scorecardresearch

Manifestantes piden un futuro limpio para 'la Campiña'

D.S.
-

Una concentración de 300 personas, según los organizadores, ha pedido en Bernardos un futuro limpio para 'La Campiña' segoviana, libre de macrogranjas

Manifestantes piden un futuro limpio para 'la Campiña'

vecinos de los pueblos de la 'Campiña' segoviana, así como de Sequera del Fresno, en el nordeste de la provincia, donde tienen el mismo problema, se han concentrado en Bernardos en protesta contra las macrogranjas y los numerosos proyectos que hay en curso, algunos ya muy avanzados, cuando ya en la actualidad hay 1.200.000 cerdos en una provincia en la que solo viven 153.000 personas, es decir 8 cerdos por persona. Además, ya uno de cada tres cerdos que se crían en Castilla y León se hace en la provincia de Segovia.

Según los convocantes, hay en proyecto o en fase de construcción o puesta en marcha explotaciones intensivas en Bernardos, Domingo García, Añe, Pinilla, Balisa, Sangarcía, Nieva, Juarros, Martín Muñoz de las Posadas, Paradinas, Valverde, Hoyuelos, Laguna Rodrigo y Santiuste de San Juan Bautista, la mayor parte de ellas en zonas declaradas ya vulnerables por decreto de la Junta de Castilla y León del 2020, donde se indica que en los últimos 11 años las zonas vulnerables han pasado de 10 a 24, los municipios de 67 a 387 y se incrementan 1.300 m2 de zona vulnerable año a año. Bernardos, Migueláñez, Domingo García y Armuña se encuentran rodeados de zonas vulnerables. En todas estas zonas, vulnerables y no vulnerables, se siguen realizando numerosos proyectos sin control. Estas granjas industriales, junto a las ya existentes,  generarán, como mínimo, 150.000 m3 de purín al año, que equivalen a 160 piscinas semi-olímpicas al año, de lo cual una buena parte irá a parar, sin control, a nuestras tierras.

Un cerdo bebe cada año de media 5.000 litros de agua.  Una persona tarda 7 años en consumir este volumen de agua. 20.000 cerdos beben al año 100 millones de litros de agua. No hay acuífero que aguante esa presión. Además, el consumo de agua es un grave problema en España, donde sufrimos desertización y sequías.

Manifestantes piden un futuro limpio para 'la Campiña' Manifestantes piden un futuro limpio para 'la Campiña'

Por otra parte, España es el único país europeo cuyos niveles de emisión de amoniaco y de otros gases contaminantes aumentan en la UE, incumpliendo el compromiso del Acuerdo de París, en gran parte debido a la ganadería intensiva. Solo en Castilla y León se han abierto, según datos de 2020, 156 granjas  en los últimos cinco años y hay 85 proyectos en estudio.

En un comunicado señalan que "nuestros pueblos se juegan mucho, porque nuestra provincia, especialmente la comarca de Los Arenales, donde está la mayor parte de la Campiña, es considerada Zona Vulnerable por la alta concentración de nitratos en el agua. -Según el informe de 2016 del Ministerio de Agricultura "Balance del nitrógeno en la agricultura española"-. 6.000 segovianos, el 4% de la población, no puede beber agua de sus grifos" y se preguntan  "¿cuántos puestos de trabajo se están destruyendo en los últimos años por el cierre de las pequeñas explotaciones ganaderas que no pueden soportar la competencia  de los grandes? Especialmente en la producción de carne de cerdo y de leche y en la ganadería extensiva que cría y engorda sus animales pastando por el campo libremente. Están provocando la desaparición del sector ganadero tradicional que sí creaba muchos puestos de trabajo y una riqueza más repartida entre los vecinos de los pueblos. Ahora la riqueza se queda en unos pocos".

Los promotres de la protesta subrayan que "no estamos en contra de la producción de carne de calidad y defendemos a los ganaderos tradicionales que la producen, los  que viven en los pueblos y asientan población. No queremos la producción industrial  que es la que se consigue en las macrogranjas. Y no la queremos por muchos motivos: producen ingentes cantidades de purín que en muchas ocasiones, arrastrado por el agua de lluvia, se  filtra hasta capas profundas del suelo conteniendo los nitratos  y mezclándose con el agua,  contaminándola  hasta hacerla no apta para el consumo humano. Consume ingentes cantidades de agua que es un bien escaso haciendo que la capa freática descienda de nivel.  Deteriora el clima y la calidad del aire. Y, aspecto no menos importante, altera la vida de los pueblos con el movimiento continuo de vehículos que transportan purines,  piensos y  animales".