scorecardresearch

"Villoria siempre estaba"

Nacho Sáez
-

El Segosala y el Unami se enfrentan este domingo con el recuerdo del que fue su directivo, que antes también había dejado huella como futbolista.

Las capitanas del Segosala y del Unami, este miércoles. - Foto: Rosa Blanco

«Después de 35 años no te acuerdas de mucho pero te queda en la memoria que a ese partido asistió una persona importante. Una cosa de ese calibre no se te olvida, pero fue algo sencillo. Nos dio la mano y tampoco se alargó más. No sé si nos dijo algo». José Luis Villoria recordaba así el breve encuentro que mantuvieron con el entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, al finalizar el 'clásico' que disputaron el Real Ávila y la Segoviana el 4 de enero de 1981. Él jugaba en el club gimnástico, que el pasado domingo le rindió un pequeño homenaje a través de las redes sociales después de que se conociera su muerte a los 63 años de edad víctima de un cáncer. Una pérdida que ha dejado un hondo pesar también en el resto del deporte segoviano.

Principalmente en el Segosala y el Unami, que se enfrentan este domingo (12.00 horas, Pabellón Pedro Delgado) en la octava jornada de la Segunda División femenina de fútbol sala y que fueron los dos últimos clubes con los que colaboró Villoria como directivo. También sobresalió en esta faceta, en la que además ocupó el cargo de secretario de la Delegación Provincial de Fútbol. «Se desvivía por el deporte. Era un currante, estaba enfocado las 24 horas del día en lo que hacía y siempre sacaba la cara por el club en el que estaba», señala el presidente del Segosala, Agustín Pérez. «Hacía todo lo que estuviera en su mano para que los equipos con los que colaboraba consiguieran los mayores hitos», añade el máximo responsable del Unami, Francisco Andray.

Ambos clubes se han puesto de acuerdo para recordar su figura antes del derbi de este domingo. Un duelo que habría sido muy especial para Villoria. «Fue él el que dijo que había que subir a Segunda", cuenta la capitana del Segosala, Cristina González 'Chivi', con la que además mantenía un contacto continuo: «Yo llevo la parte de las fichas y él se encargaba de la sección económica y también de las relaciones con la Federación así que el trato era casi diario».

Villoria, en su etapa en la Segoviana.Villoria, en su etapa en la Segoviana. - Foto: Archivo de Juan Martín

Chivi describe a un hombre alegre y de trato fácil. «Era una persona con mucho sentido del humor. Siempre trataba de ayudarte con todos los problemas que pudieses tener y al final era una persona cercana, muy cercana». También subraya su ambición. «Cuando llegó al club dijo que había que subir a Segunda, que era muy importante porque económicamente tienes más ayudas… Su idea siempre era ir mejorando y es una pena que no vaya a poder disfrutar de este partido como sabemos que lo hubiese hecho», abunda.

Ese poso de tristeza lo comparten las jugadoras del Unami, que tuvieron en Villoria durante años un integrante más del equipo. «Hablando estos días con las compañeras recordábamos que siempre estaba. Estaba cuando hacía falta desde el punto de vista logístico, que era la principal responsabilidad que tenía, pero también en los momentos distendidos. En cenas de equipo, en viajes más largos… En los momentos de vestuario siempre estaba de un modo cariñoso. Siempre nos ha cuidado muchísimo a todas», evoca la capitana, Rocío.

En las pachangas de fútbol 7 que disputaban en Navidades o al final de temporada, Villoria se volvía a vestir de corto como si sus tiempos en el Acueducto y en la Segoviana no hubieran pasado. Como futbolista fue centrocampista. «No era de gran técnica pero tenía mucho pundonor, era muy trabajador, muy constante, lo que le decías intentaba cumplirlo… Yo jugaba con un 4-4-2 y era uno de los hombres del centro del campo», apunta el que fue su entrenador, Jesús Bellota. «Recuerdo que fuimos a jugar a Daimiel, que tenía un jugador muy bueno, le encargué que le marcara y estuvo perfecto. Hasta el jugador del Daimiel le dijo que le dejara ya de dar la paliza. Además, ganamos 0-1 con un gol de Villoria».

Con el Promesas de la Segoviana.Con el Promesas de la Segoviana. - Foto: Archivo de Juan Martín

Fuera del campo también cumplía. Padre de dos hijos  y trabajador como personal civil en la Base Mixta, no era conflictivo en el vestuario. «Casi todos los jugadores, menos uno o dos, eran de Segovia así que se conocían. Él era uno más, simpático y se llevaba bien con todo el mundo, aunque tenía cierta mala leche en algunos momentos», concluye Bellota. Esa competitividad también la transpiraba ahora. «Se le veía su rol de jugador, pero sobre todo era una persona súper alegre y daba momentos divertidos en cenas y desplazamientos. Nos contaba anécdotas de él porque han sido muchos años colaborando con el deporte en Segovia y jugando. Pasábamos ratos muy agradables. También destacaba en lo resolutivo que era en las funciones que desempeñaba. Controlaba y dominaba todos los aspectos para los que trabajaba en el club y nunca había un fallo. Era impecable», zanja la capitana del Unami.

EN EL PARTIDO, SIN FAVORITO. El homenaje a José Luis Villoria marcará un derbi que no tiene favorito, en opinión de sus protagonistas. «Quizás lo sea un poco más Unami porque lleva mucho más tiempo en la categoría y la experiencia que tienen ellas no la tenemos nosotras, pero no veo un favorito muy claro», indica la capitana del Segosala, Cristina González 'Chivi'. «Segosala viene de hacer un inicio de liga impecable y nosotras vamos en línea ascendente asimilando conceptos y rindiendo muy bien en los partidos a pesar de no haber contado con tantas victorias. Yo creo que va a ser un partido muy bonito», argumenta su homóloga del Unami, Rocío Marinas.

Tercero en la clasificación, el Segosala llega después de cosechar sus dos primeros tropiezos de la temporada. «Contra Puertollano no nos salió nada. Nos llegaron tres veces y nos marcaron tres goles y luego fue todo un despropósito. No estuvimos a la altura en la presión y eso te penaliza en esta categoría. Pero en Tenerife el partido fue prácticamente nuestro para mí y solo nos sobraron 17 segundos al final para que no se hable ahora de que tenemos tres puntos más. No creo que sea un bache. Si mantenemos la intensidad, podemos plantear un partido complicado al Unami», reflexiona Chivi.

Por su parte, Rocío avisa del peligro del Segosala. «Por los poquitos ratos que las he podido ver jugar y por lo que conozco del equipo que han trabajado esta temporada son muy verticales, tienen gente con muchísima calidad a la hora de definir y la portería la tienen muy bien trabajada, lo que me parece clave para este tipo de partidos», remacha. El Unami llega situado en la sexta posición de la clasificación con siete puntos menos que su rival, tras haber descansado la pasada semana.