scorecardresearch

Tudanca dice que la Junta "rectifica" por la presión social

SPC
-

El secretario regional del PSOE asegura que "tras el colosal ridículo de esta semana" la Junta "ha sucumbido al miedo al coste de las medidas" que anunciaron sobre el aborto

Luis Tudanca. - Foto: Leticia Pérez (Ical)

El secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, aseguró hoy que "la presión social, mediática y política y la contundente actuación del gobierno de España han logrado parar el ataque a los derechos de las mujeres" que, a su juicio, supuso el "protocolo antiaborto anunciado por la Junta de Castilla y León el pasado 12 de febrero con todo lujo de detalles".

"La Junta, tras el colosal ridículo de esta semana, ha sucumbido al miedo al coste de unas medidas que han provocado una respuesta contraria de la sociedad castellana y leonesa y una reacción tardía y timorata pero también opuesta del PP de Feijóo", señaló el líder autonómico de los socialistas a través de su cuenta personal en la red Twitter.

"Hoy, el mismo portavoz de la Junta insiste en que el protocolo no existe. La realidad es que la Junta (PP y VOX) rectifica", subraya tras las declaraciones realizadas hoy por el portavoz del Gobierno autonómico, Carlos Fernández Carriedo, quien argumentó que no se ha aprobado ninguna acción o norma en esta materia.

Para Tudanca, la "cruda realidad" es que el "nuevo protocolo" (un contenido al cual enlaza a través de la nota de prensa facilitada desde el Gobierno autonómico en la propia web de la Junta) "fue respaldado en los primeros días por el portavoz del gobierno, el consejero de sanidad y la consejera de familia, todos del PP, dando por hecha su aplicación". "El retroceso en los derechos de las mujeres era real", resume.

"Quiero agradecer el enorme apoyo recibido estos días. Hemos ganado una batalla contra el primer gobierno de este país en el que participa la extrema derecha y hemos comprobado cuál es el camino que seguirán de lograr gobernar España. La movilización es clave para que no suceda", concluye en un comunicado recogido por Ical.