie de ellas que para nosotros son absolutamente prioritarias».  
La consejera insistió en que el sistema sanitario es «magnífico», pero es necesario poner soluciones para sus problemas, sobre todo en relación a la financiación y al déficit de profesionales porque sino la situación será peor en los próximos cinco o diez años». 
Con 434 profesionales, 249 de atención hospitalaria y 185 de primaria, sin contar  los que tienen la condición de funcionarios, cuyo número no es muy elevado y apenas altera la estadística, la conclusión que obtiene Guilabert es que «en Segovia tenemos la ratio de médicos por número de habitantes más baja de Castilla y León»·. 
En su análisis, el presidente del Colegio de Médicos, afirma que Segovia en sí, como Soria, «tiene un problema de difícil cobertura, no es solo atención primaria o pediatría, también en el Hospital General».  Guilabert señala que,  en urgencias hay un problema debido a que se suman muchas horas de atención continuada, de guardias, al no encontrarse profesionales para hacerlas y asumirlas quienes trabajan en la plantilla, lo que les supone una sobrecarga.
Tras darse solución a la falta de médicos en radiología. anunciada esta semana por la Gerencia, Guilabert  habla de una plantilla con vacantes en Dermatología, que podría verse acusada en un concurso de traslados, teniendo en cuenta que los dos dermatólogos que hay en la actualidad residen fuera de Segovia. La causa,  a su juicio, es que el Hospital General «no es atractivo, mientras otros están por encima en plantilla».    

 

Falta cobertura en todas las zonas de salud

Observando el mapa que exhibió la consejera de Sanidad, Enrique Arrieta, uno de los portavoces de la Mesa para la Defensa de la Sanidad Pública de Segovia, concluye que «en todas las zonas de la salud de la provincia de Segovia hay problemas de cobertura» de profesionales.  Donde coincide el color rojo, por falta de médicos de familia y pediatras, a su juicio, se centra principalmente en El Espinar, Villacastin, Segovia Rural, La Sierra –que tiene el centro en Navafría–, y  Riaza. 
Arrieta considera que «esta situación era algo esperable, se ha llegado por una falta de previsión y planificación, la falta de cobertura de profesionales, médicos de familia y pediatras, provoca una peor calidad de la asistencia sanitaria, este es el resultado de políticas anteriores y recortes».  En esa línea se pronuncia el presidente del Colegio de Médicos, Enrique Guilabert, quien opina que el problema está vinculado también con el gerente que se se haya tenido y lo que haya querido economizar para situarse en mejor puesto de su carrera profesional. «Por eso pedíamos que fuera de Segovia, que le preocupara lo de su tierra,  en vez de ir a la economía», matiza. 
Para tratar de paliar el problema en alguna zona, la consejera se refirió a extender en núcleos dispersos o despoblados unas pulseras de aviso, el llamado ‘sistema nórdico’, que permita que  un grupo de vecinos, la llamada red de colaboradores de los municipios, actúe ante una situación de urgencia durante el tiempo que tarde en llegar el equipo sanitario.
Arrieta opina que «no es buena solución» y añade que «para mejorar la asistencia sanitaria en el medio rural  hay que contar con otras muchas cosas que no dependen solo de sanidad,  como facilitar el acceso de los pacientes de los núcleos rurales a los centros de salud o a los nuevos centros rurales agrupados, pero para eso hace falta una infraestructura de transporte, cita previa o que funcione Internet».
Después de afirmar que «para ser eficientes lo que tiene que hacer [la Consejería] es concentrar», Guilabert ha hablado de problemas por falta de profesionales en el servicio de urgencias de atención primaria,  en zona urbana,  «y a que en la zona rural se ha bajado mucho la frecuentación para ir a los pueblos, un problema que se va a acrecentar con las jubilaciones».