scorecardresearch

Sindicatos y CEOE siguen esperando a que Mañueco se pronuncie

David Alonso
-

El portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, avala el anuncio realizado este lunes por García-Gallardo, mientras que el presidente y el resto de consejeros del PP guardan silencio

Vicente Andrés, Faustino Temprano, Santiago Aparicio y Alfonso Fernández Mañueco, en diciembre del pasado año. - Foto: Ical

Veinticuatro horas después del anuncio de un tijeretazo de 20 millones de euros en las subvenciones que la Junta destina a patronal y sindicatos, el silencio sigue imperando entre las partes implicadas a la espera de que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, se pronuncie al respecto. «Hoy lo importante es el jamón», aseguró ayer durante una visita a una feria de Salamanca, y solo el consejero de Economía y portavoz, Carlos Fernández Carriedo, salió al paso del anuncio realizado por dos de los cuatro miembros de Vox dentro de la Junta para avalar la propuesta: «Hay que distinguir entre la necesidad de concentrar recursos donde son imprescindibles y la voluntad de llegar a acuerdos en el Diálogo Social». En este sentido, reclamó «la generosidad de todos los actores y participantes» para «entender que el mayor esfuerzo del gasto público tiene que ser dirigido a los servicios públicos sociales y la cohesión social y al ámbito del desarrollo económico».

Mientras, el resto de consejeros nombrados por el PP y que ayer tuvieron actos guardaron silencio. «No tengo nada más que añadir», respondieron las titulares de Familia, Isabel Blanco, o de Educación, Rocío Lucas, ambas tocadas de refilón por el recorte de las ayudas a patronal y sindicatos al tener las competencias en inmigración la primera, y sobre universidades la segunda.

Del otro lado de la barrera, tanto CEOE, CCOO y UGT siguen a la espera de que Fernández Mañueco autorice o desautorice en público una decisión que este lunes el número dos de la Junta, Juan García-Gallardo, reiteró en varias ocasiones que había sido consensuada por «todo el Consejo de Gobierno», incluido el presidente, en virtud del pacto alcanzado el 10 de marzo.

Patronal y sindicatos, según informa Efe, se encuentran estudiando las diez medidas con recortes y  tienen previsto contestar de forma conjunta en una rueda de prensa que podría celebrarse este viernes. El propio presidente de CEOE, Santiago Aparicio, aseguró ayer que a la patronal le ha «pillado por sorpresa» el anuncio, y agregó que hasta a compañeros del propio Gobierno regional «también les pilló por sorpresa». «Ya estamos hablando con el presidente de la Junta, esto no es una decisión de Consejo de Gobierno sin más. Ha sido un anuncio provocado por una parte del Gobierno de la Junta de Castilla y León y ellos tendrán que explicarnos sus motivos porque todavía no están tan claros», comentó por otra parte el presidente de la Comisión de Internacionalización de CEOE, Andrés Ortega.

Dueñas se enfrenta a las opas al anunciar reducción de ayudas

Una polémica que ya se ha extendido a otro ámbito después de que ayer el consejero de Agricultura y Ganadería, Gerardo Dueñas, reconociese su intención de efectuar «algún recorte» a nivel de ayudas directas a las organizaciones profesionales agrarias de la Comunidad siguiendo la estela de las anunciadas con sindicatos y patronal. «Esto es solo el principio», aseguró García-Gallardo este lunes, que avanzó que esta «reducción del gasto superfluo» se extenderá al resto de departamento de la Junta, como el agrícola en este acaso. Este año, eso sí, el reparto continuará «con normalidad», pues, según recordó, «ya solicitaron las ayudas y tienen un anticipo concedido», pero de cara a futuros ejercicios «hay que ver qué es lo que prioriza la consejería» para dedicar algunos de esos fondos a «otros temas más del mundo rural».

Un anuncio que encendió los ánimos de las organizaciones agrarias de la Comunidad, que, a diferencia de patronal y sindicatos que no se han pronunciado, salieron rápidamente al corte para arremeter contra las palabras del consejero de Agricultura. Así, desde Asaja rechazaron el recorte de ayudas de la Junta y acusaron a Dueñas de buscar un enfrentamiento con los representantes del sector motivado únicamente por razones ideológicas. En un comunicado recordaron que todas las ayudas que recorte la Junta repercutirán en los agricultores y ganaderos y en las cuotas de afiliados, «algo que tendrán que agradecer a unos políticos que supuestamente venían a mejorar la situación del campo, pero que ni se han bajado el sueldo, ni han renunciado a asesores ni a las millonarias subvenciones de grupo parlamentario».

Igualmente críticos se mostraron desde la Alianza UPA-COAG, que expresó su «rechazo categórico» al anuncio, que calificaron como un «misil contra los agricultores y ganaderos en uno de los momentos más críticos de la historia de campo». «No hay mayor desprecio al campo que no valorar el trabajo que las organizaciones agrarias», aseguraron en un comunicado la Alianza, que también recordaron que «el número de altos cargos de la nueva Junta y su coste, a pesar de lo prometido en campaña, no se ha reducido». «Es muy cínico pretender hacer pagar a otros la fiesta que algunos políticos se han montado», señalaron.

Críticas de la oposición

Desde la oposición parlamentaria arreciaron ayer las críticas sobre la decisión, y exigieron a Fernández Mañueco que aclarase si ese recorte de las subvenciones se iba a producir o no. «Mañueco tiene que decir si ratifica o desautoriza el ataque sin precedentes al Diálogo Social y a los representantes de trabajadores y empresarios», señaló la secretaria de Organización regional del PSOE, Ana Sánchez. En la misma línea, el procurador de Ciudadanos y exvicepresidente de la Junta, Francisco Igea, exigió al presidente  que rompa su silencio y explique si conocía o no el anuncio realizado por el vicepresidente y el consejero de Industria.