«Prefiero fijar una distancia de seguridad antes que ratios»

P. Velasco
-

La consejera de Educación, Rocío Lucas, analiza en una entrevista la situación que atraviesa la educación de la Comunidad durante la crisis del coronavirus

La consejera de Educación, Rocío Lucas. - Foto: Jonathan Tajes

Consejera de Educación desde el 18 de julio de 2019, a Rocío Lucas la ha tocado vivir un curso «anormal» por la crisis sanitaria de la covid-19. Con los centros cerrados desde el 13 de marzo, la comunidad educativa se ha adaptado a la formación ‘online’, mientras debate cómo volver con seguridad a las aulas el próximo curso. Lo que sí está claro es que no volverán a abrir sus puertas hasta septiembre, ni siquiera para los alumnos de Infantil.
Uno de los primeros objetivos que se marcó su Consejería fue no dar este curso por perdido. ¿Qué directrices se marcaron para el desarrollo del tercer trimestre? 
El 17 de abril ya se mandaron instrucciones a las direcciones provinciales y a los centros educativos teniendo en cuenta la situación excepcional que estamos viviendo. En ellas se establecía que tendrían que avanzar en contenidos claves y cómo este trimestre era para sumar pero nunca podía perjudicar la actuación de los otros dos. A la hora de la titulación, teniendo en cuenta que el Ministerio quería modificar norma, aunque finalmente no lo ha hecho, se aplica la norma que estaba en vigor, la del curso pasado para las titulaciones de Bachillerato y cuarto de la ESO. Se están preparando nuevas instrucciones que complementen lo anterior, pero ya se les ha dicho telefónicamente que para Castilla y León se aplica en la titulación la norma del curso pasado.
La pandemia está poniendo en evidencia la brecha digital existente en Castilla y León, principalmente en las zonas rurales. ¿Se ha garantizado el acceso a todos los alumnos a la docencia telemática?
Esta pandemia está poniendo de manifiesto muchas circunstancias. Cuando se ha ido avanzando en la formación no presencial, en contacto con los directores de los centros, se ha determinado que hay algún alumno que no tenía contacto con el profesor. En Castilla y León se detectó que el problema no era de dispositivos, sobre todo era de conectividad, con lo cual se han repartido 9.900 tarjetas. Esto permite que lo que resta de curso se pueda ir terminando dentro de una normalidad anormal. La intención de la Consejería es avanzar en esa conectividad de los centros a banda ancha para prepararnos para septiembre o en otro proceso del curso que viene donde se pueda repetir una situación similar, que ojalá no se produzca. Pero vamos a avanzar en la digitalización de los centros con esas escuelas conectadas y con un proyecto que ya teníamos previsto en el que la Junta ha invertido 10 millones, y que no se ha podido desarrollar por la situación de alarma.
¿Se acelerará la puesta en marcha de ese plan?
Evidentemente. La situación de la pandemia afecta a la movilidad y por lo tanto no se ha podido desarrollar en los pocos centros que nos quedan, que solo son 63 de acceso a la banda ancha. En cuanto se pueda lo vamos a agilizar para que el siguiente curso estén en las condiciones más óptimas por si se necesitara tener herramientas digitales más adecuadas.
La sensación de muchos padres es la falta de coordinación del profesorado e incluso hay algunos que aseguran no tener contacto con los docentes. ¿La pandemia ha puesto en evidencia una educación a dos velocidades? 
La educación no se ha producido a dos velocidades. La educación se ha tenido que ir adaptando a las circunstancias como cualquier otro sector. Me consta, por lo menos así nos transmiten, que la conexión entre alumno y profesor no es que a lo mejor sea diaria, pero si que es continua. Es cierto que de 1.007 centros que tiene el acceso a aulas virtuales, 774 las tienen. Ahí quiero hacer un reconocimiento al compromiso de la vocación de todos y cada uno de los docentes con las herramientas que tenían en ese momento cuando se produjo esta situación de cierre forzoso y automático. Sí que diría a las familias que tuvieran paciencia, tranquilidad y que por parte de los profesores les aseguro que están haciendo todo lo indecible para que la formación continúe durante esta situación. También hay que insistir y recordar que todo lo que no se adquiera durante este trimestre, habrá planes de refuerzo durante el siguiente curso. Todos los profesores tendrán que hacer una hoja de ruta de cada uno de los alumnos que se tiene que esclarecer en el siguiente curso y se reforzarán.
