scorecardresearch

Segovia inicia 2022 con los nuevos presupuestos sin negociar

D. Aso
-

El PSOE no cuenta con PP ni Cs y necesita a Podemos, cuyo portavoz dice que sólo ha tenido contactos iniciales y no descarta «replantearse apoyos» por acuerdos anteriores incumplidos

La primera fase del proyecto de itinerarios ciclistas va de Nueva Segovia al hospital, pasando por vías como Constitución. - Foto: Rosa Blanco

El Ayuntamiento de Segovia ha arrancado 2022 con los presupuestos de 2021 prorrogados, garantizando así sus servicios esenciales, pero pendiente aún de definir los del nuevo ejercicio para poder incluir proyectos no contemplados en el anterior y que, hoy por hoy, carecen de base financiera para ponerse en marcha. El PSOE necesitará además el apoyo de su socio de gobierno, IU, que se presume factible por conversaciones iniciales ya mantenidas, pero también de quien viene siendo socio de programa sin dejar de estar en la oposición, Podemos, cuyo voto se prevé más complicado, al tiempo que con PP o Cs ni siquiera ha hablado. Y lo cierto es que, aunque se alcanzara a conseguir la aprobación inicial de las cuentas a finales de enero, extremo que está por verse, ya serían los más tardíos del mandato, siendo éste el último ejercicio completo antes de las próximas elecciones municipales (se esperan en torno a mayo de 2023), y clave por tanto para avanzar en los compromisos del programa electoral de 2019. 

De hecho, los presupuestos de 2021 pasaron por pleno para aprobación inicial el 14 de diciembre de 2020, pero el plazo de exposición pública y la presentación de alegaciones obligaron a llevar a cabo su aprobación definitiva en otro pleno el 29 de enero, de modo que no entraron en vigor hasta su publicación en boletín en semanas posteriores. Los de 2020 obtuvieron la aprobación inicial incluso con más antelación, en noviembre de 2019, mientras que ahora tocará esperar como mínimo hasta marzo para tenerlos vigentes. 

El concejal de Hacienda y portavoz del equipo de Gobierno, Jesús García Zamora, atribuye la tardanza sobre todo a dificultades para cuadrar las cuentas por los cambios normativos en el impuesto de plusvalías, circunstancia que va a reducir los ingresos de forma notable. No en vano, prevé que desciendan a unos 65 millones, tres por debajo de las cuentas generales de 2021. 

Aun así, la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, se mostraba optimista el miércoles de cara a «intentar aprobar» los nuevos presupuestos en el pleno de finales de enero (viernes 28, en principio). «¿Pero están ya cerrados?» Le preguntó la prensa durante la rueda que ofreció tras la sesión semanal de Junta de Gobierno Local. «Se ha estado negociando con los grupos políticos y la Intervención municipal está haciendo el trabajo técnico. Estamos camino de las dos cosas», respondió. ¿Y hay sintonía con los grupos? «Bueno, hay disposición a poderlos facilitar», añadió. 

El portavoz de Podemos, Guillermo San Juan, sin embargo, no lo ve tan claro, ya que no ha mantenido ninguna reunión con el PSOE para hablar de las cuentas «desde principios de diciembre», y todavía no conoce el borrador de inversiones, «ni una propuesta de mínimos». «Lo cierto es que estamos a la expectativa, esperando que el equipo de Gobierno asuma el papel que le corresponde», afirma a El Día. «Segovia necesita nuevos presupuestos, pero a día de hoy ni siquiera tenemos los datos de ejecución presupuestaria de 2021, y los datos que tenemos al respecto, que llegan hasta el tercer trimestre, los vemos con preocupación porque el nivel de ejecución estaba en torno al 30%», advierte. 

El Grupo Popular también se refirió a esa cuestión la semana pasada, cuando aseguró que de 16 millones para inversiones, a cierre de ejercicio sólo se habrían ejecutado unos tres, según su portavoz, Pablo Pérez, quien afeó que la mayoría de los ayuntamientos de capitales ya aprobaron sus cuentas antes de acabar 2021. Claro que el PSOE no se ha planteado ni hablar con el PP sobre los presupuestos para 2022, igual que tampoco con Cs; se juega todo a la carta del concejal de Podemos, un socio necesario con el que firmaron un acuerdo de investidura con diversas medidas y también propuestas concretas ligadas a los presupuestos de 2020 y 2021 que, «en muchos casos», están por cumplirse. 

«Nosotros firmamos acuerdos por medidas, no por puestos ni privilegios, y si esas medidas no se han ejecutado, lógicamente nos tenemos que replantear nuestros apoyos», avisa el edil morado. Cita como ejemplo las ayudas al alquiler, una partida de 200.000 euros que «se recortó al 100%» en noviembre; o las inversiones en polígonos, que teme que no alcancen los 500.000 euros tras planificarse 2,6 millones. «2021 era un año para estar a la altura, y me temo que estas cifras demuestran que no se ha estado», concluye. 

Más paciente se muestra el portavoz de IU, Ángel Galindo: «Está claro que cuanto antes se aprueben los presupuestos mejor, pero no creo que vayamos tarde y no estamos de brazos cruzados», alega. «Vamos avanzando y el trabajo municipal no es sólo inversiones, hay una labor en el día a día que debemos atender», y añade que entiende que puedan estar demorándose por tener que cuadrar «los cambios en el impuesto de plusvalías y otras cuestiones». 

IU gestiona Servicios Sociales y Medio Ambiente, entre otras áreas, así que mantiene contactos con el PSOE por los presupuestos desde el final del verano, pero tampoco conoce el borrador o las inversiones previstas, por lo que desmiente las hipotéticas diferencias que deslizaba el PP que pudiera haber entre PSOE e IU. «No hay desacuerdo político porque no hemos llegado a esa posibilidad. Evidentemente luego nos tendremos que poner de acuerdo políticamente, y ahí ya mostraremos nuestras posiciones», aunque confía en que no haya problema. Y espera retomar contactos en próximos días con los socialistas aunque, a pesar del aparente optimismo de la alcaldesa, mucho tendrán que avanzar, y muy rápido, para recabar el apoyo de Podemos y llegar a tiempo al pleno de finales de enero.