scorecardresearch

Cesar A. Molina reivindica la cultura frente a tecnología

D.S,
-

El escritor y exministro lanza la segunda edición de '¡Qué bello será vivir sin cultura!', presentado hace un mes, un título irónico para destacar el valor de la cultura

Cesar Antonio de Molina, durante su intervención - Foto: Pablo Martín ­/ Efe

El escritor César Antonio Molina, que ha publicado el libro '¡Qué bello será vivir sin cultura!' ha señalado hoy en Segovia que Si la tecnología se utiliza en el mundo de la cultura para vender aquello que una máquina dice que puede tener mayor atracción, "se habrá acabado".

Antes de intervenir en el Hay Festival de Segovia, en conversación con la periodista Angélica Tanarro, quien se siente muy vinculado a géneros como ensayo y poesía ha añadido, en declaraciones a Efe, que hasta ahora la cultura era conocimiento y reflexión sobre la naturaleza, la existencia, la muerte o el ser humano.

Para Molina (A Coruña, 1952), "sobre todo eso giraban las obras literarias, los géneros, la filosofía y todo lo demás, surgía del espíritu y de la creación individual de cada escritor y pensador".

Quien fuera ministro de Cultura, ha subrayado que si suprimimos todo esto y una máquina nos dice que lo que más se vende son las novelas de asesinatos con violaciones  se impone tener que escribir sobre temáticas predeterminadas y sin posibilidad de libertad, la palabra cultura desaparecerá".

En ese caso, ha matizado, "se inventará otra palabra y sustituirá lo que entendimos por cultura durante al menos 2.500 años".

Ya con la segunda edición, con la editorial Destino, a un mes de habe lanzado su libro, el escritor ha explicado que ha preferido titularlo de manera irónica, como cada capítulo, "que es siempre una parte de mi propio estilo que proviene de mi origen galaico".

También comparte una tradición de escritores gallegos bilingües en los que la ironía es fundamental, como Cela, Torrente, Cunqueiro o Dieste.

Quien ha dirigido el Instituto Cervantes, el Círculo de Bellas Artes y la Casa del Lector ha recordado que lleva publicados 50 libros de géneros en los que el tema central es la cultura y su defensa.

Sin embargo, Molina ha querido darle la vuelta al título y explicarle al lector "lo que nos puede pasar si no tenemos democracia, libertad, educación, si nos convertimos en idiotas tecnológicos o si acabamos en manos del totalitarismo tecnológico".

El autor de 'Olas en la noche', 'La caza de los intelectuales', 'Lugares donde se calma el dolor' o 'La poesía es un error necesario', ha explicado que ahora conviven tres o cuatro generaciones distintas en estos principios de siglo.

Se trata de los nativos digitales, los más jóvenes, que han nacido con el móvil y el ordenador en la cuna, los exiliados digitales, entre los que se encuentro, según explica, que han tenido que irse adaptando con el tiempo a las nuevas tecnologías y sobreviviendo a ellas, y los emigrados digitales, a quienes considera "conversos por necesidad o interés".

Después de confesar que no está contra las nuevas tecnologías, entre otras cosas, "porque la evolucionado de tal manera que ya se opera de forma diferente, con robots, sin que te tengan que abrir", César Antonio Molina ha matizado que "una parte de estas generaciones somos críticos porque hemos vivido otras épocas y otro mundo".

En su opinión, "nos costó mucho salir de la dictadura y llegar a la democracia en la que vivimos, con sus imperfecciones es el mejor periodo de nuestra historia y de la de Europa"

Lo que este escritor considera que "el problema no viene cuando no manejas la tecnología sino cuando la tecnología empieza a manejarte a ti y cuando las grandes empresas tecnológicas se saltan a los estados, el pago de impuestos, te amenazan con retirarte las comunicaciones o te imponen el que des tus datos".

Sobre la repercusión de la pandemia en la cultura, Molina ha dicho que, "afortunadamente, parece que ayudó a que la gente leyera y probablemente el mundo editorial haya sido el sector que menos ha sufrido porque no requiere ninguna relación colectiva a diferencia del cine del teatro, de los conciertos y auditorios, que se ha visto afectado terroríficamente y por eso es necesario ayudarlo".

Quien también ha escrito obras de memorias y viajes, ha reconocido que este tiempo de pandemia, como a muchos, le ha servido para "repensar nuestras vidas y cómo somos culpables de muchas cosas que nos pasan por ir contra la naturaleza, por no cuidar el medio ambiente y por todos los excesos que el ser humano ha cometido a sabiendas de que eso le iba a repercutir".