¿Los docentes estaban preparados y formados para una educación basada en las nuevas tecnologías?
Desde la Junta siempre se ha dado una importancia fundamental a reforzar la formación de los profesores. De hecho, una parte muy importante del plan de formación va vinculado a la digitalización. Se han hecho 1.500 acciones formativas en las que han participado 28.600 profesores. Y en este plan que estamos preparando para el siguiente curso, se va a incidir más en esa formación y estoy segura que los profesores también lo van a ver así.
En la fase 2 del plan de desescalada se plantea la reapertura de los centros de 0 a 6 años  para aquellos menores que sus padres trabajen fuera de casa, ¿Cuál es la posición de Castilla y León?
En Castilla y León el acceso a las aulas este curso no lo veo factible por las distintas fases en las que nos estamos moviendo. Estamos en disposición de poder abrir los centros, los procesos de desinfección ya los estamos haciendo, los IES ya están desinfectados y cualquier otra actuación ya está realizada, pero va a determinar en qué situación de desescalada nos encontremos en Castilla y León. Sí se volvería para abordar aspectos determinados de la EBAU, pero ya estamos hablando de julio.
Hay comunidades como el País Vasco que ya han fijado la fecha del 25 de mayo para la reapertura de los centros educativos. ¿Trabajan en algún escenario para volver a los centros educativos este año?
País Vasco se supone que ya está en fase 1 y ha pedido fase 2, por eso digo que no es un tema que la Consejería de Educación o el Ministerio pueda decidir en qué momento se abren o no los colegios, va a estar determinado en qué situación epidemiológica se encuentre cada comunidad. Que el País Vasco o cualquier otra comunidad decida abrir en esas fases, cuando Castilla y León estemos en esas fases pues también nos lo plantearemos. Pero en este momento, en el punto en el que no encontramos, ya le digo yo a usted que no.
¿Se pondrán en marcha este verano actividades de refuerzo para alumnos con necesidades específicas?
Para el periodo de verano, Castilla y León siempre ha tenido el plan de Mejora del Éxito Educactivo del mes de julio, que son refuerzos de contenidos para aquellos alumnos que voluntariamente así lo necesiten en cuarto de la ESO y algún curso de Primaria. Nos seguimos planteando el refuerzo en el mes de julio y, si las circunstancias sanitarias lo permiten, la idea es hacerlo con profesorado contratado al margen del que esté actualmente dando clase. Así lo hemos hecho durante ocho años con lo cual en estas circunstancias si cabe con mayor incidencia.
¿Cómo piensa la Consejería garantizar la accesibilidad de los alumnos el próximo curso si la situación se mantiene o hay un rebrote?
Quedan cinco meses para hablar de septiembre, las circunstancias van cambiando de un día para otro, aunque sí hemos demandado, por parte de Castilla y León y de otras comunidades, que se establezca también un protocolo de seguridad en el ámbito educativo con parámetros generales para todas las comunidades. En esto el Ministerio ha sido receptivo y ha estado de acuerdo en que es necesario establecer unos protocolos de actuación que en breve nos los transmitirán.
Un protocolo en el que querrán ver reflejados aspectos como los apuntados por la ministra de Educación sobre las ratios. ¿Cuál es su opinión al respecto de estas medidas y Castilla y León tiene sus propias propuestas?
