scorecardresearch

"Algunas farmacias del medio rural no podrán subsistir"

A.M.
-

Desde julio de 2020 preside el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Segovia, del que anteriormente había sido su vicepresidenta, representando a 280 colegiados de la capital y la provincia que, en su conjunto, cuentan con 98 farmacias

Marta Ruano, presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Segovia - Foto: Rosa Blanco

La presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Segovia, Marta Ruano, afirma en esta entrevista que el colectivo profesional al que representa está de acuerdo con la regulación del precio de los test de antígenos, porque, a su juicio, «evita oportunistas aunque las farmacias tendrán que dispensar los test por debajo del coste, pero es un momento de pandemia y actuamos con responsabilidad y vocación sanitaria para que los ciudadanos puedan tenerlos en el momento en que los necesiten».

¿Cómo han recibido el acuerdo del Gobierno de regular el precio a un máximo de 2,94 euros?

Estamos de acuerdo pero llega tarde porque, igual que con las mascarillas, ya habíamos pedido que se regulase. Es fruto de una excesiva demanda porque, en diciembre, coincidieron las navidades con la sexta ola, con unos niveles muy altos de contagios, desbordándose las previsiones con problemas de estocaje, provocando que entrasen en escena agentes externos a la profesión, distribuidores que no son habituales, provocando un encarecimiento. No era fácil conseguirlos en algunos momentos. Hemos pedido una regulación porque eso ordena todo y evita oportunistas aunque las farmacias tendrán que dispensar los test por debajo del coste de adquisición, pero actuamos con responsabilidad y vocación sanitaria para que los ciudadanos puedan tenerlos en el momento en que los necesiten, dado también el colapso que está sufriendo la atención primaria lo que da importancia y utilidad a este producto. 

Ahora perderán dinero pero, en su momento, también vendieron a un precio muy alto...

Esto depende del importe en origen,  ha habido profesionales que debido a la necesidad de atender a los ciudadanos, han buscado los test fuera de las vías habituales lo que ha hecho que se elevaran los precios. También, cuando hay un momento que no está normalizado, influye si el producto viene por transporte marítimo, que es más económico, que si es aéreo, que lo encarece. En España, donde la norma es más estricta, los test que se han estado dispensando contaban con la aprobación de la Agencia Española del  Medicamento y Productos Sanitarios, que ahora tiene autorizados unos treinta,  mientras que en el resto de Europa hay hasta 200.  Aquí tenemos mayores garantías de sanidad y calidad.    

Con la Atención Primaria colapsada se ha ha dado prioridad al autodiagnóstico, ¿se han convertido ustedes en el primer escalón de la lucha contra la covid-19?

Somos la puerta de acceso al Sistema Nacional de Salud, como decimos la cruz verde de la farmacia no se apaga, mientras han permanecido cerrados algunos centros de salud y consultorios nosotros hemos estado trabajando al pie del cañón,  tomando medidas para dar el mejor servicio a la población y atender a nuestros pacientes con la mayor profesionalidad algo de lo que me siento orgullosa porque creo que la profesión ha demostrado su vocación de servicio y su rol social. Viendo cómo se encontraba la Atención Primaria, la gente acudía a por test de autodiagnóstico y el farmacéutico ha jugado un papel muy importante, los hechos demuestran que ya hay diez comunidades autónomas que están comunicando positivos a través de las farmacias, que emiten certificados y realizan una labor asistencial muy importante. También hemos desarrollado una labor de educación sobre cómo usar el test de forma correcta y qué implicaciones tenían los resultados. 

¿Qué repercusión ha tenido la pandemia en las farmacias?

