scorecardresearch

Setenta millones para restaurar zonas con minas de carbón

SPC
-

Los trabajos en El Bierzo y Laciana durarán unos tres años y recuperarán ambientalmente 1.062 hectáreas, entre ellas la Gran Corta de Fabero, que fue la mayor explotación de Europa

La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, y el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo. - Foto: Ical

El Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), por medio del Instituto para la Transición Justa (ITJ), destina más de 70 millones a la restauración ambiental de 1.062 hectáreas en  zonas afectadas por explotaciones mineras de carbón cerradas en las comarcas leonesas de El Bierzo y Laciana. En concreto, se actuarán en la Gran Corta Fabero, Casares-Ladil-Charcón y Torre-Villagatón, en la provincia de León.

Con cargo al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), se invertirán más de 70 millones en el territorio de Castilla y León y 73,7 millones en el suroccidente de Asturias, a los que se añaden 2,7 millones de la Junta y 9,7 millones del Principado de Asturias en avales en manos de las administraciones autonómicas. En total, la inversión para recuperar suelos y masas de agua, y para impulsar alternativas económicas en las comarcas afectadas, superará los 156 millones en tres años, generando 350 empleos directos, con prioridad para los trabajadores excedentes de la minería del carbón, incluidas empresas auxiliares.

La que en su día fue la mayor mina de Europa, y una referencia internacional, la Gran Corta de Fabero, con 700 hectáras, es una de las explotaciones de carbón cerradas que serán restauradas, incluyendo un recinto para la observación y el estudio de los fósiles hallados en las excavaciones, y habilitando áreas recreativas entre vegetación autóctona repoblada.

En ese entorno, la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, señaló que estas actuaciones tendrá un «impacto muy significativo» en la reactivación de las comarcas afectadas, según informa Ical. Todo, gracias a las mejoras ambientales, descontaminación de cauces y suelos, restitución de la red hidrográfica, revegetación, protección y mejora de la biodiversidad y que, dijo, se quiere llevar a cabo «con la gente, con los pueblos, con sus ideas».

Uno de los objetivos principales es que esas restauraciones también sirvan de impulso a emprendimientos «ganaderos, agrícolas, forestales», además de a un turismo «más sostenible» que contribuya a poner en valor el patrimonio natural, cultural y la cultura minera. En la visita a Fabero también estuvieron presentes la directora del Instituto para la Transición Justa, Laura Murillo, y el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo.

El Miteco explicó en un comunicado que las actuaciones en ambas zonas utilizarán las «mejores» prácticas de restauración ecológica e integración de objetivos ambientales, económicos y sociales.