scorecardresearch

Castilla y León gana en territorio forestal

Patricia Martín / ICAL
-

El consejero de Fomento y Medio Ambiente destaca la preocupación y trabajo puntero en bioeconomía

El consejero Suárez Quiñones junto a la directora general de Biodiversidad, María Jesús Rodríguez - Foto: Nacho Valverde/ Ical

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, afirmó hoy que el 40 por ciento de los municipios de Castilla y León tiene más de la mitad de su territorio forestal, con algo más de cinco millones de hectáreas, con "más terreno forestal que 20 países de la Unión Europea, como Portugal, Austria o Gran Bretaña". Suárez-Quiñones participó en la Jornada sobre Bioeconomía y Emprendimiento, organizada por el Ministerio de Transición Ecológica, en el Centro de Congresos y Convenciones del Real Sitio de San Ildefonso (Segovia).

En este foro remarcó que el Gobierno de España ha elegido el lugar idóneo para celebrar el Día Forestal Mundial, por la importancia de Castilla y León desde el punto de vista forestal, con un trabajo para encontrar el equilibrio, que es "la palabra mágica, entre aprovechamiento y conservación".

El consejero habló de la conciencia sobre la biodiversidad para el presente y futuro. "Los bosques absorben en torno al 20 por ciento de la producción de CO2, genera un sumidero que aporta a nivel estatal y europea, importantes objetivos en cuanto a la reducciones que Europa prevé para los Estados y que tenemos un horizonte de descarbonización muy cercano", desgranó.

Además, destacó que es una Comunidad muy preocupada por la bioeconomía. Especialmente importante en el uso de la biomasa, ya que lleva desde 2010-2011 generando "numerosísimas instalaciones de aprovechamiento energético de la biomasa tanto térmico como de energía eléctrica." Algo más de una década en las que se han puesto en marchar importancias redes de calor de biomasa, como el Hospital Clínico de Valladolid, el más grande que se nutre de energía térmica derivada de la biomasa.

 

Aprovechamiento sostenible

Así como las redes de calor industrial que han llegado a puntos de la Comunidad, en las provincias de Burgos, León o Valladolid, Suárez-Quiñones resumió que Castilla y León apuesta desde 2011 por la biomasa, comprendiendo su importancia y dotándose de un plan. "Castilla y León ha sido donde más ha crecido y se ha tejido una red industrial muy importante, con empresas dedicadas al pellet y las astillas", defendió.

Durante su intervención en la inauguración de esta jornada del Ministerio de Transición Ecológica, Juan Carlos Suárez-Quiñones destacó el gran papel jugado por la Junta y por toda Castilla y León, por los propietarios, asociaciones y la propia ciudadanía, en una gestión forestal sostenible. Trabajo por el mantenimiento de los bosques ya existentes, con "una apuesta decidida", con el Plan Forestal 2002-2029, con "cadenas de valor, riqueza en el medio rural, para luchar contra contra la despoblación y el reto demográfico", resumió.

También hizo referencia a otros recursos como la micología, al ser la primera Comunidad en regular estos aprovechamiento, así como las Mesas de trabajo destinadas a la Piña y la Castaña y la Resina, siendo Segovia la primera productora española y europea de resina. La Junta trabaja con el sector resinero para recuperar el oficio y para mejorar sus condiciones laborales, en los meses en los que no hay actividad resinera. 

También, se trata de otro sector que ayuda a la prevención de los incendios. "Una plaga que ataca al mundo", resumió, por los cambios en los usos del territorio y del cambio climático. "Buscar el aprovechamiento es prevención", sentenció. Suárez-Quiñones reiteró su compromiso con el Plan Forestal de Castilla y León, con el uso de la madera, no sólo del tronco, sino "aprovechar todos los elementos" porque "los bosques son colaboradores en la lucha contra el cambio climático y tienen que ser una revalorización energética sostenible".

El consejero agradeció al Gobierno y al Ministerio que dirige Teresa Ribera elegir Castilla y León para esta jornada sobre 'Bioeconomía y Emprendimiento', para poner en valor el trabajo que se realiza en este campo, pero también en la restauración de todo tipo de hábitats, como la eliminación de 2.600 escombreras y vertederos, que finalizará en 2023. Así como, más de 1.000 hectáreas, con una inversión de más de 70 millones de euros, junto al Gobierno de España y la Unión Europea, de terrenos afectados por explotaciones mineras abandonadas.