Una segoviana en el Open Arms

Patricia Martín (Ical)
-

La médico Isabel Zamarrón alterna su trabajo en Urgencias del hospital madrileño 12 de Octubre con su labor como cooperante en misiones de rescate en el Mediterráneo, y también lucha contra la desnutrición infantil en Meki (Etiopía)

Una segoviana en el Open Arms

La segoviana Isabel Zamarrón, a sus 31 años, trabaja como médico de Urgencias en el madrileño hospital ‘12 de octubre’ y cuando su trabajo se lo permite se embarca en proyectos solidarios y de rescate con la ong ‘Proactiva Open Arms’ en el Mediterráneo y en un programa de desnutrición en un hospital infantil en Meki (Etiopía). Zamarrón comparte la opinión de muchos cooperantes sobre “tender a la desaparición” pero todavía hay mucho por hacer para estos miembros activos de la sociedad civil.

En noviembre fue la última ocasión en la que Isabel Zamarrón estuvo a bordo del mediático barco de ‘Proactiva Open Arms’. Sus caminos se cruzaron en 2016, cuando se encontraba en Grecia. “Estaba en un campo de refugiados en Atenas y también en Tesalónica. Había mucho trabajo porque la ruta migratoria habitual era Turquía-Grecia. Se hizo un convenio, que apoyó Europa, se empezó a considerar Turquía como un país seguro y se bloqueó esa ruta migratoria. La gente emprendió otra mucho más peligrosa por Libia”, resume.

En ese momento, la ong española ‘Proactiva Open Arms’ centraba sus operaciones de rescate de migrantes en Lesbos. “En un proyecto de rescate entre Lesbos y Turquía que son simplemente ocho kilómetros de mar pero aún así había muchos fallecidos”, remarca la cooperante segoviana. Los responsables de la organización decidieron comenzar otro proyecto en el Mediterráneo Central, con las zonas de rescate SAR de las rutas procedentes de Libia hacia Italia y Malta.

Una segoviana en el Open ArmsUna segoviana en el Open Arms

Isabel Zamarrón recuerda que mucha gente había empezado a necesitar coger esa ruta migratoria que era mucho más peligrosa, lo que le animó a conocer más en profundidad el proyecto para poder sumarse. “Es verdad que no estaba muy preparada al respecto. No sabía si iba a poder ser útil”, matiza, “al ser un proyecto muy marítimo y yo no tenía mucha experiencia”. La médico de Urgencias superó las pruebas y las entrevistas, se preparó a conciencia.

Problema social y político

“Empecé en 2017 a sumarme a todas las operaciones que podía y la última vez que he embarcado fue a principios de noviembre”, explica, donde se encontró con una situación que ella misma define como “cambiante” porque es un problema tanto social como de política internacional. “Depende mucho de cómo estén los países de donde salen estas personas, de cómo esté Libia que es un país principalmente receptor y de cómo esté la situación en Europa”, subraya Isabel Zamarrón.

Una segoviana en el Open ArmsUna segoviana en el Open Arms

En su opinión, este 2019 ha sido un poco mejor que el año anterior porque se ha podido trabajar mejor con Italia y Malta, ya que ambos países han bloqueado menos que durante los meses anteriores pero aún así, argumenta, “la situación es difícil porque no se ponen todos lo medios que se necesitan” y también porque “todos los barcos de rescate dependen de ong’s, con una población civil que ha hecho un trabajo muy importante”.

La cooperante segoviana considera que acometer este problema social y humano en el Mediterráneo requería “una mayor implicación por parte de los gobiernos”. Personalmente tiene muy claro, como muchos de sus compañeros, que tienen que tender a la desaparición. “Tanto en este proyecto como en otros, la repuesta civil surge porque no se está respondiendo", indica, para aclarar: "Nuestra idea no es vivir en el Mediterráneo o en Etiopía en medio de la nada, sino que nuestra tendencia es ir hacia a la desaparición y que haya una repuesta ya no tanto civil como por otros mecanismos gubernamentales”.

Proyecto en Etiopía

Una segoviana en el Open ArmsUna segoviana en el Open Arms

Al sur de Etiopía se encuentra la ciudad de Meki, en cuyo hospital infantil, se está desarrollando un proyecto para erradicar la desnutrición en el que Isabel Zamarrón está muy implicada. “Llevo colaborando con ellos desde hace cinco años y cuando puedo y mi trabajo me lo permite, voy dos semanas, un mes o dos meses más o menos”.

La doctora Zamarrón afirma con satisfacción que el proyecto va muy bien y es el que más necesario de cuantos tiene el centro hospitalario que es una clínica especializada en desnutrición pero atienden a niños con otras patologías.

Isabel Zamarrón espera poder seguir cooperando con los proyectos, sin depender económicamente de ello, gracias a su trabajo en la Sanidad de la Comunidad de Madrid en el servicio de Urgencias, en el ‘12 de Octubre’, que es “un hospital”, asegura, “que me aporta un montón de cosas” y gracias a la facilidades de movilidad por su tipo de contrato poder estar en Etiopía y con ‘Proactiva Open Arms’.

Una segoviana en el Open ArmsUna segoviana en el Open Arms

La médico segoviana estudió la carrera en la Universidad Autónoma de Madrid y después obtuvo un Máster en Emergencias del CEU y otro de Cooperación en la Universidad ‘Camilo José Cela’. Ya partir de segundo de carrera, estuvo en un proyecto de cooperación en Senegal con Cruz Roja. “En mis primeros proyectos más como monitoria enfocado a la infancia y al acabar la carrera y tener la formación necesaria más en temas puramente médicos de cooperación internacional”.