scorecardresearch

Cuenta atrás para abandonar la Xunta

Agencias
-

Feijóo dejará la Presidencia del Gobierno autonómico de forma voluntaria, tras renunciar a su cargo en el PP gallego por incompatibilidad con el liderato que acaba de asumir a nivel nacional

Cuenta atrás para abandonar la Xunta - Foto: Eduardo Briones Europa Press

Alberto Núñez Feijóo ya ha aterrizado en Génova. De hecho, su elección el pasado fin de semana como nuevo líder del PP activó la cuenta atrás en el calendario establecido para que también abandone la Presidencia de la Xunta, tras 13 años de mayorías absolutas. 

A diferencia del cargo en el partido en Galicia, que dejó de modo efectivo el pasado viernes por ser incompatible por estatutos con la dirección popular, Feijóo cederá el bastón de mando del Ejecutivo autonómico de forma voluntaria y será el primer caso en la historia de la Comunidad. Suena como su previsible relevo el nombre de Alfonso Rueda, vicepresidente primero de la Xunta y consejero de Presidencia, Justicia y Turismo, aunque este extremo aún no ha sido confirmado por fuentes populares.

Dueño de sus tiempos, Feijóo desveló que será este mes a partir del cual empiecen a sucederse los acontecimientos, primero con su elección al frente del PP y posteriormente con su relevo en la Xunta y en el partido en Galicia.

Sin fechas específicas, y con uno de los tres mencionados acontecimientos ya convertido en realidad, el Estatuto de Autonomía establece que una vez presentada oficialmente la renuncia a la Presidencia, el Parlamento gallego deberá celebrar en un máximo de 30 días un debate de investidura.

Antes, formalmente, el presidente de la Cámara escuchará a los grupos, si bien la mayoría absoluta del PP garantiza que será uno de sus diputados el nuevo presidente.

Para ese puesto se perfila con más posibilidades Rueda, mano derecha en los gobiernos del orensano desde 2009, puesto que también ocupó en el partido durante 10 años, hasta 2016, y actual presidente provincial en Pontevedra.

En una segunda línea, que también encajaría con la previsibilidad anunciada por el todavía presidente, se situaría el vicepresidente segundo, Francisco Conde; asesor de Núñez Feijóo que entró en el Ejecutivo gallego en 2012 y junto con Rueda es el único diputado -condición indispensable para ser elegido presidente en la Cámara autonómica- del Gabinete actual.

Si bien es cierto que ser parlamentario es la única condición que establece el Estatuto, esto abriría la puerta a otras posibilidades dentro del grupo, que parecen contar con pocas o ninguna opción; ya sean la de Pedro Puy o la de Diego Calvo, principalmente. Puy es portavoz parlamentario e ideólogo y coordinador de los programas electorales de las cuatro mayorías absolutas y otro de los principales colaboradores del presidente; mientras que Calvo es presidente del PP de La Coruña, vicepresidente primero del Parlamento y fue elegido presidente del comité electoral nacional del PP en el congreso de Sevilla.

Precisamente el cónclave de la ciudad andaluza sirvió para que Feijóo repartiera juego entre sus principales cargos orgánicos, de modo que los cuatro presidentes provinciales -Diego Calvo (La Coruña), Alfonso Rueda (Pontevedra), Elena Candia (Lugo) y Manuel Baltar (Orense)- figuran en el comité ejecutivo, con especial relevancia para el puesto de Calvo. Para este órgano, además, Feijóo designó también al vicepresidente segundo, Francisco Conde. 

Pero sin duda, el principal nombramiento para la nueva dirección del PP fue el de su principal colaborador en el PP en Galicia desde 2016; el secretario general, Miguel Tellado, que desempeña además las funciones de presidente del partido por tiempo indeterminado de modo interino desde la renuncia de Feijóo la pasada semana.

Tellado fue nombrado vicesecretario general de Organización Territorial y formará parte del comité de dirección, que ayer celebró su primera reunión en Madrid, con lo que su puesto en Galicia parece tener también un límite cercano.

Y es que la sucesión en el partido es el segundo melón que ha abierto la Presidencia de Feijóo en el PP. El orensano sucedió a Manuel Fraga en 2006 y fue reelegido para un quinto mandato en el congreso celebrado en julio de 2021.

Con la vista en las urnas

El calendario electoral, con municipales dentro de un año y la incógnita de unas posibles generales, alimenta las dudas sobre cómo resolver el relevo de Feijóo en el partido. Ya sea a corto o medio plazo tiene que haber un congreso, pues es el mecanismo que elige al candidato a la Xunta para los comicios autonómicos, cuya fecha no debería ir más allá del verano de 2024.

Todos los implicados, incluido el presidente, insisten en que saldrá bien, que la estabilidad de Galicia está asegurada. Sin embargo, la única certeza es que a Feijóo hoy le queda un día menos para dejar de ser el líder de la Xunta.