scorecardresearch

El Ayuntamiento espera activar Segovia Central antes de 2024

David Aso
-

Declarará Zona de Bajas Emisiones todo el recinto amurallado, donde el tráfico de no residentes quedará muy limitado, y espera captar fondos UE para iniciar los trámites antes de abril de 2022.

El Ayuntamiento espera activar Segovia Central antes de 2024 - Foto: Diego de Miguel

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética insta a crear zonas de bajas emisiones, al estilo de Madrid Central,  en los municipios de más de 50.000 habitantes. En su texto llama a hacerlo «no más tarde de 2023» y ese es el año que finalmente ha tomado como referencia el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Segovia para aprovechar la coyuntura y llevar a cabo el discutido ‘cierre’ del casco histórico al tráfico privado no residente, pero con una amplia lista de excepciones.

Aparte de los coches de quienes viven en el casco histórico, podrán entrar los vehículos de familiares de residentes mayores para llevarles medicación o por otros motivos que aún deben definirse, tal y como recordaba el jueves la alcaldesa, Clara Luquero.También circularán los servicios municipales, transporte público, las emergencias... En la línea de lo que ya se recogía en el Plan de Movilidad de 2008, aprobado entonces por unanimidad pero aún pendiente, y precisando ahora como añadido otras excepciones, como las autorizaciones de paso, con limitación de permanencia, para los vehículos que porten la etiqueta Cero de la DGT (vehículos 100% eléctricos; híbridos capaces de recorrer al menos 40 kilómetros en modo 100% eléctrico; o con pila de hidrógeno).

El Ayuntamiento aprobaba por ello el pasado 23 de septiembre en Junta de Gobierno Local solicitar una subvención al Estado con cargo a los fondos europeos asignados al ‘programa de ayudas a municipios para la implantación de zonas de bajas emisiones y la transformación digital y sostenible del transporte urbano’. Y ligada a la petición de tal subvención, una batería de medidas entre las que destacan las que están relacionadas, directa o indirectamente, con la ampliación del área de tráfico restringido.

Así, en el marco de la solicitud de ayudas para la implantación y puesta en funcionamiento de la ahora denominada Zona de Bajas Emisiones (ZBE), plantea cuatro inversiones en busca de subvención que ascenderían a 759.032,99 euros: un sistema de control de accesos con cámaras a la ZBE (valorado en 65.512,53 euros), un sistema de gestión del tráfico en su entorno (590.512,74), y controles de acceso tanto para la estación de autobuses como para su aparcamiento municipal.

Ya dentro del Plan de Movilidad de 2008 se fijaban tres puntos de acceso al área de tráfico restringido: la plaza de Conde Cheste, el arco del Socorro y la calle Doctor Velasco, una vez pasado el hospital de la Misericordia.

Tal y como expuso el jueves la concejala Clara Martín, que ha asumido la coordinación de este proyecto que implica a diversas concejalías, con la implantación de la ZBE llegará también la eliminación de plazas de aparcamiento pegadas a edificios protegidos; una iniciativa que ya está pendiente desde el mandado pasado.

Asimismo, precisó que los coches no autorizados por ajustarse a alguna de las excepciones ya citadas sólo podrán entrar al casco histórico si van a estacionar en los parkings subterráneos del casco histórico (es decir, el de Las Oblatas o el robotizado de la calle Colón), ya que las plazas de aparcamiento en superficie estarán destinadas exclusivamente a los coches de los residentes.

DAOIZ Y CARRIL BICI. Dentro de la misma batería de actuaciones en busca de subvención, el Ayuntamiento incluye también la peatonalización del eje Marqués del Arco-LaMerced-Daoiz, que cuenta con tres proyectos redactados y pendientes de ejecutar desde 2013.  El presupuesto total de estas obras ascendería a 857.057 euros. Y también plantea nuevos itinerarios ciclistas en la ciudad con 390.000 euros.

El programa de ayudas del Ministerio marca el cronograma con el que se mueve ahora el Ayuntamiento, ya que las actuaciones que reciban subvención, para no exponerse a perderla, deberán tramitarse para salir a concurso antes del 30 de abril de 2022.

Asimismo, el 60% de las acciones deberán estar adjudicadas antes del 30 de noviembre de 2022, y concluidas al 100% el 31 de diciembre de 2024. No obstante, tal y como se recoge en la documentación por la que se aprueba la solicitud, «el Ayuntamiento de Segovia, en el supuesto de resultar beneficiario de la subvención, se compromete a tener implantada en el municipio una zona de bajas emisiones en el año 2023».