Por parte del Ministerio de Educación no nos ha planteado ninguna propuesta de las ratios, solo son declaraciones en la prensa que luego el Ministerio nos ha dicho que no era así. En el caso de las ratios, en Castilla y León que tenemos mucha dispersión de los centros educativos, puedes tener ratios en Infantil con menos de 15. Por lo tanto, yo más que ratios hablaría de distancia de seguridad porque tienes unos grupos de 20 alumnos, y en esos grupos manteniendo la distancia de los dos metros que parece ser que así establece el Ministerio de Sanidad, pueden incluirse 20 en vez de 15. Yo me inclino más por un proceso de prevención de distancia de seguridad que no de ratios, porque evidentemente la ratio en Castilla y León es muy variable, y espero que el Ministerio nos escuche para que el protocolo cumpla esas medidas.
Pero en zonas urbanas, donde se alcanza esa ratios máxima de 25 alumnos, ¿se podría contratar más personal para paliar esta situación?
No se trata solo de contratar más personal, sino de si tienen espacios físicos para establecer los grupos. Por tanto vuelvo a insistir en que el protocolo me lo tendrá que decir Sanidad, aunque si le vamos a insistir en que nos dé margen para medir esas medidas de seguridad. Pero en aquellas en las que esté a la ratio máxima de 25, se establecerían mecanismos. La propuesta de mezclar formación presencial con la ‘online’ es prácticamente imposible de materializar, más que nada porque sería imposible ejecutar por parte de los profesores. Con lo cual si que le pedimos un protocolo de distancias de seguridad y de medidas de higiene por parte de los profesores y alumnos, pero con flexibilidad de la organización dependiendo de las medidas de seguridad que establezca.
¿Podría variarse el calendario escolar como ya han anunciado algunas comunidades?
El calendario escolar se toca todos los cursos y va a depender también de las pruebas previstas para septiembre, como las extraordinarias de Bachillerato y otras actuaciones que hay que hacer porque realmente durante este periodo de mayo y junio es imposible realizarlas. En función de esas pruebas luego adaptaremos el calendario.
La EBAU se celebrará a primeros de julio, ¿cómo realizarán los estudiantes dicho examen?
Vuelvo a insistir en la necesidad de que haya un protocolo de seguridad. Hasta ahora se han establecido dos metros entre mesa y mesa por protocolos similares que tienen en otro tipo de sectores, pero demandamos al Ministerio que haya un protocolo porque nos estamos planteando cuestiones como cuántas aulas hay que reservar, si se hace en los IES y en las facultades, la disposición del material de protección que haya que adquirir para realizar la prueba con la mayor distancia de seguridad… Por eso exigimos cuanto antes el plan de protocolo de seguridad.
¿Cuál será la propuesta de Castilla y León respecto a los precios públicos de matriculación en las enseñanzas universitarias?
Lo que se ha pedido al Ministerio es que haga una propuesta con unos precios máximos y si realmente su propuesta, que no nos lo dijo, es llegar a los precios de 2011, el Ministerio tiene que dar financiación para llegar a esta media. En Castilla y León siempre hemos apostado por ir reduciendo las tasas universitarias, de hecho nuestros dos últimos cursos nos hemos puesto a la media de España, pero claro si se rompe esa propuesta por parte del Ministerio tiene que venir acompañada de financiación.
Respecto a las becas, ¿habrá una convocatoria específica para los afectados por la covid-19?
Es uno de los planteamientos que realizó Castilla y León al Ministerio, pero nos dijo que resultaba imposible modificar las condiciones de las becas. En Castilla y León estamos ya en contacto con las cuatro universidades públicas para buscar una fórmula en la que se pudiera atender a estos alumnos que se vean afectados por la situación de la covid-19, con lo cual sí nos comprometemos a sacar líneas de ayudas específicas para estos estudiantes.
El coronavirus pasará, ¿pero ya se puede decir que va a cambiar la educación para siempre?
La educación tiene que seguir siendo en el aula, pero lo que sí se ha demostrado durante esta pandemia es que la formación ‘online’ atiende ciertas circunstancias sobrevenidas. Pero que la educación se tiene que hacer en el aula, que el alumno tiene que estar en contacto con el profesor, que tiene que estar en contacto con sus compañeros, eso no lo va a cambiar la pandemia. También es necesario que haya actuaciones y aspectos que se puedan hacer ‘online’, así como meter más competencia digital en la parte curricular.