Historias a las puertas 'del paro'

Sergio Arribas
-

Lola pregunta el porqué su marido no ha cobrado el ERTE. El goteo de ciudadanos en busca de información es constante ante el edificio de Via Roma que reúne a SEPE y Ecyl, la mayoría sin cita y sin conocer la diferencia entre ambos servicios.

Majid mientras habla por el telefonillo con una funcionaria del Ecyl. - Foto: Rosa Blanco


Majid anda desorientado. «Estoy cobrando el desempleo pero no he firmado ningún papel», asegura a las puertas del edificio «del paro», conocido popularmente, aunque en realidad se trata de un inmueble, en Vía Roma 41, que reúne dos servicios de empleo con competencias, procedimientos, plantillas y objetivos distintos, el SEPE y el Ecyl. De las palabras de Majid se deduce que apenas le suenan las siglas de ambos organismos; y que ha decidido personarse sin cita, sin bucear antes en internet o llamar a un teléfono. Cree que la oficina está abierta al público, de manera que su primer gesto es el de empujar la puerta para entrar. «¡No aporree la puerta! ¡Nos la va a tirar!». Es la voz de una mujer, en tono malhumorado, que brota del telefonillo; a través del que los funcionarios despachan con quienes acuden a una oficina sin público.

A la funcionaria del Ecyl, le toca resolver las dudas de Majid, pese a ser un asunto que no es su competencia, sino del SEPE. En cumplimiento del convenio que exige «colaboración entre administraciones», la funcionaria de la Junta le informa que tiene que pedir cita con el organismo estatal a través de una página web. El Ecyl  abrió el 15 de junio y los funcionarios de la administración regional —los únicos que están dentro de la oficina por las mañanas— lidian con todos los ciudadanos que acuden «a preguntar», todos sin cita y a veces en un pobre castellano, por no ser su idioma natal. 

Tras responder a Majid y percatarse la presencia de los periodistas, la funcionaria ha decidido salir para reprochar al equipo de El Día de Segovia su trabajo informativo. Está nerviosa, inquieta por saber si su conversación con Majid a través del telefonillo ha sido grabada. «Esperen que voy a llamar a la directora de la zona», apunta en tono nada amistoso. Para entrevistar a ciudadanos en la calle —como así fue en todo momento— no se necesita permiso alguno, como bien sabe la directora del Ecyl, Pilar Anaya, quien tras salir a  la calle —como le pidió su subordinada—accedió, amablemente, a dar su opinión sobre ese goteo de ciudadanos que acuden sin cita y desorientados.

Lola preguntó por la situación de su marido, que no había cobrado el ERTE.Lola preguntó por la situación de su marido, que no había cobrado el ERTE. - Foto: Rosa Blanco

En el edificio de Vía Roma están las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), pero también el Servicio Público de Empleo de Castilla y León (Ecyl). El primero es un organismo autónomo anexo al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que, en síntesis, se dedica a la gestión y pago de prestaciones; mientras que el segundo, adscrito a la Consejería de Empleo e Industria, se dedica a inscripción, ofertas, formación y orientación.

«Cada administración tiene sus competencias y procedimientos. Ocurre que al estar en el mismo edificio muchas ciudadanos no lo diferencian y no saben a quien dirigirse, pese a que llevamos 15 años separados [desde que desapareció el INEM]», comenta la directora de la oficina del Ecyl en Segovia.

«Ni una carta». Antes de que la directora saliera a la puerta, el goteo de ciudadanos sin cita y ávidos de información fue constante. Es el caso de Lola —prefiere no dar su apellido— que tras ser atendida a través del telefonillo cuenta su caso. Ha venido a preguntar por la situación de su marido, afectado desde abril por un Erte. No le han enviado ninguna carta y no ha cobrado.

La directora de la oficina del Ecyl, Pilar Anaya, atiende a dos ciudadanos que acudieron La directora de la oficina del Ecyl, Pilar Anaya, atiende a dos ciudadanos que acudieron "a preguntar", sin cita. - Foto: Rosa Blanco

«Llevo toda la mañana llamando a varios teléfonos y ya he venido desesperada. Solo uno me ha contestado y me dice que en 30 segundos me atendían. ¡Desde las nueve de la mañana! ¡¿Qué reloj tiene ese señor?! Ya me han dicho aquí, que el Ecyl no lleva estas cosas [Ertes], que llame al teléfono ese», dice Lola, mientras señala uno de los carteles informativos —con direcciones webs y teléfonos asignados a cada organismo— que pueblan la fachada. 

Lola tendrá que pedir cita con SEPE. «Hay gente de su misma  empresa que sí lo ha cobrado pero él nada, solo tiene algo de jornal, no es lo que cobraba…Es increíble, no nos pagan a los que estamos trabajando y luego quieren dar una pensión [ingreso mínimo vital] de 500 euros ¿para quién?, no lo entiendo».

Tras Lola llegan Pablo y su hija Silvia. Hacen su consulta por el telefonillo. Ella, de 20 años, estudia Psicología, y este verano ha decidido «apuntarse al paro» por si le sale algún trabajo como socorrista. Le han informado que puede inscribirse online, con independencia de que pueda ser requerida por un tema de documentación.