Hemos actuado en todos los ámbitos, siendo un recurso esencial al garantizar el acceso al medicamento en los momentos más duros, preservando la salud de los pacientes para que fuesen lo menos posible a la farmacia y no se contagiasen y trabajando en acciones formativas sobre cómo actuar en esta pandemia, a muchos niveles, desde mascarillas a geles... También nos hemos adecuado al entorno digital porque todos los sistemas se han adaptado a receta electrónica, tanto pública como privada, mejorándose las renovaciones de la medicación, y hemos prestado atención farmacéutica domiciliaria, acercando los medicamentos a los pacientes contagiados o que no podían salir porque eran vulnerables, con colaboraciones de Cruz Roja y Cáritas. Han sido muy importantes las campañas sobre violencia de género porque, durante el confinamiento,  la farmacia era uno de los sitios donde podían salir las víctimas y es cuando se podía colaborar con ellas. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado nos venían consultando si echábamos en falta algún vecino que vivía solo o era paciente de riesgo, teniendo en cuenta que es muy común que este tipo de personas acudieran todos los meses a por su medicación. Y hemos estado desmintiendo bulos y dando una información rigurosa porque ha habido mucha desinformación. Creo que hemos sido un ejemplo de cercanía a la población y de colaboración con el sistema. 

Esa cercanía se produce también en muchos municipios donde apenas hay vecinos...

La Diputación Provincial impulsa un programa para que los farmacéuticos colaboren en los pueblos con menos habitantes, para fijar población y no se contribuya con la llamada 'España vaciada', de la que Castilla y León es un ejemplo. En muchos pueblos, son los únicos profesionales formados e informados que pasan muchas horas allí, cerca de los vecinos. 

Vamos a colaborar en aspectos como adherencia terapéutica [el cumplimiento de los tratamientos farmacológicos] y sistemas de dosificación personalizada para poder preparar las medicaciones a los más mayores. El farmacéutico es de los últimos sanitarios que queda viviendo en los pueblos porque el médico ya va unas horas o unos días a la semana, al final es un valor estar cerca e involucrarse con los pacientes y conseguir que tome bien su medicación y no tenga problemas... También hay farmacias que tienen un botiquines que los acercan a las poblaciones donde no hay. 

¿Qué es lo que más les preocupa como colectivo profesional, en líneas generales?

Nuestra inquietud es seguir trabajando por y para el paciente y, si cabe más, desarrollar la labor asistencial y social de la farmacia. Esta situación [la pandemia] está siendo dura, llevamos muchos meses con sobresaltos, nos gustaría poder trabajar de una manera más tranquila y sosegada. 

¿Considera adecuado el número de oficinas de farmacia con que cuenta Segovia?

El número garantiza el acceso al medicamento a toda la población, incluso en las zonas más despobladas. No obstante,  asistimos a una disminución del censo, con una población cada vez más envejecida, por lo que algunas farmacias del medio rural tendrán problemas de viabilidad, en los próximos años, se hará complicado subsistir en esos entornos. 

¿En el futuro continuarán siendo ese escalón de acceso a la sanidad? 

Lo tenemos muy claro, cuando muchos sitios están cerrados, solucionamos problemas de salud y estamos abiertos sin citas ni listas de espera. Llevamos pidiendo durante toda la pandemia que se nos tenga más en cuenta y que formemos parte activa del sistema porque, al final, tenemos que tender a prácticas colaborativas para hacerlo más eficiente. El problema es que cada una de las comunidades autónomas ha optado por un método pero es verdad que se han llevado a cabo colaboraciones y hay muchas que están trabajando también en cribados o campañas en colaboración con las consejerías de Sanidad. 

En Castilla y León hay un grupo de farmacias centinelas donde hemos elaborado estudios para medir el grado de inmunidad que proporcionan las vacunas covid y las reacciones adversas que se derivan de ellas, por tramos de edad. A veces sí trabajamos en coordinación con la Consejería en determinados programas que son de interés para la población y continuamos con la mano tendida para colaborar con la Administración cuando nos requiera porque nos consideramos personas cualificadas y formadas para que el sistema pueda aprovechar nuestros recursos.