scorecardresearch
Aurelio Martín

UNA COL

Aurelio Martín

Periodista


Sin médicos

11/06/2022

El panorama que se nos presenta en Segovia con la pérdida de médicos al llegar la edad de jubilación y una tasa aún baja de reposición va a obligar a remodelar servicios, tanto en Medicina Familiar, como en algunas especialidades, incluso nos podemos considerar como una de las provincias que padezcan cierto agravio comparativo y recibir un trato discriminatorio respecto a otras de Castilla y León. 
Estas son algunas de las conclusiones que se pueden desprender del estudio de 'Demografía Médica de Castilla y León (2019-2022), presentado recientemente por el presidente del Consejo de Colegios de Médicos de la Comunidad, José Luis Díaz Villarig, y el responsable de la entidad colegial en Segovia, Graciliano Estrada. Se trata del segundo trabajo de estas características, el primero con la participación del que fuera presidente segoviano Enrique Guilabert, que ya anticipaba un negro panorama.
Somos la última provincia de Castilla y León en número de médicos por 100.000 habitantes, con 379, frente a los 395 que se registraban en 2019. Y bajando, porque la sanidad pública de la Comunidad, en su conjunto, va a perder 603 médicos en cinco años, ya que alcanzarán los 70 años, cuando de media la formación de un profesional se prolonga por once años.
A principios de semana, el consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, confíó en que en el plazo de un año esté finalizada la adecuación de las plantilla de Sacyl, para después poner en marcha un plan de ordenación de recursos humanos con el que poder hacer frente a la falta de médicos que tendrá que afrontar la Comunidad, pero quizá la medida no sea suficiente y se tenga que abordar también desde otros aspectos, desde incentivos para que los profesionales opten por plazas en el medio rural o en hospitales medios  a la propia formación y a criterios que marque el Ministerio de Sanidad.
Inevitablemente, si no hay plantillas, en unos momentos de largas listas de espera debido a que sigue coleando la crisis sanitaria de la Covid19, la asistencia sanitaria se necesitará reordenar de forma adecuada y cómoda para los usuarios, icluido el transporte o el acceso a Internet.  Quienes no deben soportar la escasez de profesionales son los enfermos, y quizá ya sea tarde para ir tomando medidas que traten de paliar la situación.    
Las administraciones locales no están siendo ajenas a la marcha de funcionarios que, una vez que consiguen la plaza, pueden buscar destino en otras provincias, desde técnicos a policías locales. De poco sirve, según la legislación, que salgan plazas a concurso, se cubran, si quienes aprueban terminan saliendo a otros destinos. 
Este sistema no beneficia en nada a las poblaciones que van perdiendo habitantes, también afectados por la escasez de servicios o dificultades para acceder a los mismos. Es sin duda una cuestión que se tiene que tener en cuenta en la estrategia contra la despoblación. Siendo realistas, tiene difícil solución, aunque habrá que esperar a ver el resultado de las políticas que se apliquen desde las diferentes administraciones. Sin pausa...