Silvia acudió a preguntar con su padre Pablo, afectado por un ERTE.Silvia acudió a preguntar con su padre Pablo, afectado por un ERTE. - Foto: Rosa Blanco

Pablo, de 57 años, trabaja en una subcontrata de gas natural y está afectado por un Erte. «Lo gestionó todo mi empresa y yo sí he cobrado desde el primer día. Esto esperando que me llamen y me digan que mañana empiezo. Tengo ganas de volver a la actividad, tres meses sin hacer nada te llega a desesperar», afirma Pablo, a quien la empresa le ha transmitido que no tema por su puesto de trabajo.

A los pocos minutos se presentan, también sin cita previa, Victoria e Isabel. Las dos han trabajado, desde el 15 de marzo al 5 de junio, en la Residencia Mixta, en plena pandemia, y acuden para saber si esta circunstancia les supone un «plus» y les pueden «tener en consideración» para cubrir suplencias este verano. Su llegada coincide con la salida, a la calle, de la directora de la oficina del Ecyl, que pide a los periodistas atender antes las dudas de las dos mujeres. «Seguimos el protocolo de antes de la pandemia, cuando haya una oferta se sigue el orden de lista y tiene preferencia el que más tiempo lleve inscrito (…) otra cosa —añade— es que cuando salgan las bolsas para acceder a una plaza fija esa experiencia se computará como doble», comenta Anaya. .Esta vez, a diferencia de los casos anteriores, Ayuso sí responde a un asunto de su oficina, del Ecyl, y no del SEPE, que este día —el viernes 19— aún no había abierto. Lo haría tres días después.

Ecyl y SEPE tienen webs y teléfonos independientes. Ecyl abrió el día 15 de junio y la mayoría de las preguntas se resuelven por teléfono o correo electrónico. «Si tu llamas a ese número o entras en la web se contesta de forma inmediata (…) pero si no existe ningún dato porque es la primera vez que se dirige a la oficina, damos cita para que acuda personalmente», explica

Victoria e Isabel han trabajado en la residencia mixta de personas mayores y quieren también trabajar este verano.Victoria e Isabel han trabajado en la residencia mixta de personas mayores y quieren también trabajar este verano. - Foto: Rosa Blanco

El «despiste» vendría con el SEPE. Sus empleados dieron citas, inicialmente, por la mañana, de nueve a tres —a través de la web, pues el teléfono llegó a colapsarse— aunque luego se cambió el protocolo y los funcionarios han empezado a realizar las llamadas por la tarde, de tres a ocho. El cambio fue ordenado para evitar la presencia en la oficina de los funcionarios de SEPE en horario de mañana; en una medida de protección para evitar posibles agresiones, algo que, por fortuna, no ha ocurrido en Segovia. Las primeras citas con la etiqueta de presenciales arrancaron este lunes 22, aunque se estima que la mayoría seguirán siendo telefónicas. 

En la piel del ciudadano. En Segovia no ha habido agresiones ni insultos a funcionarios, si se exceptúa aquel joven que amenazó con encadenarse a la puerta, algo que la directora de la oficina del Ecyl en Segovia no se tomó en serio. No obstante, Anaya admite que los funcionarios «tenemos que ponernos en el lugar del ciudadano”. «Uno lleva años en una empresa, le echan a la calle con un Erte, no le explican en qué consiste, no le recibe nadie porque está todo cerrado, los teléfonos están colapsados, te sientes indefenso… Todo el mundo después de ayudarles nos daban las gracias. Lo entiendo, si hubiera estado en esa situación también lo habría pasado mal».

De 390 a 180 llamadas al día. La desescalada ha llegado también a las oficinas de empleo. La directora del Ecyl, Pilar Anaya, afirma que en el mes de marzo, con la oficinas cerradas, se llegaron a realizar hasta 390 llamadas diarias, un número que oscila hoy entre las 180 y 200 al día. En la ‘avalancha’ de la gestión de los Erte, los 19 funcionarios del Ecyl colaboraron también con SEPE —entre ellos la propia Anaya—, también ‘en remoto’, desde su casa, a través de sus teléfonos particulares.«He visto a compañeras llamar y cómo la gente no se lo cogía, porque muchas veces lo hacíamos con nuestros teléfonos particulares y lo haces con el número oculto».

Historias a las puertas 'del paro'Historias a las puertas 'del paro' - Foto: Rosa Blanco

El personal de SEPE también ha trabajado desde sus domicilios y, según Anaya, la semana pasada, por ejemplo, tenía una lista diaria de unas 120 personas a las que los funcionarios iban a telefonear. «Hemos trabajado sábados y domingos, hasta la una y dos de la mañana, eso hemos vivido, aún así todos se han entregado al trabajo», añade.

SEPE. Abierto desde el dia 22 de junio.

Necesita cita previa con el SEPE si desea información y consulta de prestaciones, solicitudes de prestaciones contributivas y subsidios, presentación de partes de baja de IT y maternidad/paternidad, baja de prestación (salida al extranjero), modificación de datos bancarios y cobros indebidos o sanciones. Pedir cita en www.sepe.es/citaprevia 921 750579

ECYL. Abierto desde el 15 de junio. 
Necesita cita previa si desea inscribirse como demandante por primera vez, traslado de demandas de otras provincias, añadir ocupaciones a la demana de empleo. Cita en el teléfono 921 425261. El sellado de las renovaciones será automático hasta el 30 de junio. No hace falta entrar a sellar. También se responden consultas en el correo electrónico ecylsegovia@jcyl.es